ERIKA BÜSCH

"Mi camino es bien independiente"

La cantautora celebra 20 años en la música con un concierto este viernes 12 en la Sala Camacuá (300 pesos). En charla con El País, Büsch repasa su trayectoria, habla de cómo se para en el momento musical uruguayo y cómo le ha ido en sus continuas giras por el extranjero.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Me gusta la misión de llevar las canciones de mi tierra y presentarlas". Foto: Difusión

—¿Cómo fueron tus comienzos?

—Le dije a mi padre, con 12 años, que quería estudiar guitarra. Fui a una profesora, una señora muy bien, que me vio agarrar la guitarra y me dijo: "Si sos zurda, y aprendés a tocar la guitarra como te resulta natural, vas a tener que llevar tu guitarra a todos lados". Me dijo que lo pensara bien. Lo pensé, y aprendí a tocar como si fuera diestra, no zurda.

—¿Por qué titulaste este espectáculo Caminos?

—Porque cumplo 20 años en la música, algo impensado para mí. Nunca me lo imaginé. Y los caminos, como dice Yupanqui, te conducen a infinitos lugares, y a veces llegás a lugares, externos e internos, que te sorprenden. A veces vas en busca de algo y no encontrás nada, a veces no buscás y encontrás.

—¿Quiénes te acompañaron en esos caminos?

—Algunos. Durante cinco años toqué con Numa Moraes. Él fue uno. Pero el único que ha estado conmigo desde el principio es Juan Ignacio Rivero, el guitarrista que está conmigo desde que arranqué.

—Esos caminos te llevaron a Ecuador.

—Sí, acabo de volver de ahí. Es la cuarta vez que voy. Me encanta la geografía de Ecuador. Me encanta que sea un país que tiene las cuatro estaciones, que la Tierra parezca abrazarte en muchas partes, sobre todo en la selva.

—¿Cómo llegaste a Ecuador?

—En 2011 Quito fue la capital iberoamericana de la cultura, y fui contratada por el gobierno ecuatoriano para ir a tocar allá en representación de Uruguay. Estuvimos un mes tocando ahí con Juan Ignacio.

—Y ahora que fuiste por cuarta vez ya tenés un vínculo. ¿Cómo fue esta última vez?

—Fui invitada por la Universidad Indoamérica, a un encuentro de estudiantes, y recorrí varios lugares también.

—¿Qué material presentaste?

—Es un repertorio uruguayo. Voy como representante de Uruguay, de su música y su cultura, de sus poetas. Presento las canciones, de qué parte de Uruguay proviene ese estilo, cosas así. Amo a mi tierra, y me gusta llevar las canciones de acá y presentarlas. Me gusta esa misión.

—También estuviste en Chile.

—Sí, también ahí fui en representación de Uruguay, al festival de Viña del Mar. Hice algunas presentaciones en Canadá. En Argentina he tocado también. Y tengo mi primera gira por Cuba pronto. La música me hizo caminar mucho (risas).

—Desde afuera, más allá de las cosas que has hecho con Moraes u otros artistas, a veces parece que en todos esos caminos has viajado medio sola.

—Sí. Bastante.

—¿Por qué?

—No lo sé, la verdad. Me lo he preguntado, claro. He invitado a muchos artistas a hacer cosas juntos, pero me han dicho que no. Y muy rara vez me invitan a mí. He tenido mayor afinidad con artistas que son mayores que yo en edad, pero con la mayoría de artistas de mi generación, no tanto. Es una realidad, y hay que asumirla. También sirve para fortarlecerte internamente, ¿verdad? Porque, al final, no podés esperar que otro te invite o te abra una puerta. Entonces, empezás a caminar sola. Es cierto que te sentís solitaria, pero bueno... Se ve que hay círculos que están cerrados para mí. Mi camino ha sido bien independiente.

—¿Te sentís fuera de toda tribu?

—Sí, y no entiendo lo de pertenecer a alguna tribu o grupo. ¿Qué mensaje dio Mercedes Sosa cuando grabó con tanta gente antes de morir? Que la música es una sola, y que es de todos. Sin banderas, sin tribus. Hay cosas de Uruguay que te duelen, pero ya está. Como ya te dije: al final, hacés tu propio camino, y sola. Porque no voy a dejar de caminar por no pertenecer a algún grupo. No voy a dejar de hacer lo que amo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados