MÚSICA

Mezcla de idiomas, influencias y sonidos

El espectáculo "Fronteras" llega hoy a Sala Zitarrosa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Zabala y Baden Powell se conocieron a través de la música en 1995. Foto: Difusiónj

En 1995 aún no era fácil acceder a un correo electrónico, por lo que después de conocerse en Curitiba en una clínica del guitarrista brasileño (y pionero de la bossa) Baden Powell, su hijo Philippe Baden Powell y la argentina Cecilia Zabala quedaron en mandarse cartas para poder seguir en contacto.

"Cuando me mandó la primera Philippe ya estaba en París", recuerda Zabala en charla con El País previo a venir a tocar con él a Montevideo. Porque desde aquel entonces hasta ahora pasaron 20 años de amistad, y en el camino emprendieron un proyecto musical juntos que se consolidó con el disco Fronteras, del año pasado.

Fronteras, que tiene 12 canciones en las que conviven el español y el portugués, las voces, una guitarra y un piano, fue presentado en noviembre de 2015 en Argentina y ya estuvo rodando por Europa. Llega mañana a la Sala Zitarrosa: el show es a las 21:00 y las entradas están en Tickantel y boleterías a partir de 600 pesos.

"Es un proyecto donde no solamente está este cruce de estéticas e idiomas, sino que en los conciertos tenemos una puesta visual que ayuda para recrear", adelanta Zabala. "Es como un desafío de atravesar las fronteras", comenta.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Con aquel intercambio de cartas, Zabala y Baden Powell iban poniendo en común inquietudes musicales, descubrimientos, obras de cada país y proyectos personales. Después se fueron encontrando cara a cara —la primera vez fue en 2000, en Rio de Janeiro— y afianzando esa amistad, que casi naturalmente gestó la intención de compartir proyecto.

"Philippe me propuso armar este proyecto y cuando viajé en 2012, después de otros viajes, fue expresamente para hacer esto. Compartimos shows, empezamos a armar maquetas porque veníamos mandándonos mails con cosas, composiciones", relata la guitarrista sobre este proceso que desencadenó en Fronteras. La grabación empezó en marzo de 2013 en París, y se fue moviendo en el tiempo y el espacio.

"Las cosas que cargábamos en las mochilas estaban presentes, así que la idea fue componer en coautoría compartiendo todo lo que se pudiera", señala.

El resultado fue un disco delicado y refinado, atravesado por un piano que es protagonista. El repertorio es, a grandes rasgos, de música popular, con influencias folclóricas, clásicas, jazzísticas y norteñas; y es equilibradamente bilingüe.

Fronteras será el eje del show en la Zitarrosa, pero además habrá otras composiciones e incluso algunas nuevas, porque ya piensan en otro disco.

"En Philippe encontré a un gran compañero de aventuras musicales", destaca Zabala, "además de una persona muy abierta a las propuestas que iban surgiendo, fueran musicales o de la carrera en sí. Los dos aprendemos muchísimo del trato con el otro".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados