MÚSICA

Con la metáfora como herramienta para reflexionar

Mario Villagrán presenta su disco hoy en la Sala Balzo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Intenso: así califica el cantautor a la composición del disco. Foto: Fabián Bia

Hay de todo en el poblado mapa de cantautores uruguayos y por ahí se ubica Mario Villagrán, uno de esos músicos que ha logrado el respeto y la admiración de sus colegas pero que ha permanecido temporadas largas sin tocar, y se mueve siempre en circuitos pequeños. Confiesa que ahora, con su tercer disco solista en la calle, tiene intenciones de mantenerse cada vez más activo, algo que viene tratando de hacer hace ya un par de años. Como todo, el recorrido es a paso lento pero firme.

En ese recorrido, Villagrán tiene hoy una parada importante: a las 21:00 presentará el álbum Mapa al extraviado en la Sala Hugo Balzo del Auditorio Nacional del Sodre, y quedan entradas en venta en Tickantel y boleterías de la sala a 350 pesos.

"Mapa al extraviado es como una guía sensorial, sonora y poética que propone una reflexión y nos invita a una búsqueda. En esa búsqueda el mapa muchas veces nos ayuda a ubicarnos, y las canciones son una síntesis de eso", cuenta Villagrán a El País explicando el concepto que ataviesa el repertorio.

Es un repertorio en el que mantiene su intención baladística, pero también le da más cabida al pop con una impronta bastante sofisticada. Sus canciones pueden defenderse con una guitarra solamente, pero acá presentan una orquestación y un trabajo vocal que las potencia.

En la Balzo, afirma Villagrán, se replicará la sonoridad del disco con la participación de la banda que grabó (Andrés Torrón, Roberto De Bellis, Román Cea y Manuel Villagrán) más varios invitados.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Caminos.

El proceso de creación de Mapa al extraviado fue "intenso", dice el autor, "porque fui recogiendo hilachas de pedazos de textos, palabras, melodías, armonías, y eso se fue uniendo hasta lograr las canciones". Esa suele ser su manera de componer, más intuitiva que racional pero por decisión propia.

Otra de sus decisiones es la de no contar historias sino describir emociones en base a metáforas, pero dejándolas lo suficientemente abiertas como para que el público sea quien las complete. "Es un disco reflexivo, pero la reflexión no se tiene que dar desde la pena: es un acto que cualquier ser humano crítico hace cotidianamente", dice.

Villagrán llegó hasta Mapa al extraviado, donde tiene canciones como "Duendes de Irlanda" en las que se parece tremendamente a Luis Alberto Spinetta, después de una carrera larga en la que ha sido docente, ha trabajado con personas privadas de libertad, ha hecho música para obras de teatro y ha colaborado con otros artistas en arreglos y también en producciones.

"Pertenezco a la generación post 1978, y a la salida de la democracia volvieron los músicos que estaban afuera y los emergentes quedamos medio relegados. Eso pasa en los actores políticos también, los tipos de 50 años no están. Y algunos nos bajamos por eso, pero no dejé de hacer música. Ahora pienso retomar este camino y quiero seguir haciéndolo", confiesa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados