CRÍTICA

Qué meloso que fue todo

En una entrevista con El País, Ismael Serrano aseguró que la puesta en escena del espectáculo era "ambiciosa" y que la respuesta del púbico la percibía como "muy positiva". El show del viernes 2 le dio la razón.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Buen nivel musical y visual. Foto: Fernando Ponzetto.

Acompañado de músicos de primer nivel, el cantautor español se lució tocando gran parte de su último disco, La Llamada, y algunos éxitos de su carrera. La lista de canciones fue larga, pero logró navegar por distintas frecuencias, cosa de no aburrir al espectador.

Pero el show tuvo casi siempre el mismo tono, romántico y casi meloso, correspondido por las fanáticas que en cada oportunidad le gritaban cuánto lo amaban o lo deseaban. Él, sabiendo el efecto que producía en la concurrencia femenina, le sacó varios suspiros más hablándoles de corazones rotos, seducir a extraños y sosteniendo una rosa iluminada de rojo.

Otro aspecto de Serrano, que estuvo presente de forma intermitente, es el de la protesta. El madrileño se pronunció sobre la crisis española, los desahucios, las hipotecas y sobre los desafíos de la vida moderna. Tampoco faltaron las canciones más emblemáticas de esta faceta de él como "Papá cuéntame otra vez" y "La casa y el lobo".

El álbum La llamada es el más latinoamericano de su discografía. Compuesto basándose en el ritmo —como confesó el autor— y con canciones como "Pequeña Bachata Mediterránea" y "Candombe para Olvidar", era un espectáculo, en su variedad de ritmos, mandado a hacer para el continente, con momentos en los que la audiencia se paró para moverse al ritmo de la canción.

En el candombe tres tamborileras de la cuerda femenina La Melaza se subieron al escenario, para darle un toque local y, como explicó Serrano, para que no sonara tan importado. El desafío de venir a tocar un candombe a la cuna del ritmo fue sorteado con elegancia y el público celebró el trabajo de las mujeres al frente del chico, piano y repique.

Este tipo de canciones le dio otro matiz al show y, como dijo él, logró algo que en mucho tiempo no sucedía: "Hizo las canciones de Ismael Serrano bailables", lo que sin dudas se agradece después de una seguidilla de baladas románticas.

Su don de showman hizo que el cantautor sacara lo mejor del show: presentó el disco, satisfizo a los fanáticos con la cuota de hits (no podían faltar "Todo empieza y acaba en ti", "Vértigo" y "La extraña pareja"), hizo bailar, suspirar y agregó pequeños detalles que lo hacen un verdadero profesional del escenario.

Habló de Benedetti y de cómo se acordó de él al componer el disco, gracias a su frase "defender la alegría como una trinchera". También jugó con la pantalla transparente del Auditorio (que también estuvo presente en el recital de Campo), sobre la cual se proyectaron animaciones y recitó un poema complejísimo. No faltó nada.

ISMAEL SERRANO (***)

Fecha: 2 de octubre. Lugar: Auditorio del Sodre. Show: Presentación del disco La Llamada, editado en 2014. Voz y guitarras: Ismael Serrano. Dirección Musical y teclados: Jacob Sureda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)