MÚSICA

El mejor soul viene de Inglaterra

Love & Hate [****]Artista: Michael Kiwanuka. Producción: Danger Mouse, Inflo, Paul Butler

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Difusión

La semana pasada reseñamos el disco de Blood Orange, un cantante y compositor inglés de soul. Kiwanuka también es británico y tal como Blood Orange es de esos "souleros" particulares, con un estilo alejado de lo más pulido y masivo.

Hijo de inmigrantes ugandeses, Kiwanuka suena como si sus progenitores musicales fueran Otis Redding y Pink Floyd, con el agregado de que este —su segundo álbum— está en parte producido por Danger Mouse.

En esa mezcla de influencias y producción, Kiwanuka consigue uno de esos álbumes que parecen flotar entre varios nichos o subestilos, sin comprometerse del todo con ninguno. Más allá de que su música tiene una definida base soul, Kiwanuka consigue incorporar otras corrientes sin que eso suene impostado, al contrario. Los coros a lo Hair (el musical) del tema que le da título al disco, se pliegan fluidamente a un lamento que se va transformando en una pieza musical de fortaleza y resistencia, aunque él cante sin vehemencia o énfasis.

Ese viaje de transformación parece culminar en un solo de guitarra cargado de distorsión y una grandilocuente sección de cuerdas, pero en realidad termina en un desnudo mantra del mismo coro inicial, el único constante en toda la canción.

En otras partes, Kiwanuka, parece entregarse al trance rítmico de la música soul más clásica, aunque el rock nunca está demasiado lejos: la guitarra eléctrica, punzante y vibrante, a menudo encuentra un intersticio entre los vientos y la santa unidad del groove (bajo y batería), donde se cuela con su energía blanca. Porque aunque Love & Hate sea un álbum decididamente negro, también tiene muchos otros colores para mostrar en sus canciones.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados