PERFIL

Megan Thee Staillon: de un viral en Tik-Tok a ser una de las artistas claves de 2020

El pasado fue el año de Megan Thee Staillon, rapera de 25 años que fue de las más escuchadas en el mundo gracias a su hit viral “Savage” y a “WAP"

Megan Thee Stallion se llevó el premio a la mejor colaboración por "WAP" junto a Cardi B. Foto: AFP
Megan Thee Stallion. Foto: AFP

Megan Thee Stallion no se dio cuenta de que tenía un marcado acento tejano hasta que salió de su ciudad natal, Houston. “Cuando usaba palabras que entiendo y que las personas que me rodean entienden con claridad, mucha gente me decía: ‘¿Qué dijiste?’”, recuerda la rapera de 25 años.

Pero hasta cierto punto, lo entiende: “Era una pequeña ordinaria en ese entonces”, dice, riéndose de las improvisaciones virales que la dieron a conocer cuando era estudiante de la Universidad del Sur de Texas. Pero aunque sus viajes nunca suavizaron su duro acento tejano —basta con escuchar el modo en que mastica la palabra “nasty” en “Savage”, uno de los grandes éxitos que llevó al primer lugar de las listas en 2020— la experiencia de ser incomprendida la hizo considerar sus prioridades.

“Mientras más crecía, más pensaba: ‘Déjame pronunciar bien toda esta palabra para que la gente sepa qué estoy diciendo’”, explica Megan. “Tuve que aprender cómo hablarle a la gente en mis canciones, porque quiero que capte mi perspectiva”.

“Quiero que mi música se sienta como una conversación”.

Este año, esa conversación ha sido una de las más vitales del pop. Con “Savage”, que se popularizó en TikTok antes de volverse un éxito global con un remix en colaboración con Beyoncé, y “WAP”, su exitoso dueto lascivo con Cardi B, Megan creó un foro inteligente y ruidoso para ideas complejas sobre género, raza y sexualidad.

La conversación se amplió tras un incidente en julio en el que ella alega que el rapero Tory Lanez le disparó. De repente, Megan se convirtió en un foco de atención en las protestas por la violencia a menudo impune que enfrentan las mujeres negras como Breonna Taylor, cuyo asesinato a manos de la policía invoca en “Shots Fired”, canción que abre su disco debut lanzado recientemente, Good News.

Los fanáticos han participado en este diálogo al reproducir las canciones de Megan cientos de millones de veces en los servicios de streaming.

Por supuesto, hay quienes no están de acuerdo con los puntos de vista de Megan, incluyendo un puñado de políticos conservadores que se escandalizaron por “WAP”, cuyo título es una abreviatura para describir una parte de la anatomía femenina. “Este es mi cuerpo, ¿por qué no puedo hablar de él?”, pregunta en una llamada telefónica desde Los Ángeles. “Los hombres han estado haciéndolo por años. Que yo diga que tengo una ‘WAP’ no debería hacer llorar tanto a los chicos”.

Sin embargo, Megan es quien ríe último gracias a sus cuatro nominaciones al Grammy: grabación del año, canción de rap y actuación de rap (todas con “Savage”) y el codiciado premio a mejor artista nuevo. “Si no tienes críticos, no la estás rompiendo. Así que eso en realidad nos hace saber que estamos haciendo algo bien”.

La actitud optimista de Megan impregna Good News, que tras “Shots Fired” ofrece temas alegres y dinámicos.

“El 2020 obviamente nos afectó a todos, así que con este disco quise hablar de las cosas que me hacen feliz”, dice. La inesperada interrupción fue también una bendición creativa, porque tuvo tiempo de sentarse a escribir y “marinar las canciones”.

Respaldada por el veterano del hip hop Juicy J, Megan comenzó a rapear en Houston bajo la tutela de su madre, Holly Thomas (en su momento también rapera, Holly-Wood) y con el tiempo comenzó a trabajar como representante de Megan. Murió de un tumor cerebral en 2019, no antes de que su hija comenzara a llamar la atención con canciones como “Big Ole Freak”, la cual grabó entre tareas de su licenciatura en administración de la salud que ella dice seguir cursando.

No tener a su madre cerca hizo que el tiroteo de Lanez fuera mucho más difícil, dice Megan, al igual que la manera en que fue tratada en línea por personas que usaron el incidente como material para chistes y memes, y por Lanez, quien lanzó un disco sugiriendo que Megan había mentido.

Entre las personas que apoyaron a la rapera ante esta situación se encuentran Jay-Z, quien la contrató con su agencia de representantes, Roc Nation, y Beyoncé, cuya amistad se siente como un “sueño muy loco”.

Megan se ha mantenido muy ocupada estos últimos meses: escribió un artículo de opinión muy comentado en The New York Times sobre la necesidad de proteger a las mujeres negras, y luego llevó ese mensaje al programa Saturday Night Live. “Cada vez que alguien me da una plataforma, voy a encontrar la manera de expresarme”, asegura. “No me importa a quién le incomode, haz tu trabajo”.

La rapera iba a interpretar “Savage” en la ceremonia de los Grammy, que se suspendió por el coronavirus, pero tiene la mirada puesta más allá de este eventual plan, hacia lo que podría depararle este año. Juicy J, por su parte, ve un “estatus de ícono” en el futuro de Megan, “como Diana Ross”, dice, “haciendo películas y dirigiendo negocios”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error