ENTREVISTA

Mediocampo; el libro sobre un disco fundamental de la música uruguaya

El periodista Andrés Torrón pasea sobre la historia de uno de los trabajos clave de Jaime Roos, que data de 1984. 

Andrés Torrón
Andrés Torrón. Foto: Fernando Ponzetto. 

El músico y periodista Andrés Torrón tiene un vínculo especial con Mediocampo, el quinto disco de Jaime Roos. “Es su primer disco que recibí en tiempo real”, comenta sobre el álbum que se publicó en 1984 y que incluye los éxitos Durazno y Convención y Los futuros murguistas.

“Ese disco hablaba un lenguaje que era fácilmente decodificable por alguien que no estaba metido en la música uruguaya y que escuchaba a The Police y al new wave”, explica.  

Las nueve canciones de Mediocampo ofrecen una mezcla entre el candombe-beat y la murga, con el sonido que definía la música internacional de principios de los ochenta: sintetizadores, guitarras eléctricas y golpes de batería casi como protagonistas. Sobre esta yuxtaposición de influencias, es que Roos creó uno de sus discos fundamentales. Y Andrés Torrón -que también escribió las reseñas de la nueva tanda de reediciones de la obra completa de Roos- ofrece un análisis completísimo sobre su gestación. 

“Una cosa muy curiosa es que las canciones, que son muy luminosas, fueron compuestas en Holanda durante uno de los peores momentos de la vida de Jaime”, dice Torrón, que a principios de noviembre editó el libro Mediocampo a través de la colección Discos (de Estuario Editora).

El periodista describe que las canciones fueron compuestas mientras Roos vivía de okupa en Holanda y trabajaba en la cocina de un restaurante. El combo se completaba con el exilio forzado luego de que la dictadura le probiera tocar en vivo en Uruguay. Sin embargo, las canciones funcionaron como un antídoto emocional para Roos.  

Además del contexto biográfico de Mediocampo, el libro de Torrón incluye una entrevista con el músico, que le agrega un enorme valor a su trabajo; especialmente si se toma en cuenta que desde 2015 apenas dio algunas notas. A través de escuchas compartidas, Roos y Torrón van desentrañando los secretos de las canciones y pintándolas con anécdotas de las grabaciones.

Además de la palabra de Roos y de una serie de fotografías de Mario Marotta, el valor del libro reside en que Torrón logra transmitir de forma accesible una serie de elementos musicales que ayudan a comprender mejor las canciones.  

Jaime Roos. Foto: Mario Marotta
Jaime Roos. Foto: Mario Marotta. 

Entre los descubrimientos están los detalles sobre “Durazno y Convención”, que Torrón define como la “quintaesencia de Jaime”. La canción, una de las más populares de Roos, incluye la participación de Jorge Vallejo. En uno de los capítulos, Torrón explica cómo se desarrolla un diálogo entre el candombe, la música tropicales y la influencia beatle para representar el cruce entre ambas calles.

Para el autor, uno de los temas fundamentales del disco es “Tal vez Cheché”, el cual define como “candombe punk pese a que no hay una sola guitarra distorsionada”. La canción que cerraba la cara A del vinilo original marca un precedente en la obra de Roos, ya que es la primera en incluir un solo de sintetizador de Hugo Fattoruso y la primera en tener tambores de candombe.  

Además de las canciones, el libro le presenta al lector una serie de conceptos que Roos pensó para su disco, como la idea del Fénix que renace de sus cenizas para representar la inminente salida de la dictadura.

Se recomienda leer Mediocampo con el disco de Roos sonando de fondo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error