DYANGO

"Intento, pero no me puedo retirar"

Asiduo visitante de Uruguay en sus más de 50 años de carrera, el español vuelve al Palacio Peñarol, donde hace dos años se presentó en su gira despedida. Pero volvió a salir a recorrer escenarios y así estará este martes 10 a las 21:00 con entradas que van de los 850 a 2.600 pesos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dyango. Foto: Difusión

—Usted filmó una película en Argentina en 1969...

—Joder, qué viejo soy.

—No quiso importunarlo con esos asuntos. Era El mundo es de jóvenes y estaban Ginamaría Hidalgo y una jovencísima Susana Giménez. ¿Qué recuerda de aquello?

—¡Todos éramos tan jóvenes! Eran la clásicas películas que se hacían aprovechando la fama del cantante. La Susana recién empezaba a hacer publicidad y Ginamaría era una cantante consagrada. Me lo ofrecieron y, hombre, a nadie le amarga el dulce. Hacer una película y siendo joven te hace sentir Errol Flynn.

—Un Errol Flynn de portentosas patillas....

—(risas) Eso. Todo el mundo llevaba esas patillas.

—Desde entonces ha desarrollado un vínculo muy fuerte con el Río de la Plata.

—RCA Víctor sacó un disco que había editado un sello en Barcelona y gustó tanto por ahí que fue enseguida disco de oro. Y ya en 1968, empecé a viajar para allí, a vender muchos discos y a ser muy popular.

—¿Recuerda la primera vez que vino a Uruguay?

—Sí, como si fuera ahora. Era allí arriba en un Cerro. ¿Tienen algo allí que se llame Cerro Grande o algo así?

—Debe haber sido en el Parador del Cerro. Ya no está más.

—Ahí. Eso. Era muy chiquito y ahí canté por primera vez. Donde más he trabajado es en el Teatro Plaza.

—Que también cerró...

—Sí, sé. Es de los cristianos ahora.

—¿Qué encontró en el Río de la Plata?

—Encontré una manera especial de llegar a querer a un artista. Y eso es lo más hermoso que me ha pasado en la vida. Pero lo que me ha ayudado en estos 50 años, no es el cantar (que eso lo he hecho siempre bien, para qué nos vamos a engañar), sino que fue mi forma de ser. Es muy similar a la manera de ser del Río de la Plata. Ser normal en la vida, es lo que me ha ayudado. No hay que querer ser lo que no eres.

—Y lo suyo siempre fue auténtico en ese sentido.

—En ese sentido, sí. Si he fallado alguna vez ha sido por cuestiones de faldas (risas).

—Pero también puede ser porque en lo suyo hay algo muy tanguero.

—Yo no me hice de la nada. Modestia aparte, la mayoría de los cantantes lo han sido porque querían cantar, pero yo desde los ocho años estudié música: mi padre era músico de profesión y yo soy un muy buen trompetista y mediocre violinista. Y soy amante del jazz. Y todo eso me dio una interpretación que es difícil tener. Es como un viejo tanguero. Eso tiene que salir de abajo y amar el tango. Es algo que se tiene que llevar en el alma. No cualquiera puede cantar tangos. Yo, sí. Grabé dos discos de tango y los tangueros los han aceptado.

—¿Es un hombre nostálgico?

—Sí, soy un sentimental. Recuerdo mucho las cosas de la vida y los barrios, los amigos que ya se han ido. Yo soy así. Recuerdo con mucho sentimiento.

—Ya vino a Montevideo con su gira despedida y ahora vuelve. ¿Qué lo llevó a seguir después de decir adiós?

—No me puedo retirar. Quería hacerlo, joder, porque ya tengo 76 años y llevo cantando toda la puta vida. Pero después me doy cuenta que no puedo, que por mucho que lo intente, no puedo.

—No puede estar tranquilo en casa.

—Puedo, sí, pero para mí la música siempre es lo más importante.

—Y también supongo que siente que se lo reclama su público.

—La gente, sin ser nada del otro mundo, al cantante que más ha querido ha sido a Dyango. Ni remotamente he sido el más bueno, pero sí el que más ha entrado en el corazón de las personas.

—Es una pregunta difícil y un lugar común pero, ¿cuál es la canción favorita de su repertorio?

—¡Tengo 53 discos! De normal son siempre las últimas.

—¿Qué vamos a ver en Montevideo?

—A Dyango cantando canciones de toda una vida. Alguna nueva. Y habrá algunos tangos porque no me voy de ningún escenario del mundo sin cantar un tango.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)