Julieta Rada presenta “Corazón diamante”, este jueves, en la Zavala Muniz

"Me asusta que me vaya bien con algo que no me identifica"

La idea es pasarla bien", dice Julieta Rada, y se acomoda su largo cabello. Acaba de llegar de Argentina, donde Corazón diamante, su nuevo disco que allá fue editado por Epsa, es un éxito: viaja una semana sí, una no, toca por todo el país y la gente la adora.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"No me quiero hacer la re candombera", dice Julieta Rada. Foto: D. Borrelli

Pero cuando habla de pasarla bien está pensando en el show que dará este jueves, a las 21.30, en la Sala Zavala Muniz del Teatro Solís, donde presentará su segundo álbum solista. La acompañarán Nicolás Ibarburu, Nelson Cedrés, Nacho Mateu, Gustavo Montemurro, Matías Rada; Noe y Ferna Núñez y Diego Paredes, más algún invitado. Las entradas están en Tickantel y boletería del teatro y cuestan 350 pesos.

Con este show la menor de las Rada también festejará su nominación a los Grammy Latino en la categoría Artista Nuevo, algo que, confiesa, nunca imaginó que le pasaría.

—¿Qué pensás que tiene tu música que llama la atención?

—Es una música que no se escucha en la radio todos los días, que tiene un ingrediente que es solo de Uruguay: el candombe. Y hay una manera de fusionarlo que solo se hace acá.

"Tampoco me quiero hacer la re candombera", aclara. Pero el candombe es parte de su vida; creció viendo a su padre Ruben Rada desarrollando su habilidad nata para este ritmo regional, y consciente o inconscientemente se lo apropió.

Porque si Rada tiene que elegir la canción que más la identifica de Corazón diamante, dice "Dombe" sin pensar dos veces. "Es re candombera pero re pop, re bailable. Y quería que el disco vaya por ese lado".

Ella quiso que a diferencia de su ópera prima Afrozen, este nuevo álbum contrastara. "Quería que fuera más oscuro porque me pasaron cosas oscuras, que fuera más rockero. Musical y estéticamente, todo negro tenía que ser", comenta.

Quizás esa decisión haya sido suya, pero todo el disco fue pensado a medias con su pareja Nicolás Ibarburu, productor de Corazón diamante y su sostén.

"Nicolás es todo en este disco, y es algo que queríamos hacer: un disco que nos copara. En un momento yo dudé, porque acá me edita Bizarro y está todo bien pero en Argentina me paseé por todos los sellos y nadie me agarraba el disco. Me decían: tenés que probar con una canción más comercial, y yo no quería. Y dije: no me importa nada, voy a hacer lo que quiero. Quedar nominada a los Grammy me dio mucha alegría, porque decidí no venderme y llegué igual", manifiesta.

Por cosas así, la Zavala Muniz es un festejo. También es una chance más de salirse con la suya; aunque se reconoce insegura, va para adelante y le importa poco el qué dirán. "La gente puede decir lo que quiera, yo hago lo que me gusta. El que me quiere seguir que me siga y el que no, todo bien", dice de las críticas malintencionadas, del tipo "sólo canta porque es la hija de Rada".

—¿Qué cosas te preocupan?

—Lo que más me asusta es que me vaya bien con algo que no me identifica. Que pegue una canción mía que está buena y no me transmite nada, y tener que salir a defenderla, prefiero matarme. Por eso estoy contenta con que las canciones de mi disco me gustan todas. Lo voy a defender a muerte.

—¿Es cierto que te cuestionás mucho el dejar la música?

—Todo el tiempo; se ve que es algo familiar: mi padre desde que nací dice que se va a retirar de la música, te juro. Además yo miro a Nico y digo: no sirvo para la música. Él está en otro nivel, es 24 horas música. Y a mí no me pasa, a veces quiero ir al cine, quiero mirar Netflix. No lo entiendo y digo: claramente no sirvo para esto. Pero también hay mucho que me boicoteo porque tengo mucha información adentro que no la puedo sacar. Mi manera de hacerlo es a través de Nicolás.

—¿No te da miedo depender tanto de él como profesional?

—Es complejo. Siento que Nico me aporta mucho más a mí de lo que le puedo aportar a él. Después me dice que nada que ver, o yo me siento insegura, que siempre estoy haciendo la música a través de él, y me asusta un poco. Porque tal vez no me siento del todo independiente. Pero es por un miedo mío, que él me lo saca. Yo soy muy exigente conmigo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados