Show

Mateo Moreno, el nómada que vuelve a casa con un montón de experiencias

El cantante y bajista toca hoy en la Nelly Goitiño, y antes charla sobre música

Mateo Moreno. Foto: Difusión
Mateo Moreno. Foto: Difusión

Bajista, cantante, docente y productor artístico, Mateo Moreno atiende, desde la autogestión, varios kioscos que compagina con la paternidad. Dice que “nómada” es el concepto que define sus últimos años y el que, posiblemente, se verá reflejado en el material solista que planea editar el año que viene, en el que buscará que le encante cada detalle.

Algo de eso mostrará hoy, en su primer show en Montevideo en largo tiempo. Toca a las 20.00 en el Auditorio Nelly Goitiño (entradas en Tickantel), y antes charló con El País.

—Ser nómada enriquece a tus alter ego, ¿no? Estás en contacto con música de diferentes lugares, e interactuás con ella desde varios roles.

—Exactamente. La ida a México, la experiencia en Brasil, este año tuve una gira por la Patagonia e hicimos 29 shows en 34 días... Autores en vivo también ha sido una puerta que me dio infinidad de contactos; ese ciclo de Agadu nos ha hecho muy bien a todos, es un catálogo de músicos uruguayos en HD que era fundamental.

—¿Qué trajiste de México?

—Colores, aromas, músicos, otra manera de tocar, miedo, pobreza, mal de Malinche, ganas de quedarme y no poder por el contexto, posibilidades.

—¿Otra manera de tocar, en qué sentido?

—A nivel del indie sobre todo, que acá y en Argentina es más “cheto”, corresponde a una clase social que tiene un acceso a vinilos, viajes y a hablar en inglés. El indie mexicano es más plural, y está más metido de forma natural el folclore, mezcla formas que son puras de México, y no es: “Estoy en México, pero imitando a Blur”.

—Vos has procurado mantenerte aferrado a ritmos más locales, algo en lo que el indie rioplatense no ha reparado.

—No, estamos mucho más enfocados en los beatniks e incluso en defenestrar un poco la parte latina. Y creo que se sufre si lo vivís de esa manera, porque las herramientas en sí mismas, los sonidos, no tienen un problema: el problema es la utilización que uno le da. Y la deconstrucción es parte de lo lindo. Cuando vos descubrís que en Perdidos en Tokio agarraron a un actor de Los Cazafantasmas, Bill Murray, y pasó a ser increíble, lo mismo pasa en la música. También hay mucho esnobismo en el indie: somos más europeizados y queremos llegar a ser otra cosa, pero seguimos siendo latinos.

—¿Y eso es una respuesta a la reivindicación más latina que, en sus comienzos, tuvieron No Te Va Gustar y La Vela?

—(Piensa) Es un momento particular. Cuando vino Mano Negra, si lo ves desde lo más frío, vino un señor francés con pinta de latino, con tremenda producción francesa y española, tocando nuestros ritmos latinos que los había estudiado más o menos, mezclándolos con el funk, el punk, el hardcore, el rock y el ska. Y todos lo vimos: Karamelo Santo, los Cadillacs, No Te Va Gustar, Abuela Coca, Molotov... Y era recool y estaba buenísimo. Son posibilidades artísticas las que estamos perdiendo; a veces las generaciones hacen lo que pueden, pero hoy el mundo es un pañuelo. Yo creo que hay una falta de confianza con lo nuestro.

—¿En Montevideo ves una discusión sobre la apropiación cultural del candombe por parte de los blancos?

—No, ya pasó; incluso se necesita que los blancos se apoderen más del candombe, como en la época del candombe beat. Ahora necesitaríamos una explosión musical diferente. No digo que todos seamos Blur con tres tambores, pero algo hay que hacer.

—Este año volviste a estar muy presente como exmiembro de No Te Va Gustar, por la relevancia que tomó “Cielo de un solo color” en el Mundial. ¿Cómo la viviste?

—Esa canción ya era como un adolescente grande que estaba por irse a vivir solo, y que cada fin de año nos daba una alegría a nivel económico y social. Pero esto fue como que maduró mucho más (se ríe). Y fue impresionante. Incluso se está haciendo el libro de No Te Va Gustar, lo que me hizo recordar millones de cosas y hacer un revisionismo. Es la primera vez en mi vida que hago un balance hacia atrás, porque siempre me resultó algo resolutivo. Y fue muy positivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º