MÚSICA

Este martes, Carlos Paravis celebrará el legado de Santiago Chalar en el Teatro Solís

Con varios invitados, Carlos Paravis celebrará los 80 años de su padre con un concierto homenaje en el Teatro Solís

Carlos Paravis celebrará el legado de su padre. Foto: Leonardo Mainé.
Carlos Paravis celebrará el legado de su padre. Foto: Leonardo Mainé.

Con el concierto de este martes en el Teatro Solís, Carlos Paravis quiere ofrecer un homenaje a su padre, Santiago Chalar, uno de los nombres más importantes del folclore uruguayo. A lo largo de su carrera, el poeta, compositor, médico, músico y cantante nacido en setiembre de 1938 construyó un repertorio basado en una voz muy expresiva —que Washington Benavides definía como “gardeliana”— y el sonido de una guitarra prodigiosat, que provenía de su formación como músico concertista.

Nacido con el nombre de Carlos Alfredo Paravis, empezó a hacerse llamar Santiago Chalar en 1961, cuando decidió dedicarse a la música. Según explica Paravis, el padre de Chalar le decía: “Carlitos, o concertista de guitarra o medicina. Las dos cosas no”. Tras haber cursado la carrera de medicina, grabó el EP Canto y guitarra, y, como una muestra de respeto a su padre, adoptó un seudónimo. El nombre lo tomó en honor a un amigo que había fallecido y el apellido como homenaje a sus antepasados.

Hasta su muerte, en 1994, el músico grabó 20 discos, donde se incluyen canciones como “Minas y Abril”, “Gurí Pescador”, “Del templao” y “Pida Patrón”, que se ganaron un lugar en el cancionero popular uruguayo e influyeron a una camada de músicos de diferentes géneros. A su vez, Chalar era un gran intérprete de autores como Osiris Rodríguez Castillos, Ruben Lena, Eustaquio Sosa y Santos Inzarrualde.

Su hijo, que también es músico, explica que el artista podía actuar hasta tres horas “sin repetir poeta ni ritmo musical”. Ese interés por adoptar los diferentes estilos musicales del Río de la Plata es lo que permite que su obra sea tan versátil. “Papá podía hacer un cielito, una chamarrita, una milionga, una serranera, un tango, un gato, un candombe y una murga”, asegura. “Cuando se presentó en varias universidades de México, la gente no podía creer que un médico interpretara un repertorio tan variado”, agrega.

Quienes asistan al concierto de homenaje de este martes en el Teatro Solís podrán entender por qué la influencia del músico no se limita a la escena del folclore. Además de la presencia músicos como Héctor “Numa” Moraes, Demetrio Xavier, Polo Román, Julio Cobelli, Larbanois & Carrero y Copla Alta, también participarán artistas de otros géneros, como Christian Cary, el dúo Emiliano & El Zurdo, Lucas Sugo y Carlos “Chacho” Ramos.

“Se va a respirar a Santiago Chalar desde que se entra hasta que se sale del Teatro Solís”, asegura. Además de ofrecer un homenaje a los 80 años del músico, este recital tendrá una carga emotiva especial porque será la primera vez que la amplitud del repertorio de Chalar se interpretará en una de las salas más importantes de Montevideo. Este será un acontecimiento que el músico no pudo alcanzar mientras vivió.

Paravis —que esa noche recibirá el disco de oro por su álbum solista Ahora sí— explica a El País que su padre estuvo por presentarse en el Solís en la década de los setenta, pero el régimen dictatorial se lo impidió. En 1976, Chalar había planeado una gira junto a Jorge Cafrune, donde recorrería todo Uruguay y terminaría con una actuación en conjunto en el Teatro Solís. Sin embargo, las afiliaciones políticas del músico argentino impulsaron a que la gira fuera prohibida por la dictadura. En vida, Chalar solo se pudo presentar una vez en el escenario, cuando fue invitado a participar del concierto de 25 aniversario de Los Zucará.

Santiago Chalar y Jorge Cafrune. Foto: Archivo El País.
Santiago Chalar y Jorge Cafrune. Foto: Archivo El País.

Por lo tanto, este concierto está acompañado de una carga emotiva. “La guitarra Fleta, que es la que Chalar hubiera tocado en el Solís hace 45 años, va a estar en el escenario al lado de todos nosotros”, explica Paravis con una sonrisa, sugiriendo que, de cierta manera, el espíritu de Chalar estará presente en este homenaje.

tributo

Una serie de homenajes

La serie de celebraciones en torno a la obra de Chalar comenzó en septiembre, cuando la Cámara de Representantes rindió un homenaje. “Ese día hablaron de todos los partidos políticos y fue una belleza todas las anécdotas que dijeron”, dice Paravis.

Para él, es fundamental generar espacios de intercambio donde se pueda recordar a su padre. “La gente que tiene menos de 30 años no vivió la época de Chalar. Entonces si uno no genera espacios donde se transmitan los cuentos, la cosa queda por allí”, comenta.

Por eso, Paravis está generando una serie de documentos que permitan mantener el legado de Chalar. Este martes editará el álbum Carlos Paravis homenaje a Santiago Chalar 80 años, donde interpreta 21 canciones de su padre respetando los arreglos originales. A su vez, se filmará el concierto del Teatro Solís para generar material de difusión. “La juventud se va a preguntar quién era Santiago Chalar y por eso es importante generar estas instancias”, dice.

El objetivo es que la obra de Chalar siga vigente, por eso, repasar sus canciones es la mejor manera de recordar a uno de los folcloristas más importantes de la música uruguaya.

música

Cómo acceder a la discografía de Santiago Chalar

En las disquerías montevideanas, la obra de Santiago Chalar no es de fácil acceso porque no muchos de sus discos fueron reeditados en formato físico. Sin embargo, en los últimos años Sondor (donde grabó una gran importante de su obra) está reeditando su catálogo en Spotify. En la plataforma se puede acceder a 15 discos de Santiago Chalar, entre ellos, algunas recopilaciones. Para quienes están interesados en conocer el repertorio del músico, es recomendable escuchar Lo mejor y Lo mejor 2, que incluyen los clásicos “Minas y Abril”, “Canto a Minas”, “Del templao”, “Pida Patrón” e “Isla Patrulla”. En YouTube está disponible Como yo lo siento (1963), su álbum debut, donde se encuentra su exitosa versión de “Gurí Pescador” (de Osiris Rodríguez Castillo).

comentario 1

Julio Cobelli

"Conocí mucho de la obra de Santiago charlar y santos Inzaurralde. Sin duda, Santiago fue de los mejores solistas del Uruguay, muy buen guitarrista y cantor y se acompañaba de primer línea, ya que no es fácil cantar y a la vez tocar los arreglos en la guitarra. Por el año 1992, Chalar me había dicho que su próximo disco sería de tango y lo quería grabar conmigo, pero bueno, el destino no permitió que ese disco se realizara". 

comentario 2

Héctor "Numa Moraes

Siempre que voy a los recuerdos más entrañables de mis comienzos con el canto, por el lado uruguayo, surgen los nombres de Osiris, Daniel, Amalia, Aníbal, Anselmo, Roberto, Alán y una voz que comenzó a sonar en mi spica, muy temprano en las mañanas, antes de salir para el liceo. Era un cantar muy personal
acompañado por una guitarra de sonido muy particular. Era un tal
Santiago Chalar. Nos cantaba temas de Rodríguez Castillos, Risso,
y hasta sonaban piezas de Yupanqui e instrumentales.

No conocí a Santiago personalmente antes de partir al exilio, pero
seguí escuchándolo y admirándolo desde lejos. Cuando volví tuve un primer encuentro con él en Treinta y Tres. Me lo presentó su hijo Carlos Paravís y fue un lujo conocerlo. La primera (y creo que la última) vez que participé en la noche de los fogones de Minas. En el momento en que se apagaron  las luces y todos los cantores y el público, cantaron  “A don José” frente a la estatua de Artigas iluminada, Santiago me dió su guitarra diciéndome: “tomá, acompañá vos".

Cuando cumplimos un año con el programa “La Canción Nuestra”, en 1990, aquella edición  de domingo a la mañana salió desde “Pupas” un pequeño restaurant que estaba en 18 y Gaboto. Junto a Fabián Coutinho invitamos a muchos cantores y Chalar y su hijo Carlos estuvieron. Antes de empezar, lo ví en el mostrador tomándose un vaso de whisky y me acerqué a hacerle una broma sobre eso… (“tan
temprano? Le dije”).  Él me mostró su mano izquierda que temblaba y me dijo: “me queda poco…!” En las últimas actuaciones que lo vi, noté este temblor (que no era el vibrato realizado a propósito) de su mano.

Cuando llegó la “moda” de las guitarras enchufadas, lo vi sufrir en los festivales, con el sonido. No había caso. no lo sabían amplificar y finalmente tuvo que adoptar una electroacústica que era una guitarrita cualquiera a la que le adaptó un micrófono. Estoy seguro que sufría al no poder sacar el sonido “suyo” del instrumento. Un sonido hermoso, sin uñas (como todo médico guitarrero). Pero la voz, impecable. Washington Benavides me comentó un día que Chalar era un cantor gardeliano. Podía cantar cualquier cosa, me dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)