ENTREVISTA

María José Siri: "Para nosotros los cantantes líricos el futuro va a estar muy fuera de Europa"

La notable soprano uruguaya de proyección internacional habló sobre los cambios en el panorama lírico mundial previo a su próximo concierto en el Sodre este miércoles

María José Siri
María José Siri, la gran soprano uruguaya de proyección mundial. Foto: Difusión

"En realidad, este concierto lo hago como regalo para mi padre, que cumple años el 4 de diciembre. Y yo tenía un sueño, que era regalarle a mi padre un concierto. Y por suerte con el Sodre pudimos llevar este proyecto adelante. Mis padres están viejitos, y yo quería darle a él esta sorpresa, y de paso cantar para el público uruguayo, ya que hace mucho que no voy. Por eso todas las arias que más amo, que más felicidad me han dado, incluso que grabé, las metí en el concierto. Y me voy a quedar un mes en Uruguay, para descansar. Hace mucho que no estoy tanto en Uruguay, y necesitaba estas vacaciones. Por eso hace mucho reservé ese mes en mi agenda”, contó a El País María José Siri, la mayor cantante uruguaya de proyección internacional. Las entradas para el recital lírico están a la venta en Tickantel y en la sala, desde $ 280 a $ 1600.

María José Siri
María José Siri, este miércoles en el Sodre. Foto: Amati e Bacciardi

La artista subirá este miércoles a las 20.00 al escenario principal del Auditorio Nacional Adela Reta, acompañada por Marcelo Ayub al piano y la mezzosoprano argentina María Luján Mirabelli. El espectáculo promete una velada vocal de primer nivel, transitando las notables arias de Verdi, Puccini, Bellini y Mascagni, entre otros compositores superlativos. “Son arias y dúo de algunas de las óperas que he hecho, de las más importantes que hice en todos estos años. Este tipo de recital son de una gran exigencia vocal, pero es muy lindo poder hacerlos. La ópera es algo muy costoso y poder ofrecer ese formato de recital creo que es algo muy grato para la gente. Por eso, no me pesa en absoluto hacerlo”, explicó Siri, una de las mayores voces del panorama lírico de hoy, que ha recorrido los principales escenarios operísticos del mundo, y ganadora en 2017 del Premio Stella della Lírica, entre otros galardones.

María José Siri
Siri, hará en el Sodre un repertorio netamente italiano. Foto: Amati e Bacciardi

-Este año, además de presentarte en el Teatro alla Scala, de Milán, y en la Arena di Verona, actuaste por primera vez en Omán, en la Royal Opera House Muscat. ¿Qué significa ese paso en tu carrera?

-La actividad lírica ahí está creciendo, han hecho unos teatros increíbles. Claro, tienen mucho dinero. Estuve en el teatro de Omán, que lo hizo hacer un jeque que es músico. Y como es organista, se hizo hacer en el fondo del teatro un órgano gigante, como de 20 metros de largo. Nunca vi uno tan grande. El teatro no tiene mucha capacidad, pero es una cosa impresionante, por los materiales que usaron. Mucho oro, de una riqueza absoluta. Y les pregunté cuánto había costado, y me contestaron que no sabían, porque lo hicieron sin tope de presupuesto. Por eso, lo pudieron hacer como quisieron.

-¿Y cómo son las temporadas en esos teatros, cómo programan ópera?

-Ellos hacen los teatros y después contratan óperas de teatro de Italia. Por ejemplo, la Ópera de Dubái se inauguró con el Teatro Verdi, de Trieste. Y ellos hacen así, hacen tres o cuatro títulos, con cantantes extranjeros, las mejores orquestas, los más grandes directores. Creo que todo ese mundo es un poco el futuro. Porque ahí hay dinero. Ahí y en China son los lugares donde se construyen más teatros nuevos. Así que pienso que en un par de décadas, si Italia sigue como sigue, para nosotros los cantantes líricos el futuro va a estar afuera, muy fuera de Europa. 

María José Siri
María José Siri, la gran sorprano uruguaya. Foto: Amati e Bacciardi

-¿En los países árabes te pagan más?

-No, ellos saben cuánto ganamos nosotros. Aunque a veces sí pagan más, porque tienen más dinero. En realidad, en todo el mundo, los teatros ya saben cuánto ganamos los cantantes. Pero es cierto que en algunos teatros tienen que estar muy atentos a no pasarse del presupuesto.

-Junto a esos cambios también va quedando atrás la época de los grandes divos de la ópera.

-Y sí, ahora no hay divos. Es decir, hoy los divos son personas que están muy a la mano. Como por ejemplo Anna Netrebko, que es la soprano número uno mundial. Está ella y nadie más. Está Jonas Kaufmann, que es un tenor muy famoso, pero Netrebko es la diva indiscutida número uno. Pero ella, que yo la sigo en Instagram, sube fotos cuando desayuna, en pijama y pantuflas, sin maquillaje. O sea que es una diva que está muy próxima, y que vos podés ver cómo sale a pasear con el hijo, y cuando hace alguna locura, como cuando va a un parque de diversiones, y grita y se tira. Esas son las divas de hoy. La Callas no se mostraba en su intimidad, sin maquillaje. Eso hoy cambió completamente. Y hoy la gente ama a las divas también por eso, por esa proximidad. 

María José Siri
Siri, con un repertorio que va de Verdi a Puccini. Foto: Difusión

-Además de actuar mucho en Italia también Alemania es un país que frecuentás. ¿Cómo compararías la actividad lírica de esos países?

-En el público no hay tanta diferencia. Pero en Alemania, hacen ópera cuatro días por semana. Esa es la gran diferencia con Italia. Porque los teatros de Alemania son teatros de repertorio, que trabajan con su compañía de cantantes, más los cantantes invitados. Una va como invitada y canta junto a los cantantes estables, que son artistas que cantan un montón de funciones por año. Porque esas óperas las repiten durante el año. Y en Italia se trabaja distinto. Se hace una producciones, y algunos teatros hacen cuatro o cinco funciones. Mientras que la Scala hace unas diez. Pero termina esa producción, y se hace otra. Esa es la diferencia más grande entre Alemania e Italia.

-¿Cómo ves la actividad operística montevideana?

-Ahora quedé muy sorprendida que se hizo Tristán e Isolda, que es muy difícil de hacer. Y me encantó saber que fue a sala llena: o sea que la gente en Uruguay quiere ver ópera. Lo que pasa es que no hay presupuesto. El Estado no da dinero para que se haga ópera en Uruguay. Se podrían hacer cinco o seis títulos al año entre el Sodre y el Solís. Pero se hacen cada vez menos. Cuando yo me fui de Uruguay, hace 15 años, se hacían una o dos óperas. Y ahora se siguen haciendo una o dos. Increíble. Pero bueno, es la realidad del país. Y seguro que las que se hacen, se hacen mucho más a pulmón que toda esa realidad que yo te hablaba de Italia. Pero Uruguay mete la garra charrúa, y saca la ópera adelante.

María José Siri
Siri, desde Uruguay a los mayores escenarios del mundo. Foto: Difusión

-¿Qué te brinda Verona para que hayas decidido radicarte en esa ciudad?

-En realidad estoy muy poco en Verona, porque estoy siempre viajando. Pero canto siempre en verano, en la Arena di Verona. Es muy lindo estar en casa e ir con la bici a cantar al teatro. Y que vengan los amigos a verte, y cuando salgo de la función ir a cenar todos. Para mí Verona es mi casa.

-¿El público más tradicional de Italia en qué ciudad lo podés encontrar?

-Parma, creo que es el público más tradicional de Italia. Es un público muy crítico, pero si cantás bien, son muy generosos. Son las dos caras de la moneda. Si el cantante no canta bien, ya lo siente desde el inicio del espectáculo por la reacción del público. Si ven algo más hecho abuchean, aunque también pueden aplaudir ya de entrada, si les gusta. Aunque a mí me gusta el silencio del público, porque es cuando están escuchando realmente con el corazón. 

un rincón en el mundo

Vivir los atardeceres en Atlántida

“No hay otro lugar que me cargue tanto las baterías como Atlántida. Y ahora me voy a poder disfrutar, a mis padres, a mis amigas. Para andar así, como era mi vida en Atlántida: ir al gimnasio, ir a tomar mate con las amigas, de mañana y de tardecita. Luego del concierto me voy a tomar unas merecidas vacaciones”, comenta Siri.

“En Atlántida hago mis caminatas. Tengo mis árboles preferidos, esos que las raíces salen para afuera de la tierra, y en uno yo siempre me siento a tomar mate y a mirar el atardecer. Para mí Atlántida es un lugar mágico. Yo conocí ese lugar cuando tenía cuatro años. Mis padres compraron esa casa ahí. Me acuerdo que tenía cuatro años porque me operaron de las amígdalas. Y yo a mis padres les dije, siendo chiquita, que ahí iba a vivir yo de grande. Una descansa en el Caribe, o a Miami, pero no hay lugar que me haga tanto bien como Atlántida. Y me da mucho placer, cuando me hacen notas, o críticas, y dicen ‘la soprano uruguaya María José Siri’. Yo soy también italiana, pero me gusta muchísimo que digan que soy uruguaya. Porque somos pocos, y hay que agitar la bandera del paisito”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)