ENTREVISTA

Manuel Carrasco agotó 70.000 entradas en tres horas en Sevilla, y ahora llega al Auditorio

Uno de los cantantes más populares de hoy, éxito de ventas en España y con nuevo disco, "La cruz del mapa", actúa el 11 de febrero en Montevideo

El cantante español Manuel Carrasco. Foto: Difusión
El cantante español Manuel Carrasco. Foto: Difusión

Al otro lado del océano Atlántico, Manuel Carrasco agradece el saludo de cumpleaños (celebró sus 39 el 15 de enero, un día antes de la charla con El País) y dice que “siempre es bonito celebrar”, sobre todo cuando la página que se deja atrás es la de “un añito bien vivido, bien disfrutado, donde han pasado cosas maravillosas” y por el que le toca estar “muy agradecido a la vida”. No es para menos: el cantautor con destino que parece empecinado en hacerle un lugar en la lista de los más populares del pop español, tuvo un 2019 de varias alegrías.

A fines de 2018 editó La cruz del mapa, un disco grabado en Abbey Road que luego devino en un DVD filmado ante 55.000 personas en Madrid, y en una gira para presentarlo. El DVD fue un éxito de ventas, así como también sus recitales: un dato de color indica que para un show que dará en setiembre en el Estadio Olímpico de Sevilla, vendió más de 70.000 tickets en apenas tres horas. Todo un récord.

Ese nuevo tramo de su gira es el que lo traerá de vuelta a Montevideo, para dar un concierto el martes 11 de febrero en el Auditorio del Sodre. Sobre su momento, esta charla con El País.

—Un año especial. ¿Sos de los que hace balance a fin de año y repasa todo lo vivido, en este caso en 2019?

—Bueno, qué duda cabe de que he tenido uno de los mejores años de mi vida, ¿no? Y las cosas que se disfrutan y dejan huella, no pasan de largo. Tengo como muy candente todo lo que me ha pasado este último año: la gira que hemos hecho, la respuesta del público, el éxito del disco... Ha sido muy bonito, y comenzamos ahora de la mejor manera, con estos conciertos por Latinoamérica en los que vamos a seguir mostrando esta Cruz del mapa que tantas alegrías me está dando.

—¿Qué pasó con La cruz del mapa?

—Mi carrera ha ido de menos a más, y recién estamos viviendo el momento más álgido, pero porque recién, en diciembre, sacamos la segunda parte de la gira que vamos a hacer en España. Y por ejemplo, sacamos las entradas para el concierto de Sevilla, que será para septiembre —es decir, 10 meses después— en el Estadio Olímpico; y llenamos el concierto: vendimos 72.000 entradas en tres horas. Es decir, ya iba bien, pero es que ya esto se está yendo de madre. Es una completa locura. Uno no deja de sorprenderse, por supuesto, pero está siendo increíble.

—¿Cómo manejás eso, cómo se lidia con una escalada de ese tipo de agotar en horas, más de 70.000 entradas?

—Intento no darle muchas vueltas antes de tiempo, porque si no... Evidentemente hay cierto vértigo, siempre lo hay. Este año hicimos una gira de unos 35 conciertos en sitios muy grandes, pero hubo dos, en Sevilla y en Madrid, que eran estadios. Y es verdad que hay algo de complejidad en recintos muy grandes, más que nada porque uno no está acostumbrado a hacerlo, y digamos que no es fácil, o por lo menos es un tanto complejo, el enfrentarse a un gran público. Se hace diferente, pero realmente la fiesta es como que ni en mis mejores sueños, ¿sabes? No le encuentro ni sentido (sonríe). Quizás no quiero ser tan consciente, porque si no, me abrumaría. Lo intento vivir de una manera natural, de que las cosas pasan por algo. Y mi premisa siempre va a ser hacer las cosas de la manera más auténtica, más de verdad, y eso es lo que me hace sentir cómodo. Cuando haces algo que de verdad tiene que ver contigo y que te nace del corazón, pues al final es eso: te subes al escenario, fluyes y haces lo que sabes hacer. No estás interpretando un papel ni nada que te haga sentir fuera de tu universo. Eso es lo que hago, y es lo que me está llevando a tener esta comunión tan bonita con el público.

"Quizás no quiero ser tan consciente (de lo que está pasando), porque si no, me abrumaría. Lo intento vivir de una manera natural, de que las cosas pasan por algo"

Manuel CarrascoCantante

—Participaste de un tributo a Joaquín Sabina que se editó recientemente, y El País de Madrid reseñaba tu aporte y decía que estabas en un momento en el que todo lo podías devolver “elegantemente empaquetado”. Le pusiste el cuerpo a un tema bien personal, “La canción más hermosa del mundo”, y ahí también estuvo la autenticidad.

—Realmente, la devoción que tengo por Joaquín y por su repertorio, intenté no mover mucho su manera de hacer, porque es único no solo escribiendo canciones —que creo que es el mejor— sino en su interpretación, que es como muy personal. Y hace no mucho cenamos en Buenos Aires, y me dijo que justo antes de vernos había escuchado la canción, y que le había gustado mucho. Y que personalmente le hacía mucha ilusión que hubiera elegido esta canción, porque es una de sus preferidas. Y ya después de eso dije: mira, da igual lo que diga cualquier artículo (se ríe), pero la opinión de él me llenó de alegría. Son muchas de las cosas bonitas que están pasando; intento tener los pies en el suelo, y disfrutar a sorbitos lo que está pasando. Habrá momentos buenos, habrá momentos malos... Yo sé que esta carrera, o el mundo de la música, tiene momentos para todo. Yo ya llevo casi 20 años haciendo discos, y de alguna manera, ya me las he visto en todas.

en vivo

Con banda y con energía al Auditorio del Sodre

“Quizás haya cabida para hacer cosas diferentes, porque un teatro no es lo mismo que un estadio”, adelanta Manuel Carrasco sobre el recital que dará el martes 11 de febrero a las 21.00, en la Sala Fabini del Auditorio Nacional del Sodre (entradas en Tickantel).

“Pero voy con la banda, con el mismo show, la energía que llevamos y tengo grandes ilusiones, o grandes expectativas mejor dicho, porque creo que realmente nuestro fuerte está en el directo, y lo tenemos muy contrastado de alguna manera”, resumió.

El ex Operación Triunfo recorrerá parte de América Latina con éxitos bailables y lentos, como “Ya no”, “Yo quiero vivir” o “Déjame ser”, y con su eficaz fusión de pop y toques folclóricos, en la línea de Alejandro Sanz, y pasará por México, Argentina y Chile.

Con eso, dice estar “con la ilusión de volver a Uruguay y de hacer esto que tanto nos gusta, y que tanto nos hace sentir vivos, que es cantar y transmitir”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)