Sacaron disco y en exclusiva con El País, Fher anuncia una visita a Uruguay

Maná: presente encendido y en llamas

Estás en Montevideo? ¡Qué lindo!", pregunta Fher Olvera cuando comienza esta conversación telefónica. Si dependiera de él, gustosamente charlaría sólo de lo mucho que admira al pueblo uruguayo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fher Olivera: "Somos una banda que se toma tiempo para escribir".

Y no lo dice por corrección política: el año pasado hizo una visita fugaz al país con la única intención de conocer al entonces presidente José Mujica. "Es un filósofo, un profundo humanista de primer orden. Fue una experiencia transformadora", dice.

No sólo compartió "una comidita" y "un vinito tinto" con "don Pepe", como le gusta llamarlo, sino que fue con él a visitar a los pacientes psiquiátricos del Hospital Vilardebó, a quienes les cantó algunos clásicos de Maná. "De hecho queremos hacer ahora que vayamos —te lo digo de una vez oficialmente— una donación para ese hospital que la prometí desde ese día", adelanta. Todavía no se sabe cuándo llegará Cama incendiada Tour" al Cono Sur, pero Montevideo ahora se sabe, está incluido.

Cuando realicen el show, invitarán a Mujica. Además, el cantante fantasea con invitar a Jorge Drexler a compartir escenario. "Es un gran artista, de primer orden. Me fui con él de rumba", cuenta entre risas desde una playa de Cancún, mientras, cuenta, mira a sus hijos divertirse en la piscina.

Aunque quiere ir a divertirse con ellos, excede el límite de tiempo establecido para la entrevista por hablar de música, política y la legalización de la marihuana (ver recuadro).


Si no puede ver el video haga click aquí

—Están presentando Cama incendiada, disco que tiene cuatro años de distancia con el anterior. ¿Por qué pasó tanto tiempo entre grabaciones?

—No entiendo (se ríe). Somos una banda que se toma un tiempo para escribir los temas; vamos eliminando mucho material. Además yo estaba un poquito en receso, pero con Cama incendiada quedamos muy contentos. Por vez primera contratamos a un productor, George Noriega, un cubano-americano que es brillante como productor y arreglista. Hizo algunos temas conmigo y eso lleva a Maná a otras aguas. Él agarra el timón del barco y nos circula por lugares a los que no habíamos llegado nunca. Aunque tiene reminiscencias de los primeros álbumes de Maná, hay cosas que no habíamos explorado.

—Por momentos tiene mucho rock, que en esa primera etapa de Maná estaba más presente.

—Exacto. Tiene fuerza, pero hay toda una ecléctica.

—Y a diferencia del anterior, es un disco más terrenal, físico. Drama y luz era espiritual.

—Sí, era más complejo. Es uno de mis discos favoritos, pero no iba a ser un disco que la gente lo abrazara mucho porque era complicado. Pero era lo que había en ese momento en nuestros corazones. Cama incendiada es más sexy, mucho más sensual, caliente. Como dices tú, más aterrizado. Y está bañado de una nostalgia y un desamor que yo crucé por ahí, con una mujer. Ha sido un poquito más expresivo, más personal.

—Debido a la situación social que está viviendo México, artistas como Julieta Venegas o Lila Downs, que publicaron sus discos este año, decidieron abocarse a componer para el pueblo. Me sorprende que ustedes no, pero que sumen la versión de "Somos más americanos" de Los Tigres del Norte.

—Maná desde hace 20 años está apoyando a los inmigrantes latinos en Estados Unidos, que han sido marginados; el racismo que ahora están sufriendo con las declaraciones de este tipo ignorante, Donald Trump. Hay que reivindicar una raza que ha constituido un progreso eminente para Estados Unidos en el siglo pasado y este, sin ellos no se podría ver a Estados Unidos como es ahora. Con Obama estuvimos tres veces y empujamos esto. A veces abrazamos algunas batallas; la del medio ambiente la seguimos pero no salió en ninguna canción de este álbum.

—De los encuentros con Obama ¿qué pudieron rescatar?

—Es un tipo brillante, que viene de la marginación también. Ha tratado de reformar mucho, no solamente en la inmigración sino con lo de Cuba. Es un poquito más presidente de la clase media y baja, es más socialista, por decirlo de alguna manera. Pero está muy atado de manos porque es muy fuerte la oposición de los republicanos; hace lo que le permiten hacer.

—Volviendo al disco, ¿por qué incorporaron a Noriega?

—Nosotros ya pensábamos que teníamos que hacer un alto y decir: ¿a dónde queremos llegar? Necesitábamos una nueva dirección, tintes de otro color en el lienzo. Básicamente eso.

—También incorporaron por primera vez a una voz femenina, a Shakira en "Mi verdad".

—Sí, hacía mucho que veníamos hablando de hacer un dueto con una mujer. La voz femenina y la masculina hacen en el tema un ying y yang interesante y ahí está la vibra. Ella cantó con mucha pasión, desde las vísceras, que traía ahí metido a un bebé. Fue muy agradable y la canción ha sido muy bien recibida en toda América, y parece que en España le está yendo muy bien. Ya la teníamos terminada y la íbamos a sacar sin dueto, y al productor se le ocurrió invitarla. Entonces llamé a Shakira y me dijo: "tú sabes que tengo siete meses de embarazo y estoy muy agobiada, pero mándamelo". Se lo mandé, le gustó mucho, se le salieron las lagrimitas y dijo: "la grabo".

—Comenzaron la gira en Estados Unidos y les está yendo muy bien. ¿Cómo es seguir tras tantos años juntos?

—Pues nosotros tenemos la pasión por tocar y escribir, tenemos un vicio de subirnos al escenario tremendo. Nos gusta girar, ir a diferentes países, conocer diferentes culturas. Seguimos siendo una banda aterrizada, nos gusta salir a los bares a tocarle el pulso a las ciudades. A veces he querido parar, pero no puedo. Ahora tengo un chavo de siete años y una niña de dos, imaginate. He tratado de combinar esa vida privada con la de la banda y no es fácil. Pero igual nos vamos a morir en el escenario y no lo sabemos. Maná no es una banda que planee demasiado las cosas, dejamos que las vísceras nos lleven a donde nos tengan que llevar.

Pop variado con pasajes de distorsión


Si Drama y luz fue un álbum emotivo, espiritual y hasta pesado, Cama incendiada es lo contrario. Invita a bailar desde el comienzo con dos canciones sensuales como "Adicto a tu amor" y "La cama incendiada", en la que el cantante se anima a soltar algunas frases en inglés. Aunque se anuncia como entretenido pop bailable, el último disco de Maná se termina convirtiendo en un muestreo de todo lo que puede hacer la banda que tiene casi 30 años de trayectoria, y se siente la mano de George Noriega con la aparición de ritmos inusuales en el sonido Maná: calipso, reggae y otras músicas latinoamericanas. "Mi verdad", el dueto con Shakira, funciona indiscutiblemente bien en las radios, pero no sorprende: muy romántico, muy grave, muy monótono... Sí se destacan "La telaraña" (Shakira podría haber funcionado mucho mejor aquí) y "Electrizado", Alex González, un baterista excepcional que lleva el rock en la sangre y cuando puede demostrarlo, no se contiene. Cama incendiada es un disco desparejo, que muestra una leve tendencia a ser, a futuro, un álbum de transición.

SABER MÁS

Cinco canciones para escuchar


RAYANDO EL SOL

Es la tercera canción del segundo álbum de Maná, Falta amor (Warner, 1990), y la primera que los puso a sonar masivamente en las radios. Con el tiempo se transformaría en uno de sus hits más aclamados, con un estribillo poderoso y un coro pegadizo que funciona muy bien en los shows en vivo.

OYE MI AMOR

Segundo corte de ¿Dónde jugarán los niños? (Warner, 1992), y uno de los más rockeros de la banda, con un lucimiento notorio del baterista Alex González. Este álbum es el más popular de la banda, porque además tiene varios hits, entre ellos la romántica canción “Vivir sin aire”.

EN EL MUELLE...

“En el muelle de San Blas” es una de las canciones más famosas de la banda, sobre todo por la delicada versión que realizaron en el Unplugged de 1999. Es una balada tristísima comparable a la “Penélope” de Joan Manuel Serrat, que apareció por primera vez en el disco Sueños líquidos (Warner, 1998).

MARIPOSA TRAICIONERA

Un híbrido entre el pop melódico y la balada rockera, que logró sobresalir respecto al resto de las canciones de Revolución de amor (Warner, 2002), donde también aparecen “Eres mi religión” y “Ángel de amor”. El videoclip, protagonizado por la argentina Julieta Díaz, le dio un impulso extra.

AMOR CLANDESTINO

Clásica balada intensa y emocional de Maná, con una historia entreverada sobre relaciones complejas que difícilmente llegan a buen puerto. Fue la joya de Drama y luz (Warner, 2011), sonó hasta el cansancio en las radios e incluso fue elegida por Globo como cortina de una de sus telenovelas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados