Entrevista

Los más malos del rap nacional están cambiando

Los AFC hablan de Murgang, el disco que lanzan mañana

AFC
Felipe Cracel (izquierda) y Joaquín Martínez (derecha) son AFC. Foto: Marcelo Bonjour

"Superestrellas del rap interestelar. Los warriors. La mejor banda del planeta mierda. Perdón, Tierra”. Arrajatablas Flow Club, AFC, volvió y así se presenta en Murgang, su tercer disco, que desde mañana estará disponible en plataformas digitales. La banda de hip hop más “mala” del circuito local cerró un proceso de trabajo largo, que fue bisagra en su forma de ver y pensar la música.

Felipe Cracel y Joaquín Martínez tuvieron que aceptar que se estaban poniendo —y querían ponerse— más poperos. No es que le hayan dado un giro drástico a su sonido, como parecieron advertir en una entrevista reciente, pero sí aparecen en su repertorio unos temas bailables, de pista de boliche, llamativos. Es el caso de “Juana$”, del que mañana lanzarán videoclip y sobre todo de la incendiaria “Fuego en la disco”.

“Pasa que nosotros estamos tan acostumbrados a hacernos los rudos, que hacer eso, para mí es irnos al pop directamente”, dice Cracel, en charla con El País, cuando digo que en realidad no están tan pop: si hasta hay pasajes más densos que "A.N.T.R.O", su último disco.

“¿Sí, más? Yo me quedé casadísimo con el A.N.T.R.O; a mí me costó un montón Murgang, sobre todo por eso más bailable”, sigue Cracel, pero aclara que con Martínez, que lo escucha atento, “estuvimos bastante afín de que queríamos algo más bailable y ‘popero’. Yo escucho mucho pop ahora, que antes no escuchaba; esa mezcla de pop negro tipo Rihanna. Y estoy recontaminado con el trap”.

Murgang es un híbrido entre el sonido más electrónico de AFC y el sonido de la banda que acompaña a los raperos. Las baterías electrónicas del trap, que en estudio trajeron algunos dolores de cabeza, se combinan con las baterías acústicas o convencionales, tocadas fuerte y al pecho, manteniendo el nivel de estos MCs maragatos.

AFC 2018
"XAP4LIFE", el corte de difusión de Murgang

Y el repertorio logra un equilibrio que saca a los AFC de su roquera zona de confort, para llevarlos a terrenos bailables y traperos —es el subgénero de moda y también el que Martínez y Cracel querían— que dan, por lo pronto, matices muy interesantes para el show en vivo.

“Hicimos lo que quisimos, como siempre”, resume Martínez. Y para ver toda esa combinación y esos cambios en escena habrá que esperar a la presentación oficial, que será el 7 de septiembre en La Trastienda.

Letras

Buscar el personaje

El otro gran cambio de Murgang está en el plano lírico. La sexualidad a veces extrema de Grandes valores del hardcore y A.N.T.R.O, acá aparece por caminos laterales, entre ironías (un par de referencias a las comentadas letras de Maluma) y juegos de palabras en inglés que buscan mantener la identidad del mensaje, sin correr tantos riesgos en lo que refiere a la misoginia. “Ahí es donde yo lo veo más pop. Es un poco más generoso a oídos externos”, apunta Cracel.

“Todo se puede malinterpretar, y te pueden crucificar por algo que digas. Y no está bueno pegarle al perro”, señala Martínez al respecto, y Cracel admite que “somos muy sexuales, y quizás lo que para nosotros es sexual, para otro es machista; ahí está la delgada línea”.

Cracel confiesa, además, que este es el primer disco que compuso estando soltero, y que se nota a sí mismo “re-ñeri” en las rimas, por lo que disfrutó más de buscar disfraces para sus líneas poco metafóricas. “Pero no vamos a dejar de decir lo que decimos”, avisa, “y el mensaje es que tenemos hambre. Somos canarios con hambre”.

Porque para AFC, que tiene unos 10 años de historia, ganó un concurso televisivo, editó dos discos, llenó varias salas por cuenta propia y participó en festivales multitudinarios, Murgang también es una bisagra en el sentido más profesional y frío de trabajar de la música. El sueño sigue siendo vivir de esto, pero que en el año y medio de desarrollo del disco la industria haya cambiado tanto, les dio “un baño de realidad”, a decir de Martínez.

Por eso, Cracel se toma a este disco como “el último LP” de la banda: porque ahora que cuidaron el mensaje, el mercado exige que la música entre por los ojos, y hay que pensar todo en términos visuales. Y hoy, lo que AFC muestra es a un murguista ardiendo, un gesto bastante transgresor en un país murguero como este. Pero así son los Arrajatablas: transgresores, irreverentes, “poperos” y densos. La mejor banda del planeta mierda. Perdón, Tierra.

"Murgang"

Los que cuentan las historias

Murgang es el disco más ficticio de AFC, “ya de lo conceptual, porque pensamos en la historia de matar al murguista para robarle los poderes de la murga”, señala Joaquín Martínez. De ahí vienen el nombre del disco y el arte, con un murguista en llamas. “Y en las letras también es más ficticio. Yo era más estructurado, y en este me liberé. Pero me costó escribir rimas que solo sonaran bien. Era el ejercicio de hacer un personaje”, agrega. “Yo ya estaba ahí. Me entretiene más decir que soy el mejor rapero de todos, que contar mi vida. Me atrae por ahí el rap: no vivo a rap, pero si me pongo el traje, soy el mejor”, cierra Cracel.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)