Entrevista

Mala Rodríguez: “Soy artista y tengo el mundo entero para hablar de lo que me dé la gana”

Antes de participar de Montevideo Rock, la rapera española charló con El País

La Mala Rodríguez. Foto: Archivo
La Mala Rodríguez. Foto: Difusión

Tiene 39 años, tres hijos y una frase en su perfil de Whatsapp, “Zhen Shan Ren”, que se traduce como “verdad, compasión y tolerancia”. Esos son los principios que rigen la vida de María Rodríguez Garrido, una de las mujeres más relevantes de la música española de los últimos 20 años, y una voz que ha logrado, con un estilo singular y un mensaje comprometido, hacerse un lugar entre el público masivo.

La Mala está de regreso después de algunos años dedicada a la maternidad, y prepara un disco nuevo que saldría el año próximo. “Contigo”, su último sencillo, tiene más de nueve millones de reproducciones en YouTube y la muestra experimentando con el dancehall y un nuevo lenguaje que, todo indica, convivirá bien con su rap combativo. Un poco de todo eso se verá en Montevideo Rock: estará el sábado en el escenario principal (hay entradas en Red UTS), y por eso charló con El País.

—No sos una artista que tenga reparos en cuanto a las etiquetas de géneros o estilos musicales, más bien has hecho un poco de todo. Esto de ser parte de un festival que tiene el término “rock” en el título, ¿cómo te sienta?

—A mí los géneros me dan lo mismo, a mí lo que me interesan son las propuestas musicales, los artistas en sí.

—A Uruguay vas a venir con canciones nuevas, después de un tiempo alejada de los escenarios y dedicada a la maternidad. ¿Cómo has sentido que tu público y el que no te escuchaba de antes, recibió tu nuevo sonido?

—Es buenísimo poder seguir creando y haciendo cosas. Lo bonito también es profundizar, ¿no? para mí es importante seguir profundizando en lo que puedo aportar, como persona y como artista, a la música. Y me gusta poder sentir que sigo siendo buscadora, inconformista, y que sigo trabajando, porque más allá de la suerte que uno tenga, que también creo en la suerte, también hay que seguir trabajando. No basta con soñar grande, “¡oh, los sueños!”. Los sueños están muy lindos, pero hay que trabajar, ser determinado, tener claro lo que uno quiere hacer y trabajar y trabajar.

—¿Y qué buscaste, o con qué te encontraste, en una canción como “Contigo”, que se sale de la música que has hecho?

—A mí me parecía que me representaba, y eso es lo que más me gusta: que la música que canto, yo la siento. Yo no puedo cantar una canción que no siento, tengo que cantar lo que a mí me duele o me alegra, lo que a mí me hace sentir. Y esa canción, por causas de la vida, sentí la necesidad de escribirla y me ha parecido algo sublime, que me representa y que es lo que soy hoy. Entonces, nada mejor que tirar con la verdad.

—Cuando tuviste que ponerle música a esta verdad, ¿enseguida tomó ese rumbo más dancehall?

—Fue al revés. Yo estaba en el estudio y escuché el ritmo, la música, y quise cantar encima de esa música. Porque me parece que la música te hace mover, mecerte, es como supercálida y linda, y era lo que encajaba con la canción.

—Esta canción habla del amor, como de un primer enamoramiento...

—Claro, habla de cuando estás superenamorado, cuando sientes como fuego, como que estás en las nubes.

—Y “Gitanas” habla de otra cosa, y sin embargo, las dos se encuentran como en un terreno de vulnerabilidad...

—(Interrumpe) No, a mí me representan las dos canciones igual. Una cosa no está reñida con la otra. Creo que cuando eres mujer, sientes que hay un momento en que abres los ojos a las cosas que son importantes para ti, y “Gitanas” está hablando de feminismo, de hermandad, de la lucha de la mujer y de un montón de cosas. No son cosas que se contraponen; una cosa es que yo hable por la lucha, y otra es sentirte enamorada.

—A lo que iba es a que en las dos situaciones se está muy vulnerable: cuando uno está enamorado es vulnerable, pero cuando está yendo a la lucha también lo es. Me preguntaba si eso tenía que ver con el momento de tu vida, si podía reflejarse en otros aspectos del disco que se viene.

—Quién sabe, eso ya lo verás (se ríe).

—¿Sentís que las mujeres más mainstream de la música actual, se han comprometido más con el feminismo en los últimos años, han asumido la responsabilidad de ser voceras?

—Bueno (piensa). Sí es cierto que cada vez hay más implicación por parte de los artistas con las causas sociales. Ya no es tan tabú que un artista diga lo que piensa sobre algún político. Sí, es cierto.

—¿Y sentís que en España es un cambio directamente coyuntural? Porque vos siempre has estado asociada al feminismo y a hablar sin tapujos de los temas del momento, por ejemplo.

—Es que aquí en España han pasado un montón de cosas, y siempre ha habido grandes voces que han señalado puntos incómodos. Pero ahora mismo estamos en un punto de inflexión, porque hay muchas personas que están en la cárcel por diversos temas, y es un momento complicado. Parece que estamos yendo para atrás.

—A los que piensan que en este momento, “Contigo” se aleja de tu discurso comprometido, ¿qué les contestás?

—Bueno, sí, en esa canción no estoy hablando de temas sociales, sino de otra cosa. Y es que no soy política: yo soy una artista, y tengo el mundo entero para poder hablar de lo que me dé la gana. No me he centrado en una especie de ámbito, nunca he sido así. En mi música siempre ha habido un folclore, y hay tintes de todo lo que me importa, lo que me interesa. Y el amor también me interesa. Soy una mujer con intereses, con ganas, con inquietudes, y todas esas cosas se reflejan en mis canciones. Y no soy plana, ni unidireccional. Tengo bastantes lados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)