MÚSICA

La madurez como un período de transición

Acaban de editarse tres discos raros de Luis Alberto Spinetta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Uno de los más grandes creadores del rock argentino. Foto: R. Figueredo

Ha resultado extraño para quienes se toman el tiempo para analizar esas tendencias la influencia que en la década de 1970 tuvo el jazz pop anglosajón en Luis Alberto Spinetta. La edición en Uruguay de tres discos de esa etapa podría servir para repensar el tema.

Solo el amor puede sostener (Only Love Can Sustain en su versión original) es un disco en inglés y el único, dicen, del que Spinetta no fue el productor artístico. Fue una apuesta de llevar al artista a una escala mundial con producción carísima y sesionistas de grandes ligas. Spinetta renegó del resultado, anuló su contrato y volvió a territorios más seguros.

El disco, de 1980, hoy se escucha como una rareza. Influenciado por músicos como Gino Vannelli y con arreglos de cuerdas más cerca de Barbra Streisand, hay buenos momentos pero el sonido es totalmente forastero; a este tipo de música se le llamaba easy listening ("de fácil escucha"), un universo muy alejado de Spinetta quien podía aportar en su obra tanto ternura como aridez. A pesar de eso, escuchado sin prejuicios, no está tan mal; es raro.

Ese mismo año lanzó el proyecto Spinetta Jade (con Pomo, Diego Rapaport, Juan del Barrio y el uruguayo Beto Satragni) donde se vuelca más al jazz rock, un proceso que también estaba haciendo Charly García con Serú Girán. Pero hay sonidos más cercanos al Spinetta más tradicional incluyendo uno de sus clásicos, la canción que le da título al álbum. Es una versión más cercana a la zona de confort del artista, aunque hay una tendencia a lo instrumental.

El siguiente paso fue despojarse de cualquier artefacto y sacar un disco acústico, Kamikaze, una obra importante. Fue editado en abril de 1982, casi en simultáneo con la guerra de las Malvinas. El disco incluye versiones de canciones conocidas como "Barro tal vez", "Almendra" o "Ella también" que habían sido grabadas o descartadas por Spinetta en discos anteriores. Hay un aire místico general que también coincide con algunas inquietudes filosóficas de Spinetta en ese momento; el texto que acompaña el disco es una definción —a la usanza del artista— bastante delirada de la propuesta.

Estos tres discos, que ahora los edita Sony Music, resumen un momento peculiar en Spinetta. Era un compositor treintañero en pleno proceso de transición después de una fermental etapa inicial. Ese jazz pop o rock es, en definitiva, de una madurez inevitable y que lo llevó a buscar otros destinos.

A la altura de Kamikaze, Spinetta ya estaba volviendo a ser el que sería de ahí en más: un músico independiente, experimental y seguro de su personalidad. Nada que ver con el animal enjaulado de Solo el amor puede sostener.

Spinetta fue siempre un espíritu libre. El éxito de Almendra, su primer grupo, le resultó una bendición y a la vez una carga. Sus proyectos de la década de 1970 lo habían encontrado en plena forma y con las capacidades a pleno.

Pero a partir de esta "trilogía", derivaría en la consagración como uno de los nombres más grandes del rock argentino. Por acá es un lado distinto pero igual de eficaz para entrar en su obra. Nunca es tarde.

Discos: Sólo el amor puede sostener; Alma de diamante; Kamikaze

¿Está en Spotify? Sí, y en disquerías.

¿Está bueno? Es una etapa rara de Spinetta y hasta canta en inglés, pero hay momentos claves de su obra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)