La propia discoteca

Lujos para un cancionero naif

Un canon personal y musical. Hoy "I'm So Confused" de Jonathan Richman

P arece un cuento que en Uruguay haya tocado Jonathan Richman. Fue en 2010 y, déjenme decirlo, fue toda una experiencia. Lo vimos acompañado por esa guitarra española bastante fea y por la batería discreta de Tommy Larkins, eterno y silencioso compinche, Richman era justo como lo esperábamos: un ido, de sonrisa franca y canciones tan personales que era como estar frente a un amigo.

Surgido en Boston en la década de 1970 al frente de los protopunks Modern Lovers, Richman siempre fue una isla. Su música es inclasificable por su simpleza: cómo definir la belleza de tantas canciones así de sencillas, así de encantadoras. Su mayor exposición pública fue como parte de Loco por Mary, la película de los Farrelly en la que sus canciones funcionaban como un comentario de la historia.

Jonathan Richman
Vea una canción de Jonathan Richman en la película "Loco por Mary"

Hay muchas maneras de entrar en su música (un compilado clásico es Radio On: Stop and Shop with The Modern Lovers) pero, quizás su disco más distinto sea este I’m so Confused. La peculiaridad está principalmente en la producción de Rick Ocasek (otro bostoniano ilustre; líder de The Cars) que le pone suntuosidad a lo que era austeridad.

Esos lujos de teclados y coros no alcanzan a dañar las canciones e incluso potencian su belleza. Lo de Richman son historias medio naif en las que el amor triunfa y hay cierto optimismo. Eso es lo que sentimos algunos uruguayos en La Transtienda hace ya ocho años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º