ONDA VAGA

"En algunos lugares somos seres raros"

Aunque se formó en las playas uruguayas hace una década, Onda Vaga es la única banda extranjera —argentina— que tocará el domingo en el festival Montevideo Sound City. Antes del show, El País charló con el cantante y trombonista Germán Cohen.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cohen, Blanco, Orellana, Rodrífguez y Gaggero vuelven a Montevideo.

—Están trabajando en su cuarto disco. ¿Es muy diferente a los anteriores?

—Tiene muchísimas diferencias. Está lleno de cositas, es un disco bastante psicodélico y estamos muy contentos con la paleta de colores que estamos encontrando. Es algo nuevo; es bastante más sofisticado, si se quiere, porque hay muchos más teclados, tiene más pre y posproducción.

—¿Se lo plantearon así?

—No, es algo que fuimos descubriendo y que nos fue llevando. Estamos trabajando con un productor que se llama Ezequiel Kronenberg, que nos está devolviendo unas mezclas muy interesantes y locas, por lo menos para lo que veníamos haciendo. Es un disco con más profundidad sonora.

—¿En Montevideo Sound City van a adelantar algo?

—Probablemente toquemos un tema que es el que venimos tocando, para mostrar algo, pero la etapa de ensayo del disco aún no empezó.

—Ustedes tienen una relación muy estrecha con Uruguay. ¿El vínculo con el público cómo lo has sentido?

—Hemos tocado pocas veces y siempre es bueno ir a tocar allá. Viajar es un poco caro y tampoco se da el boom que se da acá en Buenos Aires, así que tenemos que dar pasos firmes. Tenemos buena relación, se puede decir; quizás todavía no hemos intimado, pero sé que lo vamos a hacer.

—Han tocado en Japón y en otros países donde está la barrera idiomática presente. ¿Qué tiene Onda Vaga que le puede llegar a cualquiera?

—En algunos lugares somos unos seres raros. Creo que nuestra música los atraviesa por un lugar que no tiene que ver con las letras; siento que hay algo de nuestra música, de cómo la interpretamos que se capta. Nuestras letras y canciones tienen muchos ribetes y dobles sentidos que está bueno captarlos, pero si no las entendés también te divertís un montón.

—¿El vínculo con la música uruguaya ya venía en todos los integrantes de la banda?

—Venía en todos y siempre hay referencias. Yo soy muy fanático de Jaime Roos y del Canario Luna; El Kinto me encanta, El Príncipe, que hacemos una canción de él... Hay grandes cantautores. Iba mucho a Uruguay, mis vacaciones de mozo las pasaba en La Pedrera cuando La Pedrera no era lo que es ahora, y ahí lo escuchábamos.

—Como músicos, ¿qué encuentran de interesante en esas referencias?

—Hay algo de la sonoridad que tienen los uruguayos que es muy particular en cuanto a lo rítmico, y son grandes letristas. Creo que todo, como poetas y como músicos.

—¿Cómo los está afectando el momento cultural argentino actual?

—Por suerte estamos en una situación medio privilegiada porque acá llevamos mucho público. Hace un tiempo, cuando pasó todo lo de Cromañón, fue muy difícil; lo de tocar con Onda Vaga desenchufados también fue para tocar en los lugares que no tenían habilitación. Con las otras bandas que tengo, que llevamos menos gente, cada vez hay menos lugares. Pero también las crisis son oportunidades: el semillero de canciones se potencia.

—¿Crees que haber llegado a ese lugar de privilegio siendo independientes es una referencia para otras bandas?

—Ojalá que así sea. Se puede, todos nosotros antes de tocar en Onda Vaga, que tiene 10 años, estábamos en el circuito y nos conocíamos, y es relindo para conocer gente y armar proyectos, guetos musicales, juntar fuerzas. Todos los caminos son los correctos en cuanto al arte.

Festival musical.

Las puertas del Auditorio del Sodre abren a las 15:30 y el primer recital es el de Mandrake Wolf, a las 16:00. De ahí hasta la medianoche hay una cantidad de shows —Buenos Muchachos, Eté y los Problems, Alfonsina, AFC, Los Prolijos y más, conferencias y charlas sobre música. Hay entradas en Tickantel y boleterías a 600 pesos (precio único).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados