ENTREVISTA

Luciano Pereyra: "La música a nosotros no nos discrimina, la música te llega"

El cantante argentino conversó con El País sobre la cuarentena, los Premios Gardel y su colaboración con Lang Lang para "Me enamoré de ti"

Luciano Pereyra. Foto: Difusión
Luciano Pereyra. Foto: Difusión

Desde un sillón de su casa y en compañía de sus perros Poncho y Rocky, Luciano Pereyra charla con El País sobre algunas de las novedades que le llegaron durante la cuarentena: cinco nominaciones a los Premios Gardel por diferentes materiales, y el lanzamiento de su colaboración con el prestigioso pianista chino Lang Lang para una versión de “Me enamoré de ti”, tema que compuso el argentino y que popularizó David Bisbal.

-Tenés el reconocimiento del público que será lo más importante, ¿pero qué te pasa a esta altura de la carrera con los reconocimientos más formales, como estas cinco nominaciones a los Premios Gardel?

-Y cada vez es mucho más una caricia al alma, porque es donde más se valora el cariño de la gente, porque es la industria la que le hace caso a la gente. El reconocimiento del público a través de la institución, y las instituciones, los artistas, no seríamos nada sin el público. A mí me da mucha alegría y con esto ya está, no importa si después la estatuilla llega o no. Pero la alegría que te da cuando te dicen que tenés cinco nominaciones por diferentes trabajos, wow, es increíble. Me emociona profundamente y disfruto mucho más el momento de la nominación que el de la estatuilla, te diría (se ríe).

lo que se viene

Los Gardel y el nuevo disco

Las cinco nominaciones de Luciano Pereyra a estos Gardel son por distintos materiales. Por la colaboración urbana que hizo con la cantante Greicy, “Te estás enamorando de mí”, va por las estatuillas a grabación del año y a mejor dueto/colaboración. Además, #20AñosAlViento está nominado a mejor álbum en vivo; y el DVD de ese registro es candidato a mejor videoclip largo, igual que el de Romántico en el Teatro Colón. Los ganadores se darán a conocer este mes.

Mientras tanto, Luciano Pereyra trabaja en su nuevo disco: “con otros tiempos, con otros ritmos, distinto pero tampoco está mal. Uno se tiene que adaptar, adecuar y dentro de la adversidad siempre tratar de sacar lo mejor”.

-Pensaba en que una de las nominaciones es por el tema “Te estás enamorando de mí”, con Greicy, bien bailable y urbano. Y tu lanzamiento reciente, “Me enamoré de ti”, es una superbalada de piano y voz. Son los dos polos del mundo en el que te movés.

-Sí, se podría decir que es un resumen de lo que hago en el mundo de la música, me gusta ir por los dos lados. Pero vi que “Me enamoré de ti” la grabaron Los Totora y es una cumbia. Y de repente “Te estás enamorando de mí”, si me siento al piano, puede ser una balada también. Siempre hemos discriminado a la música por género, como para encasillar en diferentes lugares o tener una idea de a qué pertenece. Y la palabra es fuerte, porque la música a nosotros no nos discrimina: la música te llega, no importa si es balada, cumbia, reggaetón, candombe o tango. Si te emociona, la tomás como propia. Y la música sobre todo hoy cumple un rol superimportante de compañía; está en cada estado de ánimo y de repente necesitás levantar y te ponés a perrear, pero tenés un día para estar en calma y de repente suena Lang con el piano y aparece “Me enamoré de ti”. Y aparecen estas historias de amor, que me encantan. En diferentes géneros, diferentes ritmos, pero siempre cantándole al amor: como sea, pero el amor en todas sus formas.

-Esa es una buena definición de tu música, porque el amor es lo que sí está presente del comienzo hasta ahora.

-Sí, y me gustó también el hecho de fusionar, porque si bien me encanta el folclore y mi padre me ha enseñado mucho del folclore, mi padre también canta mariachi y pasábamos de Juan Gabriel a Vicente Fernández, y después a Gardel, a Horacio Guarany, Zitarrosa y terminábamos con Sinatra y Rolling Stones. Era como la playlist de vinilo que tenía mi papá un domingo, y eso es parte de lo que a mí me formó como músico.

-Hablabas de la música como compañía del estado de ánimo. En esta cuarentena, ¿en los momentos de desesperación, a qué música acudís?

-A la que está afuera de mi casa. Acudí mucho a la música del viento, de los pájaros; hay que escuchar a la naturaleza cada tanto (se ríe). A mí me gusta eso, la música que hay cuando me despierto, cómo canta el sauce y cómo cantan los pinos, hasta cómo cruje el techo cuando hace calor o frío. Y en lo musical, estuve escuchando mucho retro: me di mucho con La carretera de Julio Iglesias, con Raphael, la música clásica de Erik Satie que me fascina. Pero sí me refugié mucho en la música de la naturaleza, que es fantástica y curativa.

-Qué disco La carretera.


-¡El mejor! (Se ríe) Todos los temas de “La carretera” me parecen una obra de arte. Cantar “La carretera” a todo lo que da fue fantástico.

-¿Qué fue lo que más te sorprendió de esta alianza con Lang Lang, con la particularidad que ya tiene el grabar una canción muy conocida de tu autoría pero que la gente incorporó en la voz de otro?

-Lo más sorprendente es que me tuve que grabar yo solo. No sé, no pensaba que se iba a dar cuando me dijeron que Lang Lang quería hacer una colaboración con un artista latino. A ver, estamos hablando del mejor pianista del mundo, que en el medio de todo esto sacó una canción con John Legend, Celine Dion, Andrea Bocelli y Lady Gaga. Manda Lang Lang el piano tocado desde París y yo tenía que ir a Estados Unidos a terminar de grabar mi disco y pensé aprovechar a grabar ahí. Y de repente me tuve que poner un estudio en casa; siempre tenés un ingeniero que te graba y tuve que hacerlo yo solo, y mientras escuchaba el piano no lo podía creer. Y a veces no cantaba, ponía play y me quedaba detenido escuchando el piano. Apenas arranca la canción, las primeras notas de Lang Lang se escuchan el ruido de la madera, se escucha cuando pisa el pedal del piano… “Me enamoré de ti” tranquilamente podía estar sin mi voz, ¿para qué arruinar la versión cantando yo arriba de esto? (Se ríe)

-Al final, más de 20 años después, una circunstancia como esta te hace volver a tus inicios, a trabajar solo con lo que tenés a mano.

-Mirá, lo que creo es que soy un buen observador, porque siempre vi trabajar a mi padre y a mi madre. Mi padre pinta casas, siempre pintó casas, pero él levantó su propia casa: él hizo de albañil, de plomero, de carpintero, de electricista en su casa. Y hoy soy yo el que tiene que arreglar la aspiradora que rompí, cambiar una canilla, los focos de mi casa, y siempre lo vi a mi papá a hacer eso. Y es parte del autodidacta que todos tenemos dentro y me parece lógico, porque es una manera de seguir aprendiendo. Y no hay nada más lindo que acercarnos a lo humano día a día, no alejarnos de eso como nos pasó con las redes sociales, la tecnología, que nos estábamos alejando de los abrazos, de los besos. Y hoy extrañamos un beso, un abrazo, mirar a los ojos a alguien. Bueno, hay que valorarlo más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados