Hablan Por La Espalda presenta Sangre mañana en Bluzz

Llena tu cabeza de rock, de candombe y de caos

Cuando los hermanos Solana dicen que hay gente que opina que Sangre, el disco que Hablan Por La Espalda acaba de editar, es "accesible" en cuanto a su sonido, preconcebir una idea es un error.

Quizás sea más limpio que Macumba, menos destructivo y más contundente, pero no es para cualquiera, no es un disco fácil de escuchar. Aun así, ni Fermín ni Martín dudan a la hora de reconocerlo como el mejor álbum que la banda, que casi tiene 20 años (meses más, menos), ha logrado hacer.

"Nos esforzamos al máximo, queríamos que cada canción tuviera un resultado fino, elegante, y le pudiera entrar a la persona. Es como una canción de 40 minutos", explica Martín, el guitarrista, a El País en las horas previas al show de presentación que darán mañana en Bluzz Live. Después se discutirá si este trabajo les permitió ganar nuevo público; si pasó —y pasó— no fue premeditado, sino porque con el tiempo que llevan en el under nacional han logrado generar curiosidad.

Muestra de eso fue el resultado óptimo logrado con el crowfunding, método leal al "do it yourself" que predican y que usaron para financiar el álbum, producido por Nicolás Demczylo, guitarrista de Santé Les Amis. "A mí al principio no me convencía", confiesa Fermín, el cantante, quien igualmente no tenía miedo de no llegar a la meta porque sabía que podía confiar en sus seguidores "súper fieles. No nos iban a dejar tirados y es por lo que estoy más agradecido". Pero además de "la gente que nos hace el aguante", hubo otras donaciones: "el dueño de un lugar de comidas nos escuchó hablando en la radio, llamó ese día y puso 7.000 pesos para la causa. No nos conocía", cuenta todavía con sorpresa.

Sangre, parido en marzo de 2015, se traduce en una revisión de la banda (hay candombe, caos, gritos, hardcore) y en una celebración de la vida, tras unos cuantos palos recibidos en el plano personal. En los últimos años les tocó vivir tragedias —"problemas reales de la vida" y no de banda, aclara Fermín— que los marcaron a fuego. Cuando lograron superar todo eso, que los afectó bastante, paralelamente construyeron este álbum que esconde un doble concepto: el del lazo que a raíz de los malos momentos se fortaleció entre todos, más allá de lo familiar; y el de motor.


Si no puede ver el video haga click aquí

"Es la sangre que corre por las venas, caliente, intensa", dice Fermín. "También la canción Sangre resume el espíritu del disco: habla de llegar y que te peguen una piña en la cara, de que te levantes y sigas para adelante. El disco es eso, todas esas cosas y ninguna".

¿Corre por las venas lo mismo que hace (casi) 20 años? "La motivación siempre fue hacer música. Capaz antes tenía un mensaje más politizado y después la música fue el mensaje en sí, a través de la descarga, la visceralidad", apunta Martín. La palabra "politizado" dispara las ideas de Fermín, quien entiende que Hablan Por La Espalda hace política (no partidaria) con su actitud: "no buscamos entretener, buscamos afectar la vida de las personas, impactar duro en ellas".

El fin de ese impacto está ligado de manera intrínseca a lo visual, a lo que alguna vez vieron en shows de Chicos Eléctricos o de Cross en plena adolescencia. "Si no hubiese sido porque un día fuimos a Cavia y Pimienta y vimos a Cross con cinco personas más y pasó cualquiera, probablemente no existiría Hablan...", afirma el vocalista sin rodeos.

Esa noche, o esas noches, los afectaron tanto —eso es hacer política en la música— que se obligaron a tomar una postura estética en la que es fundamental el "cómo decir las cosas". "Y siempre fue importante el show en vivo, por más que la gente te diga: el cantante ya no se pone en bolas, ya no rompen escenarios que nunca lo hicimos, pero se hizo esa fama", dice Fermín. Quizás por eso se haya instalado la palabra "mística" en la órbita de Hablan..., que tiene presencia de banda de culto. ¿Y lo sienten así? Por momentos parece que sí, por otros no. "Pero si para la gente lo somos, capaz está bueno, porque a mí siempre me gustaron las bandas de culto", acota el vocalista.

En Bluzz Live, Hablan por la espalda ejecutará mañana desde las 23:00 este disco y algo más. "Va a haber mucha transpiración, calor, ida y vuelta", avisa Martín, y su hermano resume: "no tocamos desde noviembre y estamos con hambre, sed, todo junto; nos tienen con una soga al cuello y nos van a soltar arriba del escenario. Y vamos a tratar de hacerlo bien". A veces, dicen, cuando todo termina no se acuerdan de nada. "Y esos son los mejores toques".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados