La propia Discoteca

¡Qué lindos los ochenta argentinos!

Un canon personal de la historia de la música. Hoy: "Vasos y besos" de Los Abuelos de la Nada

Los Abuelos de la Nada
Los abuelos de la nada, una banda cargada de éxitos

Aunque Miguel Abuelo bien podría considerarse uno de los pioneros del rock argentino en la década de 1960, fue a la vuelta de su exilio francés (donde publicó un disco que está buenísimo, Miguel abuelo y Nada de 1975), cuando encontró su verdadera, o al menos, la más popular de sus voces. Fue con Los Abuelos de la Nada que, a pesar de venir de un viejo hippie, trajo una vitalidad nuevaolera y pop de la que el rock del otro lado del río andaba escaseando.

Vasos y besos consagró ese modelo que se valía de la pinta y la sensibilidad de Abuelo, sí, pero también de algunos de los otros integrantes entre los que estaban Cachorro López y Andrés Calamaro, quienes ya demostraban su valía en la música argentina.

Calamaro, que siempre demostró una capacidad para hacerse notar en bandas ajenas (le volvería a pasar en España con Los Rodríguez), aportó “Así es el calor” y “Mil horas”, dos de los grandes éxitos de la banda. Acá hay que sumar “No se desesperen” de Abuelo y Gustavo Bazterrica, “Sintonía americana” de Abuelo y López, y “Chalamán” de Daniel Melingo, para entender que Vasos y besos encontró a todos los Abuelos en una gran zafra creativa.

Y es ese sonido, hoy tan ochentero con teclados y saxofón, lo que le da a todo un toque retro tan lindo. Reggae, rock, pop y una balada bien de Abuelo (“Yo soy tu bandera”), conforman uno de los grandes momentos del rock argentino. Y aún funcionan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)