MÚSICA

Entre la libertad y las sorpresas

El dúo Los Buenos Modales toca en Solitario Juan.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los Buenos Modales. Foto: Difusión

Guillermo Beschizza y Santiago de Souza son amigos de toda la vida, se criaron en el mismo edificio, formaron sus intereses mano a mano y tuvieron, como cualquier adolescente enamorado del rock, el sueño de tener una banda y pegarla. Tocaron punk, grabaron en estudios precarios, fueron, vinieron y se cansaron de perseguir esa utopía.

Pero cuando volvieron a juntarse para recordar cómo era aquello de hacer música, esta vez sin ninguna ambición y dejando que las cosas siguieran su curso —"que fluyeran pero no en el sentido hippie", dice De Souza—, gestaron uno de los proyectos locales más elogiados del último año: Los Buenos Modales, un dúo de hip hop que produjo un gran primer disco con el aporte de algunos de los mejores raperos de la escena.

"Este disco lo hicimos para nosotros y para poder hacer cosas con amigos", explica De Souza en una tienda de café en la que está pasando música Rolo Borrazás, responsable de la promotora Pure Classic Music que editó la ópera prima de Los Buenos Modales. "Y es muy sorpresivo lo duradero que fue el impacto. Pasaron cuatro meses y la gente sigue hablando", acota Beschizza.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

El factor sorpresa del que hablan viene por varios lados: además de saldar una deuda más bien personal, esto era "un experimento" porque con el hip hop no habían hecho más que coquetear. Y si bien en un principio tuvieron la intención de hacer algo más ecléctico, el proyecto se fue encauzando hacia un género a medida que se sumaron los colaboradores. En el disco conviven raperos con diferentes encares, pero el resultado termina siendo muy orgánico.

"En un momento pensé: siendo el rap un lugar tan hermético, vamos a llegar nosotros dos y nos van a decir que somos dos caretas. Y pasó lo contrario", dice De Souza.

Libres.

Al final, aquella idea de entrecasa terminó convirtiéndose en la foto de una escena hiphopera que está en su mejor momento, más allá de que Los Buenos Modales no terminan de sentirse cien por ciento parte del género. "Para hacer cosas nuevas hay que tener libertad, y esa fue una de las características del proyecto", explica Beschizza.

Eso, entre otros elementos, fue fundamental para la repercusión y los obligó a armar una banda para el vivo. Mañana tocan en Solitario Juan (Rodó 1830) a las 23.00 con Arquero, LVZY, Sapo Gamboa, Santi Mostaffa y Seba Jones. Las entradas cuestan $ 150.

"Vamos medio sobre la marcha ahora, viendo qué rinde hacer. Capaz el próximo disco tiene un rapero solo y son todos cantantes, o salen instrumentales. No lo sabemos", comenta De Souza, manteniendo esa idea de libertad como bandera a seguir.

—¿Los Buenos Modales podría mutar a otro género, abordar otro estilo musical?

Guillermo Beschizza: Hay un hilo conductor y no nos vamos a desviar, pero siempre va a ser una mezcla de cosas. No vamos a salir a hacer reggaetón o folclore, pero tenemos nuestra libertad para movernos dentro de cierto lugar, caracterizados siempre por la producción y lo digital. Y también lo actual, porque nos gusta ser actuales.

Santiago De Souza: Es lo que impulsó este disco, esa búsqueda de sorprendernos a nosotros y hacer cosas que no habíamos hecho antes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados