música

Laura Canoura: una noche íntima y emotiva en el Solís

La cantante cerró el año con un gran concierto en el Teatro Solís, donde interpretó canciones propias y ajenas 

Laura Canoura en el Teatro Solís: Marcelo Bonjour
Laura Canoura en el Teatro Solís: Marcelo Bonjour

Con un recital íntimo, el jueves Laura Canoura despidió el año en el Teatro Solís. Acompañada de Andrés Bedó (piano y acordéon), Andrés Pigatto (contrabajo), Pablo Meneses (batería) y Matías Romero (guitarra), la cantante reversionó varias de los temas —suyos y de otros artistas— que definen sus 40 años de carrera musical.

La noche del jueves, que Canoura definió como un momento para “recibir, abrazar, recordar y evocar” a través de canciones, funcionó como una oportunidad para que su público, entre ellos los uruguayos radicados en el exterior que volvían a sus casas para pasar las fiestas, se reencontraran con esos temas que ya forman parte del repertorio esencial de la música uruguaya.

Canoura interpretó hermosas e íntimas versiones de clásicos de sus discos, entre ellos las tres canciones que abren su exitoso primer trabajo solista, Esa tristeza (de 1985): “Esa tristeza”, “Piropo” (donde se destacó el aporte de Bedó en el acordeón) y “Detrás del miedo” (donde se acompañó de un coro masculino de cuatro voces).

La cantante también interpretó algunos tangos (“Como dos extraños” y “Sueños de juventud”) y dos clásicos uruguayos (“Te abracé en la noche”, de Fernando Cabrera, y “Pago”, de Eduardo Darnauchans) que se convirtieron en los momentos más emotivos de la noche.

Detrás de la cantante y de la banda, se ubicaba una pantalla blanca donde se proyectaba una luz de color, que permitía crear diferentes ambientes en torno a lo que la letra y los arreglos transmitían. Como generalmente los temas transmitían cierta calma, gracias a los arreglos que evocaban reminiscencias del jazz, el color que predominó era un azul claro. 

En torno a las canciones, los músicos ofrecían arreglos acústicos, donde aportaban cálidos detalles basados en arpegios de guitarra, frases de piano y una batería tocada con escobillas, que le brindaban a la cantante una libertad y una base para que se pudiera mover con comodidad sobre la melodía de la canción.

Cuando llegó el momento de llevar al show hacia terrenos más rockeros, el color de las pantallas cambió a rojo. Así llegaron los temas “Seguir viviendo sin tu amor” (de Luis Alberto Spinetta) y “Mincho Bar” (de Buitres), este último, cantado junto a Gabriel Peluffo. Luego, la calma volvió al escenario y ambos cantaron una versión de “Los hijos de Gardel” —cuya letra parecía resumir perfectamente el espíritu de aquellos que volvían al país para pasar las fiestas—. La otra invitada al show fue Florencia Núñez, que cantó junto a Canoura una gran versión de su tema, “Pacto”.

Antes de interpretar “Movimiento”, del último disco de Jorge Drexler —que habla de que no existen las nacionalidades—, la cantante presentó a cada uno de los músicos junto a su ascendencia mientras celebró la llegada de los inmigrantes a Uruguay. Finalmente, cantó un íntima versión de “La vie en Rose”, de Edith Piáf, para cerrar un gran recital en el que demostró la calidad de su voz, su capacidad para versionar y adquirir temas de otros autores, y cómo logra emocionar al público a través de canciones.

ficha técnica

Laura Canoura [****]

Banda: Andrés Bedó (piano y acordeón), Pablo Meneses (batería), Andrés Pigatto (contrabajo), Matías Romero (guitarra), Martín Angiolini, Agustín Amuedo, Damián De Wailly y Nicolás Grandal (coros). Invitados: Gabriel Peluffo y Florencia Núñez. Cuándo: Jueves 27 de diciembre. Dónde: Teatro Solís. Lista de canciones: ”Esa tristeza”, “Como dos extraños”, “Señora Eme”, “Piropo”, “Te abracé en la noche”, “Hilo y dedal”, “Detrás del miedo”, “Pago”, “Sueño de juventud”, “El último café”, “Seguir viviendo sin tu amor”, “Mincho Bar”, “Los hijos de Gardel”, “Mujeres como yo”, “Pacto”, “Movimiento” y “La Vie en Rose”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)