Tras un sábado ajetreado, sigue la preventa para ver a los Rolling Stones

Larga espera que se comparte y se vive con mucha ansiedad

Punta Carretas ya recuperó su tranquilidad. Tras un sábado caliente y exaltado por la fiebre que se generó por la preventa de entradas para los Rolling Stones, todo volvió a la normalidad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El sábado Punta Carretas se llenó de fanáticos de todas las edades que fueron por sus entradas.

El sábado fue un día singular para el barrio, que se llenó de fanáticos de todas las edades dispuestos a soportar horas y horas en una fila para no quedarse sin entradas. Hubo fanáticos que durmieron en la vereda, otros que llegaron muy temprano con sus sillas, y más de uno aseguró haber visto golpes de puño. La policía se mantuvo en la zona, vigilando todo de cerca.

En el interior también hubo colas en distintos locales de Red UTS, pero con esperas muy discretas y sin mayores conflictos.

La preventa para clientes Santander continúa en el local exterior de Punta Carretas Shopping ubicado en la calle Solano García (o en el de Blanes Viale para usuarios Select), en principio hasta el 16 de este mes. La diferencia es que quienes van a comprar ahora ya no se encuentra con cuadras y cuadras de fila, sino que todo funciona fluidamente.

Así lo aseguró desde AM Producciones (responsable del show) Carolina Brause, quien le dijo a El País que hasta ahora la comercialización ha estado "a la altura de las expectativas".

Brause aclaró que la productora no manejará números de venta públicamente. De cualquier manera, El País pudo saber que ya se colocaron la mitad de los boletos del show, y que las entradas de campo que tenía Santander se agotaron. El banco, sponsor principal de este espectáculo, tiene un gran cupo de entradas disponibles.

Las de campo, como las de los taludes de las tribunas Ámsterdam y Colombes, costaban 2.350 pesos. Hay un rango amplio de precios, y las más caras, en el sector VIP más próximo al escenario (que se ubicará sobre la América), cuestan 21.500.

Ninguna de las localidades ubicadas en la cancha —los dos sectores VIP y las generales— serán con asientos, por decisión de la banda. Esto será igual en todos los shows de la gira América Latina Olé Tour.

Los precios también son similares en todos los países de la gira (Chile, Argentina, Brasil, Perú, Colombia y México, además de Uruguay). Para los tres conciertos que los Rolling Stones darán en Buenos Aires, el 7, 10 y 13 de febrero en el Estadio Único de La Plata, la preventa inició a la medianoche.

La diferencia con el recital del Centenario es que no habrá VIPs sobre la cancha, y que el escenario estará ubicado sobre una cabecera. Así, los precios de cancha y la cabecera opuesta son los más baratos: 1.250 pesos argentinos más 190 por costo de servicio (en total unos 3.750 pesos uruguayos)

Entonces, las "populares" costarán casi 1.300 pesos uruguayos más en Argentina que en Uruguay. Las más caras en La Plata saldrán unos 8.800 pesos uruguayos. Estas estarán ubicadas en las tribunas laterales, bastante más lejos del escenario que las famosas VIP de 21.500 pesos en el Centenario.

La venta general para el show de los Stones comenzará el 17 de noviembre, aunque podría adelantarse si se agota el cupo que tiene Santander.

De momento no se sabe más nada de la presentación más esperada del año, aunque en redes sociales ya trascendió que Jorge Drexler podría ser el telonero. En el lanzamiento del recital, la productora AM dijo que le habían enviado un listado "de cuatro o cinco bandas" a los ingleses, y que ellos elegirían cuál era la indicada para abrir.

En Twitter se inició una campaña para que Los Mockers, considerados los Stones uruguayos, toquen antes que sus colegas ingleses, pero se desconoce si ellos están entre los candidatos que manejan las majestades del rock.

Fin de semana a puro sol.

El sábado fue, hasta ahora, uno de los días más calurosos de la primavera. Quienes estuvieron durante horas bajo el sol terminaron bronceados, a pesar de tomar las mayores precauciones posibles. Algunos fanáticos estuvieron hasta 12 horas haciendo cola, una cola que se extendió hasta la rambla y que tuvo un movimiento muy lento. El sistema también presentó algunos problemas debido a la alta demanda, pero al final los presentes se fueron con su entrada en la mano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados