Kevin Johansen, el gringo rioplatense vuelve con lindas canciones

Se editó el nuevo disco del argentino, "Algo Ritmos" y participa Jorge Drexler

Kevin Johansen
Kevin Johansen juega con la música y las formas

Aunque técnicamente aparecen tres integrantes de la familia Drexler (Jorge; su esposa, Leonor Watling y Daniel), Algo Ritmos es propiamente un disco de Kevin Johansen. Y eso quiere decir un paseo por varios ritmos, letras ingeniosas (algunas en inglés) y esa voz profunda que solo puede ser de él.

Contando algún disco en vivo, este es el octavo álbum de este músico que nació en Estados Unidos, vivió en Montevideo y triunfó en Buenos Aires. Después de pelearla con canciones que, gracias a su mestizaje musical solo podían ser suyas, se hizo popular con “Down With My Baby”, un slow que fue cortina musical de Resistiré, un exitazo televisivo.

Kevin Johansen presentará "Algo Ritmos" en el Auditorio Adela Reta, el 30 de agosto.

Desde entonces ha conseguido mantenerse interesante y popular, sacando periódicamente discos, inventando proyectos (su gira con el dibujante Liniers, por ejemplo) y manteniendo una ética de trabajo y una simpatía de esas que siempre consiguen empleo. A eso ha sumado canciones como “Guacamole”, “Fin de fiesta”, “Anoche soñé contigo” o “Cumbiera intelectual” que le han permitido seguir paseando su música por este mundo.

La aplicación al eclecticismo queda claro en un disco que empieza con una especie de milonga juguetona (“De repente”), sigue con un brasilerismo (“Mi querido Brasil” donde están Jorge Drexler y los norteños María Gadú y Kassin, que es del proyecto Moreno +3) y termina en una suerte de trap (“La gente más linda” con la española La Shica) que es una novedad pero que suena a puro Johanssen con ese estribillo con eso de “no sé si lo ves, la gente más linda es la que no sabe lo linda que es” y está muy bien.

Entre esos dos extremos, hay dos canciones tranquilas en inglés (“Train of Thought” y “New York Without You”, dedicada a Hilly Crystal, el dueño del mítico CBGB, el mítico reducto neoyorquino donde debutó Johansen); otra angloparlante que está muy bien y parece de Serge Gainsbourg ya desde el título (“Cocktail Group”); cosas más experimentales (“Teletransportación” que es en la que está Daniel Drexler); sonido lounge (“Noche ideal”) y esa cancioncita lindísima (otro slow) que es “Tú ve”.

Es tan amplio el rango de inquietudes musicales de Johansen que en todo esos territorios se mueve con soltura. Y más si le suma como en un par de ocasiones esa pizca de humor que, como enseñaron los grandes graciosos, Johansen dice como si no pasara nada.

Como todo lo que ha hecho este gringo rioplatense, Algo Ritmos (¡cómo le gustan los juegos de palabras!) es un disco amable y simpático. Como su protagonista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)