PERFIL

Katy Perry está lista para volver a sonreír: nació su hija y lanzó su disco "Smile"

Luego del nacimiento de su primera hija, Katy Perry publicó este viernes "Smile", su nuevo disco, que aborda la superación 

Katy Perry publicó "Smile", su nuevo disco. Foto: Difusión.
Katy Perry publicó "Smile", su nuevo disco. Foto: Difusión.

Ya pasaron 12 años desde que Katy Perry lanzó “I Kissed A Girl”, esa canción que jugaba con la inocencia y la sensualidad (“Besé a una chica, y me gustó / Espero que a mi novio no le moleste”, dice el estribillo), que se encargaría de llevar a la estadounidense a ganarse un lugar como una de las mayores estrellas pop de lo que va del siglo XXI.

Los números los confirman. En estos 12 años vendió 18 millones de discos, 125 millones de singles digitales, consiguió nueve números uno en Estados Unidos y recorrió el mundo con giras de un éxito arrollador. Incluso lanzó su marca de perfumes, zapatos y maquillajes.

“Durante 10 años estuve en un loco viaje con velocidad de cohete”, le dijo recientemente la cantante al sitio NPR. “En todo ese tiempo estuve en una montaña rusa ascendente. Simplemente vas subiendo, pero sabés que, eventualmente, vas a tener que bajar”. Con el enorme éxito de Teenage Dream (2010), que le consiguió cinco números uno en Estados Unidos —el último artista en hacerlo fue Michael Jackson con su disco Bad— y del alegre y bailable Prism (2013), todo parecía indicar que su éxito no tenía límites.

Pero, como dijo la artista, la montaña rusa tenía que bajar. A ese descenso se le puede poner fecha: 9 de junio de 2017. Ese día, Perry —cuyo verdadero nombre es Katheryn Hudson— lanzó Witness, un disco de 15 canciones donde cambiaba el optimismo pop y los estribillos de estadios para acercarse a terrenos más oscuros y personales. “Si perdiera todo hoy, ¿te quedarías conmigo?”, es lo primero que canta en el álbum.

Witness fue mi manera de decir: ‘Bueno, no soy solo una dulce estrella del pop. Tengo otros temas para hablar y me gustaría mostrarlos’”, dijo en la ya mencionada entrevista. Pero el resultado no dejó muy contento a la crítica y mucho menos a los fanáticos. “Es como si el universo hubiera decidido que ya era hora de servirme un plato de humildad. Lo odié en ese momento pero, mirando hacia atrás, creo era muy necesario”, relató. “No podía estar en ese ciclo eterno de tratar de ser ‘la mejor estrella pop de todos los tiempos’”.

Así empezó el cambio. En una entrevista con Apple Music, la cantante de “Firework” y “Roar” reveló que el fracaso de Witness —que se publicó con una enorme campaña de difusión que incluyó un reality show para YouTube— dio paso a una etapa de depresión que, como había comentado en 2017 en su reality, la acechaba desde hace tiempo. “Siempre pensé que lo que hacía no era suficiente o que no pertenecía al club de las estrellas; sino que solo había tenido suerte y no era talentosa”, dijo.

Cuando los números de ventas y las estrellas en las críticas de sus discos comenzaron a bajar, Perry se replanteó su carrera. “Me di cuenta de que el mundo no quería escucharme. No me podía levantar de la cama y tuve que empezar a tomar medicamentos”, le confesó al periodista y DJ Zane Lowe.

Comenzó con un período de introspección y tomó la decisión de tener a su primera hija: Daisy Dove Bloom, fruto de su relación con el actor Orlando Bloom, que nació en la madrugada de ayer. “Estamos flotando con amor y asombro por la llegada sana y segura de nuestra hija”, anunció con un emotivo mensaje en su cuenta de Instagram. En ese tiempo, también se dedicó a componer las canciones de Smile, su nuevo disco, que llegó hoy a plataformas digitales.

El público ya había podido escuchar algunos adelantos y, desde la primera instancia queda claro que este es un nuevo comienzo. “Ha pasado un tiempo, / Pero ahora recuperé mi sonrisa, / Estoy tan agradecida”, canta en el alegre estribillo del tema que da nombre al álbum. En “Daisies” profundiza en esta nueva etapa, centrada en la superación: “Trataron de dejarme de lado, / Pero agarré esas piedras y palos / Y les mostré que podía hacer una casa”.

Smile le da espacio a la diversión y el baile ("Harleys In Hawaii", "Tucked" y "Cry About It Later"), pero también hay pasajes dedicados a sus momentos más oscuros. Perry demuestra que está lista para volver a sonreír y las nuevas canciones tienen lo necesario para que su viaje en montaña rusa vuelva a ser ascendente. El tiempo dirá qué pasará.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados