Entrevista

Julieta Rada y el renacer de un corazón diamante

En pleno proceso de cambio, la cantante está el martes en Inmigrantes con Zorrito Von Quintiero

Julieta Rada
Julieta Rada. Foto: Marcelo Bonjour

Hace un mes, una niña la vio en la playa con sus trenzas largas hasta la mitad del torso, el pelo negro torneado que se hace azul y termina en turquesa, y le preguntó si era una sirena. Julieta Rada, dueña de una belleza singular y cautivante, no pudo más que seguirle el juego en el que está siendo, asegura, uno de los mejores veranos de su vida.

De vuelta en la ciudad, charla con El País en la esquina de Paullier y Guaná que ahora es Inmigrantes, donde este martes a las 22:30 se presentará con Rockeo y Julieta (anticipadas hasta hoy en el lugar, o a la hora del show), el espectáculo que montó con Zorrito Von Quintiero y que hizo durante cinco martes en Portezuelo, con entradas agotadas.

Durante cinco martes, Rada se apropió de un repertorio de canciones rioplatenses, y se codeó hasta con Charly García. “Yo tenía un susto bárbaro porque no sabía qué tenía que hacer en ese momento”, confiesa y sigue: “Tenía que rellenarle los espacios, pero al final salió bárbaro, él se divirtió pila y fue re emotivo”.

Fue otra instancia de un acercamiento al rock que ya había empezado a darse explícitamente el año pasado, con su intervención en el tributo a Tótem, la histórica banda de su padre; y también en el colectivo Enlaces en el marco del Montevideo Rock. Y fue también la prolongación de un final de año muy movido, porque además de esos shows y de los que dio con su proyecto solista, estuvo cantando en la presentación de Confidence 2, disco de su padre, y en un homenaje a Aníbal Sampayo, en el festival Música de la Tierra.

“Me adoptó el rock, me adoptaron los rockeros”, dice con la sonrisa amplia Rada, que vio cómo su búsqueda artística que muta a paso acelerado, fue impactada el último año por su separación del guitarrista Nicolás Ibarburu, quien se había convertido en su compañero e impulsor creativo. Ahora, en pleno proceso espiritual, se prepara para instalarse en Argentina -“yo toco allá, acá en el último año toqué dos veces”, dice-, donde quiere armar disco nuevo y banda nueva. “A dúo no quiero tocar más”, afirma, y con los ojos marrones brillantes admite: “A fin de año empecé a renacer. Estaba medio muerta, y volví a nacer”.

Julieta Rada
"Dombe", el último videoclip de Julieta Rada

—¿Tu proyecto también se va poniendo más rockero?

—Desde antes de grabar mi segundo disco, yo ya estaba en ese plan de hacer una cosa más rockera. Corazón Diamante quería que fuera un disco de rock, en mi cabeza lo quería así. Después hago las canciones y no me salen muy rockeras; me sale algo, y uno después lo puede producir, darle otra estética. Mi intención es hacerlo; no sé si soy tan pura y tradicional del rock.

—¿Cómo te sentís ahora respecto a Corazón diamante y a tu primer disco?

—Ahora me estoy distanciando de esos discos, de esa etapa de mi vida. Los amo, pero quiero hacer algo nada que ver. Capaz yo siento que es nada que ver, y la gente lo escucha y sigue la misma línea. Para mí, empiezo otra faceta y otra etapa al no hacer las cosas con Nico. A mí me costó muchísimo empezar a hacer las cosas por mi cuenta, pero también fue necesario.

—¿En qué notás el cambio?

—Es que yo después de que me separé dije: nunca más voy a poder hacer una canción, si no es con él no voy a poder. Y me fui de viaje, compuse con otra gente y estuvo buenísimo. Cuando hice el clic empezaron a surgir cosas.

—Previo a la Corazón diamante, me dijiste que muchas veces veías a Ibarburu como músico, y pensabas que vos no servías para la música. ¿Eso ahora te pasa menos?

—Me está pasando menos, sí. Pasa que Nico es muy virtuoso y yo a veces me sentía disminuida al lado de él, pero eran cosas de mi cabeza. Él siempre me potenció y me dio para adelante. Pero viste que te agarran esas cosas, ¡es muy difícil hacer música en Uruguay! Es imposible que no te deprimas y quieras dejar la música; me pasa. Ahora por suerte tengo ganas de viajar, de grabar. Estoy sin pretensiones también: este año quiero grabar un disco, pero no quiero que sea el mejor disco del mundo. Quiero hacerlo para sacarme todo lo que tengo encima, y pasar a otra cosa.

"Este año quiero grabar un disco, pero no quiero que sea el mejor disco del mundo"

Julieta RadaCantante

—¿De qué hablan tus nuevas canciones?

—De mí. De cambios. Estoy medio espiritual, así que tienen una magia (se ríe).

—¿Te cuestionás que tu proyecto haya tenido tantos cambios en tan poco tiempo?

—Está buenísimo que pasen cosas, que hayan cambios. Obviamente uno se asusta cuando están pasando, pero son necesarios. Hay que pasar por una crisis para volver a nacer, para ver las cosas desde otro lugar.

—¿Por qué sigue pendiente hacer música con tu hermano Matías?

—Ya va a surgir en algún momento, tenemos algo que explotar los dos. Matías es la persona que más me entiende.

—¿Musicalmente o en la vida?

—En todo, me saca la ficha al toque. Y hablamos mucho, somos hermanos fuerte. Pero somos tímidos, tenemos algo medio trancado, no sé qué nos pasa. Pero ya lo vamos a superar.

—¿Y el disco que grabaron con Matías, Lucila y tu padre?

—Eso es un disco de mi padre, que se llama Lujuma Band, que cantamos todos y grabamos todos. Pero mi padre dice que iba a dejar ese disco para cuando se muera (se ríe). Creo que lo quiso presentar, le dijimos que no podíamos y dijo: “Bueno, quedará para cuando me muera”. Es muy gracioso, tiene cientos de discos que no sacó. No puede parar.

Julieta Rada y Zorrito Von Quintiero
Julieta Rada y Zorrito Von Quintiero. Foto: Josefina Tramontin

—Tal vez eso los tranca a ustedes: él no puede parar, y ustedes son más medidos.

—Sí, eso nos mata. Él es como un canal: le baja todo, saca para afuera y le chupa todo un huevo, y nosotros pensamos todo, somos re cabeza con Matías. Esa exigencia que está buenísima, porque si hacemos algo está bueno, es lo que nos tranca.

—¿Y en qué momento no pensás?

—Cuando estoy cantando en vivo. Ahí me libero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)