entrevista

Juan Casanova: "Sobrevivieron las canciones"

El cantante de Traidores antes de un nuevo show que revisita una historia musical de 30 años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
JUAN CASANOVA. foto: Ariel Colmegna.

Juan Casanova espera sentado en la mesa de un bar montevideano para iniciar una nueva ronda de entrevistas. La banda que integra, Traidores, volvió a los escenarios este año luego de mucho tiempo sin tocar en vivo, y la respuesta del público fue contundente: todavía hay muchos que quieren volver a escuchar las canciones del grupo.

Primero, Traidores iba a hacer un solo concierto en Bluzz Live, pero agregó dos fechas más por la demanda del público. Luego, en La Trastienda estaba planificado otro concierto, al que le sumaron otra fecha. "Es la magia que tienen las canciones de Traidores", dice Casanova entre agua mineral y café. Aunque él mismo se reconoce como "anárquico" y reacio a seguir dictados de otros, los años parecen haberle dado un andar más sereno y una actitud algo más conciliadora. Hasta está tomando clases de canto, dice. "No es fácil", dice entre risas Casanova.

"Mi profesora intenta darme algunas herramientas, pero me cuesta...", dice y vuelve a reír. Ahora que la banda volvió a la actividad en vivo, la pregunta de si Traidores volverá a componer y sacar nuevo disco, es natural. Casanova prefiere no decir nada definitivo. El grupo ha tenido tantas idas y venidas que prefiere no comprometerse, aunque también dice que tiene algunas cosas escritas, y que Víctor Nattero le ha mostrado algunas ideas que tiene para posibles nuevas canciones.

Mejor, entonces, seguir disfrutando del reencuentro con aquellos que siendo fieles a las canciones de la banda, gente que ha "adoptado" esas composiciones, como dice el cantante. A 30 años de la irrupción de Traidores en el rock uruguayo —con su consagración como parte del festival Montevideo Rock— Traidores sigue ocupando un lugar en la música uruguaya.

—¿Cómo recordás los discos que van a revisitar en esta oportunidad, Radio Babilonia y Primavera digital?

—Como una expansión en las letras de Traidores, que fue una banda muy montevideana. En los primeros tres discos se nota eso. El nombre Montevideo agoniza lo dice todo. En Radio Babilonia hay un claro intento de expandir las letras de la banda y la música también. Por ejemplo, de Montevideo agoniza pasamos a "Crónica del sur", que es un concepto más amplio. Y canciones como "Enemigo del mundo" y "Radio Babilonia" mismo, ya hablan de otras cosas como, la incidencia de los medios. Las canciones pasaron a tener diferentes niveles de interpretación. No son todas lineales, aunque de esas también hay en esos discos. Todo eso nos aportó una profundidad. Eso es lo que recuerdo de esos dos discos, fueron como una adaptación a los tiempos que se venían. El título Primavera digital es un claro ejemplo de eso, refleja lo que vivíamos. Traidores, si hay algo que tiene, es una descripción del paisaje interno de lo que se vive en un momento dado.

—¿Y cómo recordás que los recibió el público de Traidores?

—Creo que bien. Radio Babilonia, si mal no recuerdo, fue el disco más vendido de Traidores. Vino bien porque hubo, como decía, un aggiornamiento. La banda empezó como una agrupación punkie, y se sabe: las punkies, claramente son bandas "No future" (sonríe). Entonces, nos fuimos adaptando y sobreviviendo. Nuestra historia ha sido muy peculiar, con muchas idas y vueltas. Tampoco es que esos discos nos pusieran a un nivel de popularidad masiva, porque Traidores nunca fue una banda masiva. Yo siempre digo que Traidores no es para todo el mundo. Y no porque seamos una banda rarísima o extraordinaria, sino porque tenemos un núcleo de gente propio que nos sigue.

—Y personalmente, ¿cómo viviste este nuevo regreso?

—Estos shows fueron de los primeros en toda mi vida que pude disfrutar. No sé… Constaté que a mucha gente le gustan estas canciones, que de eso se trata: la gente va a escuchar canciones. Y éstas deben tener su valor, ya que hay muchos que las adoptan y las quieren seguir escuchando. Para mí es muy simple: nosotros proponemos un show, porque se dieron unas circunstancias. Yo, por ejemplo, hacía 20 años que no veía a (el bajista original de Traidores) Pablo Dana, que no tocaba junto a él. Cuando nos reencontramos todos, se dieron las ganas de ensayar, lo que llevó a dar unos shows. Volver a reunir a la banda con esta formación fue un impulso muy grande, nos dio fuerza. Y notar que hay receptividad, me puso muy contento. Traidores no es una banda que salga a hacer proselitismo. No salimos a vender un disco, porque no lo tenemos. Son ellas las que sobrevivieron, más que las formaciones que ha tenido la banda, y los avatares que nos han pasado en la vida.

—Cuando arrancaron, rápidamente ocuparon un lugar de líderes de la movida rockera junto a algunas otras bandas. ¿Cómo ha sido reinsertarse en el rock uruguayo actual?

—Para nosotros, siempre ha sido un comenzar de cero. Pero lo que ha primado son las canciones. Además, me he dado cuenta luego de tantos años que no hay música como la que hacemos nosotros. Nuestro estilo es muy peculiar. Entonces, entiendo que esa música encuentre su lugar en un panorama actual que es muy heterogéneo, que tiene muchísimas cosas. Como no hay música como la que hacemos nosotros, entiendo que ésta ocupe un lugar de una manera natural.

—No es solo nostalgia entonces.

—No. Es también cierto contenido también. Una forma musical y una forma de decir las cosas en las letras, que son comunes de encontrar en otras bandas.

—¿Van a sacar un nuevo disco?

—Tenemos ganas, pero muchas cosas tienen que suceder. Muchas cosas tuvieron que suceder para que pudiésemos tocar. Por eso nos tomamos cada show como el último. No sabemos qué puede pasar mañana. Esa ha sido la constante de Traidores siempre. La vida se ha encargado de juntarnos, de separarnos… Por un millón de motivos. Pero las ganas están. Creemos que este es un momento en el cual tendríamos cosas para decir, aportar algo. Vamos a hacer un intento de componer.

—¿Cómo será el concierto del próximo 28 en Sala del Museo?

—Vamos a hacer las canciones de estos dos discos, pero también vamos a tocar aquellas que todos quieren escuchar y cantar con nosotros.

—¿Tendrán invitados especiales?

—Va a estar el quinto beatle de Traidores, Hernán Romay, en la guitarra acústica, pero más allá de él, no. Queremos servir de mediadores entre las canciones y la gente.

Un nuevo recorrido por la historia

El viernes 28 y en Sala del Museo, Traidores volverá a revisitar su historia. Los tres conciertos en Bluzz Live y los dos en La Trastienda abarcaron los tres primeros discos de la banda.

"Para muchos, esta vuelta de Traidores fue una vez más un link hacia una adolescencia perdida, que ahora cambió", escribió Belén Fourment, quien cubrió uno de los conciertos en Bluzz Live.

Esta vez, el concierto del 28 estará dedicado a Radio Babilonia y Primavera digital, cuando la banda había salido de su etapa más juvenil para entrar en una fase más adulta. Radio Babilonia salió la venta en 1995 a través del sello Ruta 66 Records, con doce canciones. El segundo se publicó en 2002 a través de Koala Records, con 12 canciones propias y una versión del clásico de Jaime Roos "El hombre de la calle".

"Tenemos un historia para hacer referencias"

—¿Qué sentiste cuando escuchaste el disco de El Resto de Nosotros, la banda que integra Víctor Nattero?

—En principio me pareció bien que gente talentosa y buenos amigos hagan música. Luego, las consideraciones sobre el estilo y demás, va en cada uno. Y ta. Son cosas más subjetivas.

—¿Sentiste que esas canciones son canciones de Traidores, pero cantadas por otro (Alejandro Spuntone)?

—No. Porque son cosas marcadamente distintas. No sé por dónde iría ahora una composición de Traidores, pero estoy seguro que no va a ser como El Resto De Nosotros. Traidores tiene un gran "background". Tiene mucho para autoreferenciarse. Cuando empezamos a componer, escuchábamos la misma música. Hoy, todos escuchamos cosas distintas. Hay un camino hecho y, como te decía, podemos autorreferenciarnos. No copiarnos, porque no vamos a hacer de nuevo un Montevideo agoniza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados