Gala Aniversario

Jóvenes músicos con un programa de grandes

La Orquesta Juvenil del Sodre festeja 22 años con un concierto aniversario

La Orquesta Juvenil del Sodre celebra un nuevo aniversario con un concierto de gala. Foto: Difusión Orquesta Juvenil del Sodre
La Orquesta Juvenil del Sodre celebra un nuevo aniversario con un concierto de gala. Foto: Difusión Orquesta Juvenil del Sodre

Esta noche, a las 20.00 la Orquesta Juvenil del Sodre, bajo la batuta de su director fundador, Ariel Britos celebra un nuevo aniversario con un concierto de gala titulado Amanecer en América.

Será en el Auditorio Nacional Adela Reta y con un programa variado donde los jóvenes músicos demostrarán su experiencia interpretando: “Fantasía y Variaciones sobre el Carnaval de Venecia” de Joseph Jean Baptist Laurent Arban, “Preludios” de Jorge Mejía y la “Suite Gran Cañón” de Ferde Grofé. Quedan entradas por Tickantel y boletería del Auditorio y los precios van desde lo 60 a los 270 pesos.

El programa que tiene planeado la Orquesta, que terminó los ensayos este fin de semana, será el concierto de trompeta del Carnaval de Venecia. El cual estará seguido por la “Tocata” compuesta por el uruguayo Héctor Tosar en 1940, “una obra increíble que le tenemos unas ganas bárbaras” dice Britos emocionado. El maestro también adelanta que el compositor colombiano Jorge Mejía llegará como solista para la gala de esta noche. Este pianista de 45 años interpretará cinco de sus 25 “Preludios”, los que se interpretan precedidos de un relato. “Mejía es un compositor joven y está marcando una nueva manera de hacer música, porque une permanentemente lo que es la literatura con la música, es pura poesía lo que él hace”, dice Britos sobre el solista invitado.

Para el final de este concierto habrá algo de música descriptiva con la “Suite Gran Cañón”, que gracias a la proyección de imágenes, colores y sensaciones que acompañarán a la Orquesta, logrará teletransportar a los espectadores hasta esa imponente y escarpada garganta creada por la naturaleza. “Será como para estar ahí”, dice Britos quien agrega que gracias al uso de imágenes se logrará mostrar “lo que busca Grofé a través de su música”.

Este concierto es un punto alto en una programación muy destacada para la orquesta que conduce Britos, y que tendrá, en su programa anual una ópera, un ballet, dos conciertos y un espectáculo junto a Gustaf.

En su mejor momento se encuentra esta Orquesta de jóvenes músicos que en agosto interpretará la ópera Dulce Rosa, siendo la segunda vez que esta historia basada en el cuento de Isabel Allende, Una venganza, se represente en el mundo, y la primera vez en español.

Los conciertos siguientes serán la sinfonía “Patética” de Tchaikovsky en agosto y más adelante: Identidad, donde junto al maestro y bandoneonista Raúl Jaurena, mezclarán tango, folclore y candombe como eje temático del concierto que realizarán en noviembre.

Para fin de año, la Orquesta Juvenil se podrá al frente del ballet El Cascanueces, que interpretará el Ballet Nacional del Sodre, y cerrará el año con una Gala de Año nuevo, donde la música de las películas será el hilo conductor junto al artista invitado: Gustaf.

La más joven de las orquestas sinfónicas de nuestro país fue creada hace 22 años y siempre ha sido dirigida por Britos, quien entiende que el balance de este tiempo ha sido impresionante, superando “todas y cada una de las expectativas”, dijo el maestro uruguayo de 49 años que se ha formado en Venezuela y que la semana pasada recibió el premio “San Felipe y Santiago” por su compromiso y contribución al desarrollo de programas musicales para niños y jóvenes del país.

“Comenzamos con un proyecto que era una cosa muy ideal, de alguna manera, que no sabíamos si se iba a poder concretar y poco a poco nos fuimos dando cuenta que la cosa iba a mas”, recuerda Britos y agrega que actualmente la Juvenil es una orquesta consolidada que además se retroalimenta en el sistema “porque hay un montón de niños y jóvenes que están tocando música”.

Así, ese proyecto de largo plazo está dando sus buenos frutos con una nueva generación de músicos que se insertan en diferentes orquestas de nuestro país y el exterior, una vez cumplida su etapa en la Orquesta Juvenil del Sodre.

Es que esta orquesta funciona como un semillero para nuevos músicos y además es integradora, ya que los jóvenes después de pasar por la Juvenil, llegan a distintas instituciones musicales. “Hay un gran porcentaje de la Orquesta del Sodre que está conformada por músicos que han sido exportados de la Juvenil, lo que nos llena de orgullo”, agrega Britos.

Para más adelante, la Orquesta Juvenil del Sodre realizará más conciertos, una ópera y un ballet. Foto: Gentileza Orquesta Juvenil del Sodre
Para más adelante este año, la Orquesta Juvenil del Sodre realizará más conciertos, una ópera y también un ballet. Foto: Gentileza Orquesta Juvenil del Sodre

Eso implica un trabajo de formación que se inicia en las primeras etapas, en la Orquesta Juvenil, para después pasar a la orquesta de mayores, o a distintas instituciones artísticas de Uruguay y también del exterior.

Y Britos entiende que esa es la idea de base, que los jóvenes trabajen para poder ser proyectados, y “una de las opciones es la Orquesta del Sodre, que es lo natural, o el resto de los organismos profesionales del medio. También muchos van al exterior”, dice, aunque entiende que cada vez son menos los que emigran. Muchos músicos jóvenes, como la trompetista, quien será solista en el concierto de hoy, Agustina Motta (ver más abajo) han recibido cursos en el extranjero gracias a convenios que tiene el Sodre con diferentes instituciones. Motta por ejemplo lo hizo hace poco en Miami donde participó de clases con el profesor Aaron Norlund en la New World Symphony y en el Miami Dade College.

El que sus músicos emigren, es una mezcla de emociones para Britos, “es un poco de alegría y de tristeza”, dice, aunque reconoce que cada vez son menos los que emigran, “porque el medio está ofreciendo más y mejores condiciones. Así que poco a poco estamos pudiendo conservar ese capital humano”.

Y si bien las expectativas antes eran formarse en Uruguay para luego viajar al exterior, afortunadamente eso se está revirtiendo, dice Britos. “Antiguamente había una cuestión flotando sobre que exitoso era el que lograba emigrar, hoy exitoso es el que logra quedarse en Uruguay y construir al mejoramiento del medio”, dice Britos que agrega que “es una forma de vida, vivir de la música”.

Agustina Motta: una joven solista que llega acompañada por su trompeta

Agustina quería estudiar trompeta cuando tenía siete años y le propusieron estudiar música, pero su madre prefería la flauta, seguramente por el barullo que implica ese instrumento de viento. Al final su hija pudo más y comenzó a estudiar trompeta. Con 11 años ingresa a la Escuela Municipal de Música, donde egresa como profesora de trompeta. Actualmente Agustina Motta tiene 21 años y es integrante de la Banda Sinfónica de San José y es extra en la Orquesta Sinfónica del Sodre y la Filarmónica de Montevideo. Este año, ganó por segunda vez el concurso Jóvenes Solistas que organiza la Orquesta Juvenil, gracias a sus cuatro y su premio es todo un desafío, interpretar la “Fantasía y Variaciones sobre el Carnaval de Venecia”. Una obra muy compleja de interpretar ya que “lleva al límite la capacidad técnica de la trompeta”, dice Motta quien ha tenido estos reconocimientos gracias a un gran tesón y a las cuatro horas diarias que dedica, además de los ensayos regulares con la Orquesta Juvenil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º