Novedad

Los Jonas Brothers vuelven con un nuevo disco lleno de buenas canciones

"Happiness Begins" es el sexto álbum de los hermanos Jonas después de años de separación

Jonas Brothers
Jonas Brothers, los hermanos siempre juntos. Foto: Difusión

Los ídolos adolescentes también crecen y eso que es una maldición para muchos, es parte del encanto de los Jonas Brothers. Diez años después de su último disco, acaban de editar Happiness Begins y han demostrado que mantienen su principal encanto y que cualquier cosa que hagan siguen siendo un evento seguido por millones de fanáticos. Esa sí que es una bendición.

Formados como un emprendimiento familiar en 2005, rápidamente consiguieron un contrato con Hollywood Records, cuya empresa madre, Disney, que los puso al frente de una película para su canal, Camp Rock, que tuvo secuelas y un montón de merchandising. Se convirtieron en la sensación de su tiempo (son de la misma promoción que, entre otros, Miley Cyrus y Demi Lovato) y sacaron cuatro discos de los que vendieron unos 20 millones de ejemplares.

En 2010 decidieron separarse para encarar proyectos personales que funcionaron más o menos bien (Nick Jonas hizo escala en Montevideo en su gira de 2011) y mantuvieron su estatus de personajes públicos (Joe Jonas está casado con Sophie Turner, la de Game of Thrones) y mantuvieron viva la ilusión de que se volvería a reunir.

Happiness Begins es, así, el quinto disco de Nick, Joe y Kevin y como anticipa la fórmula, está lleno de un power pop guitarrero que siempre ha sido parte de su estilo: como boy band, los Jonas siempre han estado más cerca de los Hanson que de los Backstreet Boy. En todo caso han sabido moverse en el medio de esos dos senderos.

Para eso, como también aconseja el manual, se rodean de un montón de productores y compositores entre los que están Frank Dukes, Shellback, Ryan Tedder y Mike Elizondo, entre otros. Cualquiera de ellos está detrás de un montón de las canciones que suenan en la radio o los más chicos de la casa escuchan en YouTube.

Eso le da una actualización al sonido de la banda con un modelo que, en algunos momentos parece ser Maroon 5, y en otros tantas bandas que andan por la vuelta. Eso no va en detrimento de lo que hacen: las canciones pasan por distintos estilos. Hay reggae (“Only Human”, “Every Single Time”), pop sintetizado ochentero (“Don’t Throw it Away”), baladas (“Love Her”, “Hesitate”), pop contemporáneo (“Sucker”, “Happy When I’m Sad”), entre otros géneros.

Es, así, un repaso a las posibilidades del pop actual. Eso, claro, puede hacer perder un poco de personalidad a Happiness Begins pero eso es parte de este tiempo. Lo importante es que las canciones están buenas y que, a diferencia de otros, los Jonas Brothers son unos ídolos adolescentes que han sabido crecer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)