Lanzamiento

John Fogerty celebra con un disco en vivo los 50 años de Creedence Clearwater Revival

El cantautor presenta canciones de toda su carrera como la banda y como solista

John Fogerty
John Fogerty en vivo en Colorado

Aunque su aporte a la historia del rock se concentra en algunos pocos años a fines de la década de 1960 y a hacerle pasar buenos momentos “rockeros” a un montón de generaciones posteriores, John Fogerty es un dios menor. La irregularidad de su carrera solista y el negarse a volver como Creedence Clearwater Revival, la banda que lideró y le dio popularidad, ha ayudado a que muchas veces sea olvidado por la crítica.

Quizás sus seguidores, que en Uruguay solían ser muchísimos, encuentren un argumento a su favor en la edición de este 50 Year Trip: Live at Red Rocks que celebra el medio siglo de la edición, en 1968, del primer disco de Creedence. El album es el registro en vivo de un concierto en Colorado el 20 de junio de este año.

El setlist está integrado por todas las grandes canciones de Creedence y de su etapa solista, reproducida con fidelidad a los originales por una banda de sesionistas de esos que nunca fallan. La base rítmica, por ejemplo, está armada con Kenny Aronoff (que viene dandole profesionalmente a la batería desde que acompañaba a John Mellencamp a comienzos de la década de 1980) y James LoMenzo, quien fuera integrante de los hair metal de White Lion hace 30 años. En la banda, además hay varios apellidos Fogerty y en la mezcla y en la producción están Bob Clearmountain y Bob Ludwig, dos productores de las grandes ligas del rock.

Con todo ese equipo, está claro que esta es una reversión profesionalísima de canciones que, de alguna manera, todos conocemos un poco más precarias, una característica del sonido de Creedence. El disco comienza con “Born in the Bayou” y se cierra con “Proud Mary” y entre las 17 canciones restantes están, obvio, “Who’ll Stop the Rain”, “Hey Tonight”, “Have You Ever Seen the Rain”, “Down in the Corner”, “The Old Man Down the Road”, “Fortunate Son”, “Bad Moon Rising” y alguna de su carrera solista como “Rock and Roll Girls”.

El conjunto deja claro el poder de Fogerty para componer canciones pegadizas que toman impulso en el rock y tienen apuntes del folk y del country. Su música es como una versión sin drogas, ni depresión de Neil Young.

Con una banda así y un repertorio como ese 50 Year Trip: Live at Red Rocks (que, de paso, tiene una horrible tapa hippie de psicodelia para turistas), va a dejar bailando sobre un pie a sus seguidores. A pesar del profesionalismo, que impide cualquier error y no deja nada librado al azar, la banda suena como un grupo de amigos tocando en el boliche de la esquina.

Y fue eso terrenal, lo que hizo que Fogerty sea visto, por su parcialidad como un genio del rock. No tanto pero no está mal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)