ENTREVISTA

Javier Malosetti: "En Uruguay me di los gustos más grandes que un músico se puede dar"

El músico argentino se presenta mañana en la Sala Camacuá y antes charló con El País sobre sus discos

Javier Malosetti. Foto: Difusión.
Javier Malosetti. Foto: Difusión.

Mañana te vas a presentar en la Sala Camacuá con La Colonia. ¿Cómo surgió el trío?

—Arrancó de una necesidad. Yo tenía un cuarteto pero que cambiaba mucho de músicos porque se me iban de vacaciones largas. La Colonia fue por la edad de los músicos y segundo porque fue como una alternativa veraniega. Hace dos años estamos tocando Fue mutando y quedamos tres. Está bueno porque aparecieron un montón de cosas gracias a la comunicación de tres patas. Ya grabamos el disco y lo vamos presentar en la Sala Camacuá.

—¿Qué podés adelantar del álbum del grupo?

—Es el trío más algunos invitados. Hay música nueva, compuesta para la formación. En vivo estamos presentando esas canciones y hacemos algunos temas de Spinetta, como “Extiéndete una vez más”, que es una canción muy amorosa. Siempre es lindo desempolvar algunas canciones y volver a sentirlas. Algunas las toqué con él en vivo y siempre es un lindo recuerdo.

—Durante años participaste de la banda de Spinetta. Tu primer disco con él fue Don Lucero, de 1989. ¿Cómo recordás esos días?

—Yo entré a la banda para presentar los temas de Téster de violencia, que recién lo habían grabado y Machi (Carlos Alberto Rufino) recién se había ido de la banda. Entré a presentar los temas y Luis empezaba a preparar los temas de Don Lucero, que se presentó con dos shows en el Estadio Obras.

—¿Cómo era el ambiente que se generaba en los ensayos?

—Eran mágicos. Luis era mi héroe y yo tenía 23 años. Soy muy afortunado. Tengo recuerdos muy amorosos: diversión, risas, música, porros y viajes. Mi viejo (Walter Malosetti) era músico de jazz y yo tocaba con todos los músicos de jazz argentinos. Ya tenía un piso, pero tocábamos en lugares donde estaba el mozo y el chabón de la barra. De repente pasé a tocar en situaciones multitudinarias. En ese momento, Luis hacía un montón de giras: nos fuimos a Nueva York, a Europa y fuimos por toda Latinoamérica. En ese momento el Flaco estaba al mango, después se hinchó las pelotas y se guardó un poco más y fue más selectivo con las tocadas. Yo lo agarré en un momento muy fructífero: Exactas, Pelusón Of Milk, Don Lucero. Después vino toda la tanda de que él se guardó a silencio y después apareció Los Socios. En eso yo vuelvo para Los Ojos, Silver Sorgo, Obras en vivo, Para los árboles, Camalotus y vuelvo a salir hasta Las Bandas Eternas. Pero nos seguíamos viendo y tomando mates. Me hacía escuchar los discos antes de que salieran: te sentaba adelante de la consola. Su casa era un estudio de grabación, te sentaba adelante de la consola y te ponía los temas nuevos, bien fuerte. Remanija te los bailaba y te los cantaba en la otra oreja. Era un momento refuerte: tenías al Flaco cantándote, bailoteándote y poniéndote la música nueva. Te daba un té y un porro; era un agasajo. Era un amor, un ser de otro planeta.

—Con Ruben Rada grabaste el disco Varsovia, donde tocan varios clásicos de su carrera. ¿Cómo surgió?

—Yo tocaba en un programa de Bobby Flores que se llamaba Música para soñar, donde los músicos venían a jugar a hacer otra cosa: un rockero cantando un tango y una folclorista un standard de jazz. Rada vino y cantó “Georgia On My Mind”, un clásico popularizado por Ray Charles, y fue impresionante. Después de eso nos dimos manija y armamos fechas. Nos juntamos una vez a charlar en un bar y me dijo: “Yo me voy a Montevideo y vuelvo en dos semanas. De los temas míos poné la música”. Me saltó el fan y elegí todas canciones de él. En el disco solo hay tres mías, y eso que es doble (se ríe).

—¿Cómo es tu relación con la música uruguaya?

—Soy fanático de la música uruguaya de toda la vida y en Uruguay me di los gustos más grandes que un músico se puede dar: pude tocar murga y candombe con Jaime, con Rada, pude tocar candombe-beat con los hermanos Fattoruso, y los hermanos Ibarburu. Ahora voy a la Camacuá y quiero renovar el idilio que tengo con Montevideo desde hace tiempo. Tengo muchas ganas de tocar allá.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)