DISCOS

Jaime Roos: cuatro reediciones que alivian la espera de su regreso a los escenarios

Una mirada a la nueva entrega del proyecto Obra Completa, que incluye los discos "Si me voy antes que vos", "Concierto aniversario", "Contraseña" y "Fuera de ambiente"

Jaime Roos. Foto: Archivo El País.
Jaime Roos. Foto: Archivo El País.

Jaime Roos sigue preparando su regreso a los escenarios. Pero antes de la serie de cuatro recitales históricos que ofrecerá en agosto de 2020 en el Auditorio del Sodre (ver recuadro), el músico está concentrado en terminar el proyecto Obra completa, que se encarga de rescatar toda su obra discográfica con una mejor calidad de audio, una gráfica cuidada y una reseña histórica de cada álbum.

El viernes pasado, la penúltima tanda del proyecto llegó a disquerías uruguayas. Si me voy antes que vos (1996), Concierto aniversario (1998), Contraseña (2000) y Fuera de ambiente (2006) regresaron a las bateas. A continuación, un repaso de los cuatro lanzamientos.

mediosiglo

El regreso en el Auditorio Nacional del Sodre

A principios de mes, Jaime Roos anunció que en agosto de 2020 volverá a los escenarios tras cinco años de ausencia. Con cuatro presentaciones en el Auditorio Nacional del Sodre Dra. Adela Reta para los días 6, 7, 8 y 9 de agosto, el músico ofrecerá un espectáculo llamado Mediosiglo y tendrá dos propósitos: cerrar en vivo su Obra completa, la reedición remasterizada que realizó el sello Bizarro (y que tendrá su última entrega en otoño del año que viene); y celebrar los 50 años de su carrera.

El repertorio incluirá unas 30 canciones que serán interpretadas por la banda más grande que ha tenido Roos, conformada por 21 músicos.

Las entradas van de 800 a 4200 pesos, y se consiguen a través de Tickantel. Todavía quedan entradas para las cuatro fechas, pero varios sectores ya están agotados.

1996

"Si me voy antes que vos"

En esta nueva entrega, Si me voy antes que vos es el protagonista porque deja un sabor a justicia tras 23 años. La razón es que la versión original —que estuvo a cargo de Sony Music Argentina—, no logró el resultado que Jaime Roos esperaba. “Por primera vez en mi vida, la aparición de un disco nuevo me produjo amargura”, escribió el músico en el libro interno de la versión definitiva. Tras la imposición de “fecha inamovible de entrega”, Roos planificó mal la grabación y el disco se editó con una canción menos (“Sin saber por qué”), varias mezclas de sonido mal terminadas y una masterización defectuosa.

Pero, finalmente, Roos logró plasmar su objetivo inicial. Y el resultado sorprende. Si me voy antes que vos es el disco perfecto sumergirse en detalles. Además del éxito de la canción que da nombre al álbum, hay una serie de temas que comprueban su madurez creativa.

En este disco, Roos termina de consolidar su personalidad vocal; esa voz grave tan reconocible. Al escuchar, se puede sentir cómo Roos que estira la última vocal de cada frase para brindarle más musicalidad, influencia directa de la murga y del tango. Esa forma de cantar que dio sus primeras muestras en 1992 con “Cuando juega Uruguay” y en 1994 con La Margarita, termina de completarse en canciones como “Bienvenido” (dedicada a El Kinto), “Expreso horizonte” y “Good-Bye (Tazón de té)”.

Tómense un tiempo para comparar la voz arrolladora de “Bienvenido” con la de su debut, Candombe del 31 (1977), y podrán comprobarlo. Aquel Jaime de canto tímido, contraído y hasta tierno que le daba voz a “Cometa de la farola” y a “Señorita Efe” ya forma parte del pasasdo.

Lo interesante del disco es que esa voz profunda de Roos logra el equilibro justo gracias a la participación de timbres femeninos. Si me voy antes que vos es su disco con más presencia femenina e incluye las voces de Mercedes Sosa, Adriana Varela e Hilda Lizarazu. Ese detalle —junto al sonido fresco que trae su grupo La Doble, que incluye a Gustavo Montemurro y a Nicolás y Martín Ibarburu— le da otra sonoridad al álbum.

Ahí es donde brilla la segunda versión de “Si me voy antes que vos”. Con Sosa como voz protagonista, se logra uno de los mejores momentos del disco. Si en la primera versión el coro murguero transmitía imágenes de un hombre que le canta a su pareja, en la que tiene a la argentina como protagonista se transmite la ternura de una madre que le canta a sus hijos. El coro femenino (Estela Magnone, Verónica Condomí, Silvia Iriondo, Liliana Vitale, Malena Muyala y Gabriela Gómez) le agrega más emoción a la letra.

El otro destacado es "Los murguistas", con letras compuesta por Raúl Castro. Con la voz arrabalera de Adriana Varela mezclando el sonido tanguero con una agresividad casi punk, la letra pinta fielmente la imagen del murguista: "Los murguistas no pegan con el melodrama / No suelen abordar asuntos trascendentes / Se patinan la vida entre el cuento y la fama / Boxeando en el tablado, cantándole a la gente". Lo mejor llega sobre el final, cuando la argentina le da paso a Los Mareados, que ofrecen un hermoso larareo de casi dos minutos. La canción llega a la cúspide cuando Luis Urrutia intercede para lanzar un "la despedida" que emociona. 

1998

Concierto aniversario

A 20 años del lanzamiento de Candombe del 31, Roos ofreció seis recitales en el Teatro Solís para repasar los éxitos de carrera. Tras haber agotado las fechas, organizó tres más con el objetivo de grabar un disco en vivo que reflejara fielmente la propuesta de sus shows.

El repertorio de 17 canciones mezcla éxitos como “Si me voy antes que vos”, “El hombre de la calle” —en una versión con canto a lo barra brava incluido— y “Amándote”, con algunas canciones menos conocidas. Entre las caras B, brilla “Victoria Abaracón”, que originalmente fue grabada en Mediocampo (1984) con la voz principal a cargo de Eduardo Mateo. En esta versión, Roos toma el protagonismo para narrar la oscura historia de su bisabuela ("Dicen que era de los blancos / Tres hermanos enterró / Dicen que mató al marido / y con otro se casó").

La Doble, su grupo acompañante, toma el protagonismo cuando “Las luces del Estadio” se engancha con “Se va la murga” (una versión instrumental y dramática de “Retirada”). Lo mismo sucede con “Esta noche”, de 7 y 3, que da espacio a una larga improvisación de sintetizador a cargo de Hugo Fattoruso. Pero el momento esencial del show llega con “Tal vez Cheché”, que saca lo mejor de la banda y una se carga de una energía aplanadora. Nuevamente, Fattoruso es la estrella gracias a su canto sobre sus frases de teclado improvisadas. Todo por encima de los tambores y del canto de Roos (“Fénix, Fénix, no baja”).

2000

Contraseña

Luego de haber producido el disco Cuando el río suena (1999), de Adriana Varela, donde la argentina versionaba clásicos del repertorio rioplantense, Roos se propuso un proyecto similar. En Contraseña (2000), interpreta 12 canciones de 12 autores montevideanos para ofrecer una puerta de entrada a la música uruguaya. 

El concepto se termina de completar con la portada, tal vez una de las más representativas de su carrera. Parado delante de un cartel vial que muestra a una figura humana jugando al fútbol, Roos termina de lograr la representación del sentir uruguayo. 

La contraseña para entrar a la música uruguaya empieza con “Amor profundo”, uno de sus mayores éxitos. Compuesto por Mandrake Wolf, el tema abre con una emotiva interpretación del Zurdo Bessio para terminar de darle sentido al amor por el canto como un antídoto para las heridas. La letra se relaciona con la de “Brindis por Pierrot” porque la tristeza funciona como una agregarle más emoción al canto (hay que recordar al Canario Luna cantando: “Descubro el dejo de amargura / Que ni la mejor partitura le pudo marcar a mi voz”), mientras que el canto funciona como un antídoto a la melancolía.

Además de "Amor profundo", hay espacio para otras grandes versiones por fuera de los clásicos. Así, destacan el rescate de “Andenes” (compuesta por Estela Magnone), “Calle Yacaré” (de Roberto Darvin) y “Sin saber por qué” (que Roos compuso junto a Jorge Galemire). 

El valor de esta nueva versión está en las cinco canciones extra. Primero, una versión de “Siga el baile”, que formó parte de la película Luna de Avellaneda (2004), de Juan José Campanella. A su vez, hay cuatro canciones que no habían entrado en Concierto aniversario: “La hermana de la Coneja”, “Expreso Horizonte” (en una versión superior a la de estudio), “Tu laberinto” (con Roos tomando la voz principal a diferencia de la versión original) y “Colombina”.

2006

Fuera de ambiente

El último disco de estudio de Roos, es uno de los mejores de su carrera. Si bien se convirtió en el más exitoso de su carrera -fue quíntuple platino en un mes, gracias a un acuerdo de distribución con Ancap-, la falta de éxitos hizo que quedara un poco oculto entre otras piezas de su discografía.

Al igual que Si me voy antes que vos, este disco de 2006 no dejó del todo satisfecho a Roos. La razón es que el acuerdo terminó apurando el lanzamiento y el músico no se quedó conforme con el resultado final. Trece años después, y tras una remezcla, Roos logró el resultado que esperaba.

El álbum abre con “Postales para Mario”, sobre arreglos de candombe beat, Roos le canta al medio siglo de vida y celebra su amistad con el fotógrafo Mario Marotta. Luego, “Por la mirada”, la tercera canción del disco, es una de las joyas de su discografía. Allí, Roos habla de la calidez que logra la comunicación a través del contacto visual ("Por la mirada se ve más lejos / Por la mirada se llega antes que el otro / se sabe cuando creer, / Sin miedo a crecer, se sabe"). Todo construido sobre arreglos de candombe beat y una voz bien cálida.

“Vida número dos”, muestra al Jaime Roos más honesto y gracias a una de sus mejores letras: “Recién vi a un extraño con un rostro familiar / Ahora entiendo al resto cuando me mira mal / El del espejo soy yo / Extraño animal”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)