MÚSICA

Los invitados que hablan portugués

Vespas Mandarinas abre los dos shows del Cuarteto de Nos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vespas Mandarinas. Foto: Difusión

Vespas Mandarinas tenía el repertorio de su primer disco, Animal nacional, cerrado. Había grabado bases y todo marchaba según lo previsto, pero apareció una canción que cambió los planes. Una amiga del cantante y guitarrista Chuck Hypolito le mostró "Ya no sé qué hacer conmigo", del Cuarteto de Nos, y él se puso a traducirla.

"Apareció la versión y decidimos incluirla", dice Hypolito a El País a horas de haber llegado a Montevideo, pero el bajista Thadeu Meneghini lo corrige: "No decidimos, no teníamos cómo no colocarla". Al final, "Ya no sé qué hacer conmigo" sería uno de los éxitos de Animal nacional.

Ahora, Vespas Mandarinas cerrará un círculo al tocar en el Teatro de Verano, hoy y mañana a las 20:30, previo al Cuarteto de Nos. Tienen una mezcla de emociones, cuentan en un portuñol bastante comprensible, porque además esta será la primera vez que tocarán fuera de Brasil.

"Fue amor a primera vista con este tema", comenta Hypolito, y manifiesta su entusiasmo por este intercambio cultural, ya que en Brasil prácticamente no se escucha rock uruguayo. De hecho, no se escucha rock en general: "no es la música representativa de Brasil hoy", dicen.


Si no puede ver el video, haga click aquí.

La escena brasileña está dominada por la música sertaneja, que ahora está muy influenciada por el rock. "Pero el rock no es la música popular, e históricamente ha luchado por hacerse su espacio. Tuvimos un boom en los setenta", relata Meneghini, "y de ahí quedaron las bandas más conocidas de América Latina, como Paralamas o Titãs".

Vespas Mandarinas son parte de una nueva ola del rock brasileño, que viene de un underground en el que tanto se puede tocar para 50 personas como para, en el mejor caso, 500. Los festivales, sobre todo los internacionales como el Lollapalooza o el Rock in Rio, les han permitido a las nuevas bandas locales mostrarse más y mejor.

Este trío que completa André Dea en batería, y que aquí viene reforzado con Nevilton Alencar en otra guitarra, ha aprovechado esta efervescencia para consolidarse. Animal nacional estuvo nominado a los Grammy Latino, después fue editado en vivo en DVD y ahora Vespas trabaja en un nuevo disco, que ya está en proceso de grabación.

Todo ha sido rápido para este grupo que lleva cinco años tocando, aunque mucho más en distintos proyectos. Entre risas, dicen que son "un supergrupo del underground" brasileño, y que con toda esa experiencia de sacrificios y de lucha por espacios lograron, con Vespas Mandarinas, evitar ciertos errores y hacer un camino más rápido y directo hacia este buen lugar. Ahora probarán su momento ante el público uruguayo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)