La propia Discoteca

Ilegales, la banda sonora de una generación que, como todas, se sentía rebelde

Un canon musical personal. Hoy: "Agotados de esperar el fin" de los españoles Ilegales

Ilegales
Ilegales, así eran las pintas de los 80

Poco mencionados, Ilegales, la banda española surgida a comienzos de la década de 1980, tuvo una gran influencia en el primer rock uruguayo después de la dictadura. Quizás sea por el tono de punk de baja fidelidad pero macizo y por las letras y la voz de Jorge Martínez, lo cierto es que Ilegales fue uno de los salvoconductos para que una generación descubriera una libertad musical y de cabeza que luego se haría sentir en mucho del público de aquella época.

Aunque algunos puedan preferir Todos están muertos, el disco siguiente, voy a ir por el lado de Agotados de esperar el fin, que escuché por primera vez en un cassette traído como de casualidad de España por la mamá de un amigo. Esos asturianos sonaban como nadie: esa era la banda de sonido de la juventud rebelde.

Agotados es la consolidación de un estilo de canciones directas de poesía callejera en el viejo formato de trío de bajo, guitarra y batería. El disco tiene algunas concesiones pop en los arreglos (el sonido sintetizado de “Africa paga”) que mantienen siempre una austeridad punk.

Sobre todo se eleva la voz de Martínez quien es un poeta de vocabulario extenso, rimas afortunadas y sabiduría de la calle (aunque hoy se escucha un poco más misógina ). Y cuando dice cosas como “cualquier decisión es un suicidio aquí” o se autodefine como “un macarra y un hortera” parecía (y parece) estar hablándonos con una confianza que uno solo reserva a los mejores amigos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)