Un ídolo del samba que viene al sur y al norte

El carioca estará en Montevideo y luego dará su primer concierto en Artigas

Martinho da Vila. Foto: Gerardo Pérez
Martinho da Vila. Foto: Gerardo Pérez

El 20 de octubre será la primera vez que Martinho da Vila se presente en la frontera uruguaya, y resulta curioso. Para algunos, para los más del sur, es un carioca que viene seguido. Ese que ya perdió la cuenta de las tantas veces que visitó Montevideo y que ha pasado por Punta del Este. Para los más del norte, los de la frontera, Martinho da Vila es la banda sonora de nuestra vida. No hay que olvidar que por allí, donde Brasil está a un mojón, el samba llegó incluso más que el candombe y la murga, esos hitos montevideanos, y también allí, las lenguas se entrecruzan y, salvo excepciones -que las hay-, el portugués es como de la familia. Por eso, por la idiosincrasia del norte de un país tan chico, resulta curioso que Martinho da Vila, recién a sus 50 años de carrera, llegue por primera vez a un escenario fronterizo.

No es tan curioso cuando uno piensa que las únicas grandes estrellas brasileñas que estuvieron por ahí fueron Ivete Sangalo, en 2012, y Aleixandre Pires con Só Pra Contrariar, en 1998, ambos en Rivera. Aunque, y no es un detalle menor teniendo en cuenta que los separa una calle, en Santana do Livramento han estado desde longevos como Raça Negra al dúo sertanejo Victor & Leo o el popstar desde hace unos años, Luan Santana.

La idea de descentralizar la samba fue de la Intendencia de Artigas, que firmó contrato en julio para que el artista se presente en el Estadio Matías González de la capital artiguense. Será tres días después de la vuelta a Montevideo, donde dejará un show el 17 de octubre, en el Teatro de Verano.

En febrero, Martinho da Vila llegó a sus 80 años y, mientras la energía no le falte, no piensa dejar los escenarios, así que armó la gira 8.0 a festa continúa. Ese festejo de cumpleaños que viene durando todo el año, es el que traerá a Montevideo y Artigas el mes que viene.

Martinho da Vila. Foto: Gerardo Pérez
Martinho da Vila. Foto: Gerardo Pérez

Para Martinho, su relación con el público uruguayo es como un caso de amor. Sabe que el público de acá lo quiere y lo corresponde. Cada vez que viene se siente cómodo, como en casa, y ese es un motivo más que suficiente para volver.

Al público del norte no lo conoce. Cuando le cuento, me dice que no sabía que su música había marcado a algunas generaciones. Tampoco tenía idea de que su “canta forte, canta alto, que a vida vai melhorar” es casi un himno para algunos o que su “procurei em todas as mulheres a felicidade” se recita de memoria en varias casas. “No tengo noción de la importancia que tiene mi visita por allá, pero estoy curioso”, explica. Lo que le da más curiosidad, es conocer la ciudad que lleva el nombre de José Gervasio Artigas, al que llama “el general”.

Mientras hablamos del show y menciona las expectativas, acerca un libro a la mesa donde estamos reunidos. El título es Barras, vilas & amores, y es uno de los más de 15 libros que ha escrito en su vida.

Martinho da Vila. Foto: difusión
"Escuta, cavaquinho", uno de los últimos lanzamientos de Martinho da Vila

Porque Martinho da Vila, ese que hace canciones bonitas para cantar y bailar, también tiene momentos de paz en los que hace de escritor. Así, ha publicado ensayos, novelas y crónicas cariocas en su país. Lo especial de Barras, vilas & amores, editado en 2016, es que tiene a Uruguay como escenario. Uno de los personajes es un diplomático joven que debe cumplir su primera función oficial por acá. Se muda con su esposa, tienen un hijo y le ponen Gervasio, en honor al general.

Martinho da Vila dice que los artistas no deben escribir pensando en el público. Que tienen que poner el arte como prioridad, pero hay una cosa que él no puede evitar: cada vez que escribe, trata de hacerlo para aquellos que no leen normalmente.

“Hay gente que está formada y no es lectora”, dice preocupado. Pero cuenta que ha tenido el placer de escuchar a alguno que otro decir que el primer libro que tuvieron en mano por voluntad fue uno suyo. “Con eso me siento feliz”, confiesa.

Aunque al libro le puede dedicar más tiempo, tampoco descuida la seriedad en las letras de sus canciones. Cree que aunque el samba es alegría y sinónimo de diversión, hay que usarlo para reflexionar, “para dar fuerza”.

Por ese lado va Bandera de fé, un disco que lanzará antes de que termine el año. En él, el músico habla sobre el momento difícil que atraviesa su país, “se necesita una fuerza para salir de este estado”, explica y luego añade que sus canciones nuevas serán para bailar, saltar y cantar, pero “principalmente para pensar”.

Este disco -que viene después de De bem com a vida (2016) y Alô Vila Isabeeel!!! (2018, nominado a mejor álbum de samba en los Grammy Latinos)-, sus conciertos y las ganas de seguir escribiendo son una señal buena de que las ocho décadas no son un freno y de que Martinho da Vila está entero para rendirle al samba.

Tres discos para escuchar

2018

"Alô Vila isabeeel!!!" 

Este último disco del carioca recorre las canciones que Martinho da Vila compuso para Vila Isabel, la escuela de samba a la que pertenece, incluyendo una versión de “Soy loco por ti américa”.

"De bem com a vida"

En este álbum, lanzado en 2016, el carioca reafirma su mensaje de amor a la vida y a la música. “Escuta, cavaquinho”, es un ejemplo de que el samba también puede dar tranquilidad.

2014

"Duetos" 

En 2014, lanzó este disco que contiene versiones de sus grandes éxitos y clásicos del samba brasileño cantados con invitados especiales que van desde Simone, a Ana Caroline, Tunico Ferreira y extranjeros como Fito Páez y Rosario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º