Rusia 2018

Una ídola pop de otra lengua y otra tierra

¿Qué hay detrás del fanatismo ruso por Natalia Oreiro?

Natalia Oreiro
Mirá el video de la canción de Natalia Oreiro para el Mundial de Rusia 2018

Natalia Oreiro no tiene Instagram ni Twitter ni Facebook. Como ha dicho en más de una entrevista, exponer su intimidad le da cierto recelo. Sin embargo, hay una parte de sus seguidores que ha podido colarse en su intimidad, que se entera cuando la uruguaya se corta el pelo o que le da un like cuando comparte una foto cenando o cantando feliz cumpleaños (en ruso) en la cama.

Es que a Oreiro, la uruguaya que se fue para Argentina con 16 años porque quería ser actriz, no le quedó otra que abrir VK -una red social rusa en la que tiene más de un millón de seguidores- porque es una ídola en aquel país, donde un programa de ESPN hecho en Moscú demostró que en la calle la reconocen más a ella que a Lionel Messi, y donde la remera con la bandera LGTB que usó en una entrevista causó un revuelo.

Todo comenzó en el año 2000, cuando en Rusia se emitió Muñeca brava, la novela que catapultó a Oreiro en la televisión y que inmortalizó a La Cholito como un personaje que después veríamos repetirse en el Río de la Plata. Florencia Bertotti como Floricienta, Lali Espósito como Esperanza o Ángela Torres como Simona no fueron pioneras en sus personajes bravucones.

Marcel Blanchard, arquitecto uruguayo que vive en Rusia desde 1993, contó a El País que cuando apareció Muñeca brava en la televisión de allá -bajo el nombre Ángel salvaje-, “no había peluquería en Moscú en que no se siguieran los avatares de Natalia Oreiro y el supergalán Facundo Arana”. Martín Sastre, el director de cine uruguayo que hizo el documental Nasha Natasha (Nuestra Natalia) sobre la gira de Oreiro por 16 ciudades rusas en 2014, contó en 2016 a este diario que en los conciertos se veía a muchas mujeres usando el gorro de La Cholito.

El cineasta cree que el amor por Oreiro se debe a que antes, las ficciones rusas mostraban solo a hombres protagonistas o a mujeres “muy adulcoradas que pasaban llorando”, y entonces apareció Muñeca brava con “un personaje que jugaba al fútbol, le tiraba platos por la cabeza a los tipos, peleaba, era rebelde”.

Oreiro está de acuerdo con Sastre y en una entrevista con RT dice, basándose en las miles de cartas que recibe de sus fanáticos, que ese cariño es porque su historia de vida de la chica que salió al mundo atrás de sus sueños, los inspira.

Captura de Nasha Natasha
Tráiler de Nasha Natasha, el documental de Martín Sastre sobre Natalia Oreiro

Lo cierto es que desde ahí, la uruguaya no solo ha sido una ídola de pantalla (han comprado todas las ficciones donde apareció y emiten Muñeca Brava año a año): también llegó como cantante. Todos los años hace su show en el Palacio de los Congresos -con capacidad para unas 6.000 personas-, cuenta Blanchard. Además, sus seguidores se aprendieron las canciones por fonética y algunos hasta tomaron clases de español para cantarlas.

No será de extrañar que en el Mundial, mientras otros canten la canción oficial de Will Smith, Nicky Jam y Era Istrefim, sus fans rusos hagan fuerza para que “United by Love”, uno de sus temas para la competencia que ayer estrenó su videoclip, suene más alto. Porque “su canción gusta mas que la oficial”, dice Blanchard, y explica que la frase que más se repite es “toda Rusia se ilumina y llena de alegría”, porque a pesar de que los precede una historia trágica, es la que representa a los rusos de hoy.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)