fiesta

Hoy se celebra la octava edición del Día de las Disquerías

Con descuentos de hasta 50% en CDs, DVDs y vinilos, junto a varios recitales en vivo, hoy se celebra el Día de las Disquerías

Día de las disquerías
La venta de vinilos crece cada año en todo el mundo.

La idea del Día de las Disquerías es revalorizar a la disquería como un espacio cultural”, le dice a El País, Mariano Arsuaga, el secretario general de la Cámara Uruguaya del Disco (CUD).La actividad que hoy llega su octava edición, incluye recitales gratuitos en más de 25 disquerías que están ubicadas en los Colonia, Canelones, Florida, Maldonado, Montevideo, Paysandú y Tacuarembó.

La idea se inspira en el Record Store Day de Estados Unidos y en la Noche de las Disquerías de Buenos Aires. La grilla completa de actividades y horarios está disponible en la página web de la CUD (www.cudisco.org), pero entre las diversas propuestas musicales resaltan los recitales de Alfonsina, Alejandro Balbis, Florencia Núñez, Claudio Kleiman, El Astillero y Jorge Nasser.

Mientras se escucha a los músicos en vivo, se puede bucear en los descuentos de hasta 50% en más de 3000 títulos editados en CDs, DVDs y vinilos. Si bien hace años que la venta de CDs tiende al descenso (entre 2012 y 2017 la venta pasó de 585.000 discos a 209.000), la venta de vinilos recompensa la caída: pasó de 282 copias en 2012 a más de 20.000 en 2017. En la grandes cadenas de tiendas de música, Todomúsica y Palacio de la Música, donde la batea de vinilos opacó a la de CDs.

“Va a ser una fiesta y es otra forma de acercarse al disco”, dice Arsuaga. “Cuando regalás música te estás haciendo sentir”.

Tradición musical

“Disco es cultura”, rezaba el histórico eslogan que se leía en las contratapas y etiquetas de todas las ediciones uruguayas en vinilo. El formato del disco genera una huella cultural imborrable porque le permite al músico reunir sus canciones para darles coherencia, ya sea con una recopilación de sus últimas composiciones o con una obra conceptual. Pero a su vez funciona como un documento para comprender la estética (no sólo musical, sino que también visual) de determinado momento de su carrera.

Hay numerosos ejemplos de esta idea, pero tal vez el más claro sea el de The Beatles. En las portadas de sus 13 discos oficiales (publicados entre 1963 y 1970) se ve reflejado el desarrollo en la moda de la década de 1960, mientras que en las canciones se refleja su constante evolución musical.
En tiempos donde está creciendo la escucha fragmentada, a partir de la sobreoferta de música en plataformas de streaming y la escucha cada vez mayor a través de playlists, el disco lucha por mantenerse como el formato principal para la difusión de la obra del músico.

Sin embargo, Mariano Arsuaga, dice que el álbum y el disco siguen siendo “la cédula de identidad del artista”. Pero lo que sí ha cambiado es la forma de adquirirlos. Ahora se pueden comprar álbumes a través de formatos digitales y hasta se lo puede importar a través de Amazon y Ebay.

A causa de esto, las disquerías comenzaron a perder su lugar como espacio de descubrimiento e intercambio musical. Así que dedicarles un día es una buena y necesaria idea. Para nostalgiosos y no tanto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)