Lanzamiento

La honestidad de un rap local con acento sevillano

El debut de Arquero es una sorpresa

Arquero
"Chill", el corte del disco Aguafiestas, de Arquero. Foto: Matías Jara

"Todo lo que hacemos es por amor, no entiendo por qué mierda ellos no”, canta con cierta rabia Arquero en el estribillo de “For Love”, y es el resumen perfecto de un primer disco que, a esta altura, es de lo mejor del año en cuanto a música nacional. Porque aunque Diego Arquero nació en Sevilla y su acento delata, al menos, que no es de por acá, su disco no puede ser más uruguayo: está repleto de referencias a la cultura local, desde marcas y costumbres hasta guiños musicales —por ahí se cita a “La lluvia cae sobre Montevideo” de Traidores—, e incluso en el título, Aguafiestas, parece haber algo muy local en el significado. Esa cosa de disfrutar a medias, no vaya a ser que la alegría sea demasiada.

“Todo lo que hacemos es por amor”, canta Arquero, y eso es lo que queda al pasarle la primera raya a este disco: un acto de amor honesto y absoluto, que además se hace evidente en los versos. Sí, cualquiera puede esperar que la música siempre se trate de eso, pero la vida al final es otra cosa.

Arquero cumple con entregarse al cien por ciento en este debut que es, ante todo, una obra de rap. Si bien musicalmente hay momentos muy interesantes —el combo “Juro palabra” y “Guacho” es letal— y hay una aspiración alta en cuanto a la producción, el esqueleto, la carne, la sangre y la piel de este disco, son la poesía.

Arquero tiene un estilo personal para hacer y decir, y cualquiera puede escuchar este disco y sentir que conoció al que está detrás. Las referencias al vino y a cierta cerveza uruguaya, los ansiolíticos, la falta de su madre, los amigos, Los Buenos Modales (el colectivo que el rapero integra y que le dio su primer golpe de visibilidad por fuera del género, con “Flanders” y “Classico”), se amontonan a lo largo de 13 canciones que tienen una misma intención: ser honestas.

Esa honestidad se da entre una metralleta de imágenes concretas y preciosas (“Hablando sola, la cara mojada, ¿viste que la casa se llueve si lloras? Tus ojos chorreando pintura; fin de la escena, banda sonora”, dice el final de “Juro palabra”); y dos humores, el más combativo e irónico y el reflexivo.

Y también se da entre beats que mantienen una cadencia pareja, un ritmo más bien lento y envolvente, que contribuye a hacer foco en la profundidad del mensaje. Igual hay juegos interesantes en ese plano, como los cortes de “Solo un mirón”, y, por supuesto, el punch electrónico de “Juro palabra” o las incursiones más funkies, que le dan un baño de pista a las canciones.

A Arquero hay que escucharlo pero eso no implica una postura estática ante su música, que es un acto de amor. Más bien, hay que escucharlo desde ese mismo lugar: la entrega.

Ficha
Arquero
Arquero
DiscoAguafiestas
¿Está online?Sí, editado por Bizarro y en el canal de YouTube de Underclan
¿Está bueno?Está bárbaro
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)