ENTREVISTA

Homero Francesch: "Como músico estoy enojado con el gobierno"

El gran pianista uruguayo se presenta este martes en el Teatro Solís con un repertorio compuesto por sonatas de Johannes Brahms y Franz Schubert

Homero Francesch. Foto: Francisco Flores
Homero Francesch. Foto: Francisco Flores

El prestigioso pianista uruguayo Homero Francesch se presenta este martes en el ciclo Grandes intérpretes que realiza el Teatro Solis, luego de dos años ausene de los escenarios locales. El programa lo componen sonatas de Johannes Brahms y Franz Schubert, un repertorio exigente que Francesch eligió porque son obras que le hacen falta en estos tiempos sin conciertos. “La emoción de tocar para mi gente, es la más grande”, dice.

—¿Es difícil ser pianista?

—Ser pianista en Uruguay es difícil. Me fui de Uruguay cuando tenía 19 años y viví toda mi vida en Europa. Ahora estoy acá porque ya no tiene influencia vivir en Uruguay para seguir tocando internacionalmente. Pero para un joven tiene que ser difícil.

Homero Francesch. Foto: Francisco Flores
Homero Francesch. Foto: Francisco Flores

—¿Por qué tiene que ser difícil?

—No tiene que ver el talento, la disposición o la ambición desde el punto de vista artístico. Eso no influye porque hay una cosa que falla, la educación musical. No está a la altura como para poner a alguien y catapultarlo a una Universidad en Estados Unidos, Europa o Asia, para que continúe sus estudios. Nosotros estamos en la parte oscura de la Luna. Eso es una cosa muy triste y es quizás el reproche que le hago a mí país.

—¿Por qué?

—Porque no importa quién esté al mando de este país, no hay una Política de Estado para que la gente estudie música. Puede estudiar periodismo, medicina, ciencias políticas, todo lo que se le antoje, pero a alto nivel, para tener un título de músico que lo ponga en una situación como para continuar en otro país, no existe. Estoy aquí seis meses al año y no he escuchado gente nueva. He escuchado uruguayos que ya pasaron los 30 años que en otro momento se fueron al extranjero y que se presentan, encima como visitantes.

Homero Francesch. Foto: Francisco Flores
Homero Francesch. Foto: Francisco Flores

—¿Antes había una mayor formación artística?

—Por supuesto. En mi juventud había una cantidad de maestros que eran muy buenos y que competían para tener los mejores talentos del país, y los formaban. La gente de mi generación, algunos retirados y otros tocan a veces, es toda gente que fue formada estupendamente bien. Se le echa mucha culpa a la dictadura y a esos años, y hay que echarle la culpa, estoy de acuerdo, pero no es toda la culpa. En grandes dictaduras hubo gente que hizo grandes progresos desde el punto de vista artístico, porque se iba hacia adentro. Se disolvieron una cantidad de cosas, no sé porque, y esto amerita que el Estado tome las riendas. Porque se le escapa al Estado que tengamos artistas.

—Pero nuestro país tiene muchos músicos y artistas.

—Sí, pero no puede ser que la mayoría de los artistas sean de un solo género, porque los demás ni cortamos ni pinchamos, como se dice. Eso causa mucho enojo. Hay colegas que hacen sus vacaciones aquí y es el tema de conversación, ¿por qué no? Se habla con todo el derecho del mundo que los científicos por la pandemia son escuchados y respetados, y pasa lo mismo con el arte. Vine 50 años al Uruguay y nunca me pidió nadie del gobierno hacer un curso magistral para los pobres estudiantes de acá que necesitarían tener a alguien que está tocando en todas las partes del mundo, y encima habla su mismo idioma. Causa enojo porque después viene alguien del extranjero y la Embajada de ese país organiza una clase magistral y todos dicen: qué fantástico que encima hizo una clase para nuestros estudiantes.

Homero Francesch. Foto: Francisco Flores
Homero Francesch. Foto: Francisco Flores

—¿Falta visión a largo plazo?

—No hay pensamientos o ideas a largo plazo. No hay un liceo musical donde se aprende música y cuando entran al estudio terciario saben solfeo. Carecemos de profundidad porque vivimos en una superficialidad llena de adjetivos. Yo encuentro muchos adjetivos y pocos sustantivos. Pero esto no es una cosa política, ni algo de hoy. Antes era distinto porque había una burguesía que creía que los niños tenían que estudiar música y eso ayudó al error del Estado. Pero no era una política de Estado, era solamente la inquietud de los padres. ¿Por qué hay tantos jugadores de fútbol? Porque los padres quieren que jueguen al fútbol. Entonces esos padres los llevan a la cancha, los incitan y al final tienen adecuación deportiva que los lleva a ser grandes estrellas. El uruguayo no es negado para la música, los negados son los responsables, no los niños.

—Como siempre, todo empieza en la casa.

—Todo empieza en la casa y en la escuela, porque no hay una iniciación musical que empiece en la escuela y siga en la secundaria. Basta ver las noticias con las cosas que se van a suprimir o achicar en los próximos años. Eso sí se lo critico a este gobierno. Porque eso no debería pasar. Cantar en la secundaria o en un coro, no solo se aprende a entonar que es importante, también se aprende a escuchar, lo que es muy importante también. Hay una cantidad de cosas que no pasan por las cabezas de los políticos, y eso enoja. Como músico estoy enojado con el gobierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados