DIEGO FRENKEL

Hombre de visita con su guitarra

Es el de "Selva", claro, una de las tonadas más reconocibles del rock argentino de la década de 1990. Pero eso es solo un momento en la carrera de Diego Frenkel que desde antes de La Portuaria, la banda detrás de ese hit, ya había estado en Clap (¡gran banda!) y desde hace tiempo tiene una carrera solista como cantautor pop. Tiene disco nuevo, Ritmo, pero ya habrá tiempo de presentarlo en Uruguay. Hoy a las 21:00, en la Hugo Balzo del Auditorio del Sodre, toca en formato acústico muchas de sus canciones más conocidas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diego Frenkel. Foto: Difusión.

—Con mis amigos siempre recordamos una actuación en Montevideo con tu primer grupo Clap, eso debe haber sido 1988, 1989...

—Creo que 85 o 86...

—No sé, pensé que había sido después...

—Tengo un recuerdo increíble de esa gira, mi primera gira. Fue en el Velódromo, nos antecedía una banda superpunk que no me acuerdo cómo se llamaba (eran los Traidores) y al principio el público estaba complicado, pero cuando pisamos firmes, deliró. Tengo la imagen de aquel Montevideo como un lugar mágico. Así lo vivimos con Clap.

—¿Cómo ha sido desde entonces tu relación con Uruguay?

—Con La Portuaria fuimos pocas veces a Montevideo y yo hice algunos shows solistas en Punta del Este. Pero sé que mi música tiene mucha gente que la sigue, así que hay muchas ganas de ir.

—Volviendo al pasado, Clap derivó en La Portuaria, donde había músicos de aquella banda. ¿Cómo fue esa transición?

—Hay un sentido de continuidad. Quizás La Portuaria empezó como un grupo con una búsqueda sobre la influencia de los folclores del mundo en Buenos Aires y mezclado con el rock y el pop. Pero después devino en algo que ya estaba en Clap (aunque más new wave) que era más de guitarras, de lo afro y cierto elemento esotérico.

—Partiendo de ese lugar, La Portuaria, con la canción "Selva" tuvo una fama importante. Los recuerdo, por ejemplo, actuando en el programa de Tinelli. ¿Cómo viviste todo eso?

—Para nosotros ese éxito fue una sorpresa positiva: todo artista quiere vivir más felizmente de su música. Así que fue un momento glorioso de mucha repercusión que me dio la base y el piso que me ha permitido seguir trabajando hasta ahora como músico.

—Sos claramente un cantautor pop, y repasando tu carrera se te da con facilidad eso de hacer buenas canciones. ¿Cómo es tu proceso al componer?

—No siempre es igual. De hecho, Ritmo, mi último disco está en gran parte armado por secuencias rítmicas de guitarra y alguna melodía y luego trabajado mucho tiempo en la sala y con la banda que me acompaña, Célula. Hay canciones hechas por mí en la guitarra pero ha habido diversas manera de componer. En La Portuaria eran la improvisación y los juegos en la sala; hay un proceso de trabajo solista de llevar un material no acabado y terminarlo con los músicos; o bien canciones más cerradas hechas con mi guitarra acústica en mi cuarto o en un viaje.

—En un recital disponible online, están citados o invitados artistas como Virus, Fernando Ruiz Díaz de Catupecu Machu, Lisandro Aristimuño y Charo Bogarín de Tono-Lec. Es como un resumen de tu música.

—En realidad es un encuentro de músicos y almas con las que hay empatía. No necesitás que tu música sea igual a la del otro para encontrar belleza y conectar. Lo que sí siento es que son voces muy particulares y probablemente yo para el público sea una voz singular. Tiene que ver con eso de la personalidad, la búsqueda y lo distinto de cada voz. Y el riesgo, claro.

—Solés presentarte en varios formatos. ¿Cuál va a ser el del recital de hoy en la Balzo?

—Estoy yendo como en un primer concierto acústico: solo con mi guitarra y mis loops en una secuencia más intimista.

—El baile siempre ha sido un ingrediente importante en tu música. Tu presente disco se llama Ritmo y el primer simple, Danza. ¿Cómo conseguís transmitir eso en el formato acústico con que te vamos a ver en Montevideo?

—Este acústico es ir a conectar con Montevideo, saludarla. Mostrarme con mi guitarra que es un manera muy desnuda y muy bella. Y tocando canciones que la gente nunca escuchó en vivo en Uruguay como "Nadie es igual", "Río herido", "A través de tus ojos" o "El bar de la calle Rodney". Es un primer encuentro amoroso, íntimo con los uruguayos. Y quizás, quién sabe, hasta pueda proponer algo de danza.

Audaz cantautor pop.

Con su aspecto juvenil parece raro comprobar que Frenkel lleva más de 30 años batallando con sus canciones. Empezó con Clap en 1984, una peculiar banda de un rock rítmico que aún parece muy moderno y atípico para su época. Algunas de sus ideas las desarrolló en La Portuaria, con la que tuvo su mayor éxito: "Selva", aquella de "ruido de animales salvajes" que cantó toda una generación en la década de 1990. La banda editó 10 discos (el último en 2010, La vaca atada) donde hubo otros éxitos que combinban el folk, el pop y la experimentación. Su carrera solista viene desde 1996 e incluye hasta un disco infantil, Música para bebés. El año pasado editó Ritmo con su nueva banda de apoyo, Célula.

Perfil

Nombre:Diego Frenkel. Nació:Buenos Aires, 1965. Detalle: Hoy a las 21:00 está en la Hugo Balzo con entradas a 450 pesos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados