Expectativa

El hombre del muro ya está cerca

Roger Waters llega el viernes a Uruguay, y el sábado toca en el Estadio Centenario

Roger Waters
Roger Waters, todo pronto para el Centenario. Foto: Difusión

En los medios, en las redes sociales y en las inmediaciones del Estadio Centenario, la llegada de Roger Waters ya se hace sentir. El comienzo de la gira latinoamericana que lo traerá por primera vez al país, el anuncio de que será declarado Visitante Ilustre de Montevideo, una información confusa en torno a su participación en un acto contra la política de Israel en Palestina, y la presencia de camiones e infraestructura alrededor de la cancha, son distintos signos de un arribo que se hizo esperar, y que será de esos que quedarán marcados en la historia.

El sábado próximo, a las 21.00 y con puntualidad inglesa, Waters saldrá a escena en el Estadio Centenario, para presentar el show de la gira Us + Them, en el que combina canciones de los discos The Dark Side of The Moon, The Wall, Animals y Wish You Were Here de Pink Floyd, y de su último (y buen) álbum solista, Is This the Life We Really Want?. Quedan entradas en Red UTS.

El setlist que viene haciendo en Brasil, es de esos que uno mira con cierta estupefacción: cuesta pensar que en apenas unos días, tan pocos que ya podrían contarse en horas, en Montevideo van a estar sonando algunas de las piezas rockeras más importantes de la historia, como “Money”, “Another Brick in the Wall” y por supuesto, “Comfortably Numb”.

Como si fuera poco, a esas canciones (y un montón más), se les suma un despliegue inusual de pantallas, visuales, luces y efectos láser que prometen completar una experiencia diferente, inédita para la mayoría de los miles que irán.

Es cierto: Nick Cave no precisó de nada de eso para conmover en profundidad a quienes lo vieron el pasado 8 en el Teatro de Verano, y solo su forma de vivir y transmitir la música alcanzaron para hacer de esa noche un hito. Pero esto es otra cosa, y está bueno poder diferenciar las propuestas de dos referencias del rock sin necesidad de tomar partido o de dejarse llevar por los prejuicios.

Porque aunque se reniegue de Waters en pos de la sensibilidad y el virtuosismo de David Gilmour, él ha sido el constructor de mucha de la simbología pinkfloydiana, artífice de sus montajes y sus búsquedas más allá de lo musical, y también ha sido el creador de un par de trabajos de primera línea como Animals y, claro, The Wall, además de ser el autor de todas las letras de Wish You Were Here y The Dark Side of the Moon, y el autor o coautor de buena parte de la música de esos discos.


Después ha sostenido una carrera solista prolija y sólida, pero además, y acá hay buena parte de su mérito, se ha mantenido comprometido con asuntos sociales. En el acierto o en el error, Waters ha sido portavoz de un montón de causas que le han costado más de un enemigo y un abucheo. Los más recientes estuvieron en Brasil: cuando se manifestó contra el fascismo y el ascenso que la derecha más radical está teniendo a nivel mundial, y en concreto hizo referencia a Jair Bolsonaro, el favorito de cara a las elecciones presidenciales en tierras norteñas, se llevó largos minutos de silbatinas.

“Estoy a favor de los derechos humanos”, fue lo que dijo Waters en la apertura de esta gira latina en San Pablo, para silenciar las críticas.

Su postura sociopolítica, previo a su llegada a Uruguay, también generó cierto ruido, por una carta firmada por algunos artistas e intelectuales, y por una supuesta participación suya en un acto en el Teatro El Galpón.

El montaje en el Centenario de cara al show de Waters, comenzó hace una semana, el día después del clásico entre Peñarol y Nacional por el Torneo Clausura. Lo necesario para hacer viable el show llega desde Argentina, de Brasil y también desde acá.

De Argentina vienen 19 camiones que traen el escenario, la energía, el cableado y dos coverfields —o sea, los cobertores para el campo, uno para soportar al público y otro para la maquinaria—, que aunque llegan de la vecina orilla son del Estadio Mineirão de Belo Horizonte. De Brasil llegan otros 21 camiones, con “todo el material de Roger Waters, que es muy intenso”, cuenta el productor local Danilo Astori Sueiro. Eso incluye pantallas, luces, audio y video, y más estructuras.

Uruguay, en tanto, se hicieron las estructuras para soportar el surround sound (habrá torres de sonido en todas las tribunas), el mapping y las torres de delay, diseñadas en base a los planos de Jeremy Lloyd, el diseñador de producción de la puesta en escena del tour.

En total, el equipo de trabajo de este show moverá bastante más de mil personas, contando las 120 del equipo de Waters, varias decenas que vienen de Argentina y Brasil, unos 500 stagemen locales, los integrantes de la producción local, el personal de seguridad.

Para el concierto, los accesos se habilitarán a las 17.00, habrá una zona de exclusión, y se podrá ingresar con agua en botella de plástico de hasta 600 c.c. (cerrada), y con alimentos para consumo personal. Están prohibidas las cámaras de fotos profesionales, de filmación o grabadoras de audio, bolsos y mochilas grandes, las bebidas en botellas de vidrio, las máscaras de cara, los equipos o ropa militar, y claro, las armas de cualquier tipo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)