HISTORIA DE UNA CANCIÓN

¿Cómo se hizo "Oops... I Did It Again", el hit de Britney Spears que hoy cumple 20 años?

El 27 de marzo del 2000, Britney Spears lanzó el corte de su segundo disco, y después vino un videoclip en Marte y con traje rojo. Esta es su historia

Dos acordes iniciales le bastan a casi toda una generación, para reconocer a uno de los grandes hits pop de este milenio. Si no es eso, serán los juegos tirando a sexies de una voz ligeramente impostada; será el astronauta medio torpe llegando a Marte o será, sin duda, el catsuit de látex rojo adherido al cuerpo. Porque un traje así sólo refiere a Britney Spears en el videoclip de “Oops... I Did It Again”, y no hay Miley Cyrus en “Mother’s Daughter” que sea capaz de cambiarlo.

El 27 de marzo de 2000, hace hoy 20 años, Britney Spears lanzaba el corte de su segundo disco y se confirmaba como la absoluta princesa pop de Estados Unidos y el mundo. Un año atrás ya había vendido millones de copias de su álbum debut ...Baby One More Time, y como una adolescente apenas provocadora que bailaba, cantaba con lo justo y le daba vida a unas canciones pegadizas, se había convertido en la sensación.

Britney, que había salido de El Club de Mickey Mouse, era una adolescente para cuando en 1999 irrumpió con un álbum que, impulsado por “...Baby One More Time” y “(You Drive Me) Crazy”, se apoderó de los rankings de ventas, las emisoras de radio y las cadenas de televisión dedicadas a la música. La crítica estuvo de su lado y el público también, y con todo a su favor —incluso una rival como para asegurar marketing, la también incipiente popstar Christina Aguilera—, solo quedaba seguir en ascenso.

Britney Spears en "Oops... I Did It Again". Foto: Archivo
Britney Spears en "Oops... I Did It Again". Foto: Archivo

Se dice que la discográfica (Jive Records, desaparecida) la presionó en busca de un impacto similar al del debut, y le armó un equipo como para que no hubiera margen de error. Spears fue la cara visible de un trabajo milimétrico hecho por el sueco Max Martin, que ya había hecho maravillas trabajando para los Backstreet Boys (luego se convertiría en el productor más importante del pop moderno), y con su compinche y coterráneo Rami. Martin y Rami se habían asociado para producir ...Baby One More Time y repitieron, para el segundo disco, la fórmula ganadora que intercaló temas bailables y baladas, animándose incluso a una “herejía”: una versión lavada y erotizada de “(I Can’t Get No) Satisfaction” que está más cerca del tipo Bossa n’ Stones que de un cover a la medida de una princesa y en honor a unas majestades satánicas. Miley Cyrus, eso sí rockea mejor que Britney.

Martin —el responsable del sonido que marcaría la discografía de la popstar— y Rami lograron, se sabe, otro éxito notable que en el año 2000 ratificó a la estadounidense como artista global. Y entre otras cosas, escribieron y produjeron la que sería una de sus canciones más famosas, esa que un día como hoy pero hace 20 años, veía por primera vez la luz: “Oops... I Did It Again”, que al final bautizaría aquel segundo disco.

música

La canción

Es una canción hermana de “...Baby One More Time” y, apenas salió, la prensa se encargó de remarcar las similitudes entre una y otra. El cambio sustancial está en la letra: mientras que en “...Baby” Britney le cantaba a un amor no correspondido, del que necesitaba desesperadamente una señal, en “Oops...” el remitente, los remitentes, son todas esas personas que están detrás de ella y a las que no puede devolverles el sentimiento. “Creo que lo hice de nuevo”, es lo primero que dice, para presentarse como una rompecorazones en serie que no es tan inocente.

En lo musical, los parecidos son evidentes. Hay 20 segundos de introducción instrumental que tiene la suficiente tensión como para llamar la atención, después aparece un bajo juguetón y de aire funky, y el resto de la estructura y el volumen lo dan las programaciones, los teclados y las capas y capas de voces. Britney decora todo con muchos “mmm”, “yeah yeahhh” y algún gemido, y mientras pasan un verso, un preestribillo, un estribillo, otro verso, otro preestribillo, el estribillo, un interludio con guiño a Titanic y la joya que cae al mar en la película —la voz masculina es la de Max Martin—, un puente y el estribillo para rematar. Es, salvo alguna diferencia al final, la misma estructura que “...Baby”, con dinámicas, cortes que sorprenden e intensidades en común.

Detrás de todo eso estuvo “Woman in Love” de Barbra Streisand, como una referencia poco velada e inspiradora sobre la que se movieron los productores. Buena elección. “Oops...” fue, durante 15 años, el sencillo más vendido de una artista femenina en Estados Unidos, hasta que la británica Adele lo desbancó.

imagen

El videoclip

Si “Oops... I Did It Again” es hoy uno de los sencillos más conocidos de Britney Spears es en buena parte por el videoclip. Dirigido por Nigel Dick, que ya había estado a cargo del audiovisual de “...Baby One More Time” (y de “Sometimes” y “Crazy), es una especie de corto sobre una historia imposible en la que Spears es una habitante de Marte, para sorpresa de un astronauta que llega en misión al planeta rojo. Hoy se lo ve bizarro y de efectos simplones, pero en su momento, hace 20 años, ganó elogios. Era de lo mejor que la industria del videoclip podía ofrecer en el año 2000.

Tanto el video como el catsuit rojo (foto) e incluso el peinado tomado de Elizabeth Hurley en Austin Powers fueron idea de la cantante, que le hizo saber a Dick que quería estar bailando en Marte y con un traje de látex colorado que —dato de color— por un cambio de planes fue hecho en apenas 13 horas. Alcanzó para que Britney se metiera en un personaje dulce pero agresivo, con algo rockero de fondo, para avisarle al mundo hace 20 años, que no era tan inocente como creíamos. El tiempo le daría la razón y nos dejaría, a nosotros tres minutos y medio de puro disfrute pop.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)