Fenómeno

La historia de "El país de las maravillas", la canción para niños que se volvió necesaria

Uno de sus autores, Gonzalo Moreira, cuenta cómo 35 años después, el tema de Canciones para no dormir la siesta se volvió un fenómeno viral que trae esperanza en tiempos de coronavirus

Gonzalo Moreira. Foto: Archivo
Gonzalo Moreira. Foto: Archivo

El domingo, Gonzalo Moreira cantó “El país de las maravillas” junto a sus hijos para el #EntreTodosFest. Se trata de una de las canciones más recordadas de Canciones para no dormir la siesta, y a 35 años de su lanzamiento continúa llevando alegría al público: ayer el video de la versión del #EntreTodosFest tenía 72.000 visionados en Twitter.

La canción que empieza diciendo: "Verás que pronto llegará el día / Que tú querrás salir a buscar / Aquel país de las maravillas / Que al irte para la cama / Te contaba tu mamá" fue creada en 1984 o 1985, dice Moreira. “En el 85 salió el disco y la hicimos un poco antes, no me acuerdo exactamente, tendría que desempolvar algunos archivos”, dice.

Esta canción integró el disco de los 10 años de Canciones para no dormir la siesta, “que fue el disco que más funcionó de Canciones, fue disco doble platino y varias cosas más”, recuerda Moreira.

En aquel momento, Canciones para no dormir la siesta hacía algo que era inusual en la música uruguaya: canciones para niños con letras optimistas y un poco de rebeldía adulta para hablar de cosas que no se podían decir en esos años. Fue un lenguaje que ellos crearon y que fue entendido y adoptado por los uruguayos. En eso la responsabilidad es de Horacio Buscaglia dice Moreira, “el entrañable Corto que nos mira desde el cielo y que ha de estar orgulloso de la letra que hizo y de lo que está significando en la gente”.

Componentes del grupo "Canciones para no dormir la siesta". Foto: Archivo
Componentes del grupo "Canciones para no dormir la siesta". Foto: Archivo

Moreira hizo la música “sobre una letra muy entrañable”, y por este motivo fue que quiso interpretarla para el festival que se vio en televisión, se escuchó en radios y también se pudo seguir por el portal de El País.

Moreira todavía recuerda cómo fue el proceso de creación de esta canción.

“Recuerdo que el Corto me dio una estrofa y un pedazo del estribillo y en base a eso empecé a componer melodías hasta que se llegó a la que tiene ahora. Y el Corto no me terminaba la letra, y había que grabar. ‘Cortito, ¿cuando terminamos la letra?’, le preguntaba, porque él era muy exigente, muy complicado para decir ahora sale. La canción estaba bárbara y él le quería seguir dando vueltas. Le dio tantas vueltas que quedó terminada tres semanas antes de grabarla. O sea que tuvimos que aprender la letra de apuro, pero estuvo buenísimo. Era otra época, éramos muy chiquitos y rebeldes. El que no es rebelde cuando es joven, no sabe lo que se pierde”, dice Moreira.

Gonzalo Moreira. Foto: Archivo
Gonzalo Moreira. Foto: Archivo

Desde el primer momento, la gente aceptó la canción y le otorgó su propio significado. “Las canciones tienen esas cosas que uno las hace, y después lo que la gente hace con ellas es algo que no podemos controlar nosotros”, afirma Moreira.

El pasado domingo, 35 años después del lanzamiento, Moreira volvió a interpretarla. “Se me ocurrió cantarla porque tiene una significación importante para que la gente la escuche ahora y colaborar con una causa muy buena: comprar equipamientos médicos para la gente de la salud”, dijo.

Sobre el cantarla con sus hijos, dice Moreira que fue una cosa que se le ocurrió unos días antes. “En realidad la iba a cantar solo porque la idea era que uno la cante desde la casa, pero invité a mis hijos, grabé una versión y ellos grabaron su parte en sus casas. Mi hijo más grande tiene 42 y cantar juntos es algo que hacemos mucho en la familia y hacerlo en esta ocasión me pareció una cosa perfecta, y así fue que lo hicimos. Así salió la cosa. Nadie pensó lo que iba a suceder con esto, realmente es algo que no entiendo pero es increíble y un poquito de orgullo nos da. Qué queres que te diga. Me hubiera encantado que el Corto lo sintiera también, seguramente lo está sintiendo en algún lado”.

Con su tono esperanzador y melodía aniñada, “El país de las maravillas” siempre ha estado unida a un momento determinado de nuestro país, donde las cosas se tenían que decir de otra manera. “Y ahora el público se reapropió de la canción nuevamente”.

Foto del grupo Canciones para no dormir la siesta". Foto: Archivo
Foto del grupo Canciones para no dormir la siesta". Foto: Archivo

La canción, ayer tenía más de 70 mil reproducciones en la cuenta de Twitter de Moreira. “Cuando hicimos la canción, estábamos saliendo de una época bastante oscura, y la gente se la apropio en esa ocasión como una luz de esperanza para lo que venía mal en ese momento. En este momento es otra cosa, me da la sensación que es una canción que genera unión, genera empatía, alegría, esperanza y creo que la gente estaba necesitando esta canción, porque se la apropiaron desde el primer segundo. El objetivo de la misma era hacerle un bien a la gente que está sufriendo para darle un bálsamo a ese dolor, ese miedo, esa incertidumbre que está sintiendo la gente. Estoy seguro que vamos a salir, y vamos a salir con otra fuerza”.

Hace 35 años eran otros miedos y otras ansiedades, pero se mantiene esa frescura, inocencia y empatía que genera la canción. “Se ve que la tiene. Si me decís, tenés que dar un curso para hacer una canción así, no puedo. Si supiera hacer canciones así todo el tiempo, bueno, haría una por año, pero no me salen. No es tan simple, tiene mucho que ver con el lugar, el momento, la historia, muchas cosas. Ahora pasó que los astros se alinearon para que sucediera lo que sucedió, y bienvenido sea”, dice Moreira.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados