ENTREVISTA

La historia de Marcos Da Costa: de cantar en los ómnibus a ser un éxito en Spotify

Desde que lanzó "Linda y soltera", su colaboración con El Dipy, Marcos Da Costa se convirtió en el cantante de plena tiene 130 mil oyentes mensuales; sobre eso habló con El País

Marcos Da Costa. Foto: Difusión.
Marcos Da Costa. Foto: Difusión.

Con el lanzamiento de “Linda y soltera”, su colaboración con el músico argentino El Dipy, Marcos Da Costa terminó de confirmar su liderazgo en la escena de la música tropical. Publicada a finales de marzo, la canción logró que Da Costa se consolide como el cantante de plena más escuchado de Spotify. Con casi 130 mil oyentes mensuales en la plataforma de streaming, el cantante se está preparando para empezar a delinear una carrera que trascienda la frontera uruguaya y empiece a abarcar otros géneros musicales. 

Sobre sus planes a futuro, sus comienzos en Falta y Resto, su etapa como cantante en ómnibus y su colaboración con "Linda y soltera", Da Costa habló con El País.

—Antes de empezar tu carrera como cantante de plena, te dedicaste a cantar en los ómnibus. ¿Sentís que esa experiencia te enseñó a manejarte mejor con el público?

—Mi primera escuela fue la murga Falta y Resto. Salí cinco años en la Falta antes de cantar en los ómnibus, y ahí aprendí cómo moverme, cómo cantar. De todo. Tenía 17 años cuando debuté en la Falta y estuve hasta mis 22. En esos cinco años me crié entre monstruos y fui creando mi postura escénica. Cantar en los ómnibus me hizo aprender mucho porque estás en contacto directo con la gente. Estás al lado. El ómnibus me ayudó a desinhibirme ante el público porque tenía que lograr el aplauso. A veces es muy difícil porque la gente viene de trabajar y algunos de mal humor, entonces no querés escuchar a un pibe cantando. Fue una situación buena y mala, y me hizo aprender el valor de ganarme la plata para comer. Algunos no le damos el valor que tiene porque lo vemos como un sueño, pero también es un trabajo. Eso me hizo dar cuenta del sacrificio que implica.

—¿Recordás alguna canción del repertorio que presentabas en los ómnibus?

—Sí. “Canta corazón”, de Alejandro Fernández, era un himno para mí. Era el caballito de batalla (se ríe). Cantaba una de David Bisbal y “Flor pálida”, de Marc Anthony. Entre esas tres me iba manejando. También hacía una mía, que era muy infantil porque era un guacho, pero me daba resultado.

—El año pasado te hicieron una entrevista en Agitando una más, y allí hablabas de la importancia de la canción inédita en la plena. En general, lo más exitoso es versionar canciones conocidas. ¿Qué desafío te genera apostar a la canción inédita?

—Yo trato de incentivar al músico uruguayo a que haga sus propias canciones y videoclips. Soy de los primeros en entender que el cover es muy importante en lo tropical, porque a veces sacás una canción inédita y no tiene el mismo impacto que si sacaras una canción conocida en versión tropical. Históricamente el género se ha caracterizado por trabajar así, pero cuando tomé la decisión de ser un artista más destacado, elegí hacer mis propias canciones. Estuve estudiando a artistas de las grandes ligas y ellos trabajan con sus canciones porque eso genera la diferencia: te da una identidad que nadie más tiene.

—¿En qué momento decidiste hacer la apuesta por la canción inédita?

—En el primer año y medio de mi carrera me fue muy bien trabajando solo con covers. Pero llega un momento en que el artista tiene que mantener lo que logró y ahí me di cuenta de tenía que crear una identidad. Yo hice una versión de “La rompe corazones” y le fue muy bien, pero siempre vas a saber que es de Ozuna. Entonces cuando me doy cuenta de eso, me decido a hacer algo inédito, propio. Tomé como ejemplo el éxito de Marama y Rombai, porque hicieron canciones que recorrieron América del Sur. La música pasa por las canciones y el que tiene la mejor gana. Entonces, conversando mucho con la discográfica pensé en hacer mis canciones.

—“Linda y soltera”, tu colaboración con El Dipy, es un buen ejemplo. En el fin de semana que salió, el videoclip fue tendencia en Argentina y Uruguay. ¿Cómo surgió la canción?

—Empezó hace un año y medio. En un momento la iba a hacer con PapiChamp, pero quedó en el tintero por En un momento hablé con El Dipy, porque me había mencionado en dos historias de Instagram hacía un tiempo. Cuando me presenté, me reconoció al toque y me dijo que había escuchado mis canciones. Le ofrecí hacer una versión de “Par-Tusa” (una relectura de “Tusa”, de Karol G, en formato de cumbia) en plena. Me dijo que iba a ser injusto porque un montón de gente se la había pedido, pero me propuso hacer una canción juntos. Ahí le presenté “Linda y soltera” y le encantó.

—¿Se podría decir que esta colaboración representa el comienzo de una carrera en el exterior?

—Exactamente. Siempre tuve el sueño de poder salir e intentar llevar mi música a otros lugares. Más adelante me gustaría poder sacar canciones con músicos de otros países. Sería en otro género que la plena. Amo profundamente la música tropical y estoy agradecido al género. Pero para salir del país, tengo que hacer un poquito más. No voy a dejar mis raíces, pero sí intentar abrir una puerta nueva. Un artista tiene que tener la capacidad de abarcar la mayor cantidad posible de géneros. Vengo haciendo un trabajo de hormiga con la gente y tengo tengo una ansiedad increíble de sacar canciones. Ya tengo como cinco discos escritos con canciones que no tienen nada que ver con la plena. Las tengo guardadas para cuando llegue el momento de mostrarlas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados