HISTORIA DE UNA CANCIÓN

La historia de "Live Is Life", el hit de Opus que musicalizó un momento único de Maradona

"Live Is Life" es uno de esos clásicos que inyectan energía de inmediato. Grabado en vivo en 1985, el mayor éxito de Opus fue parte de un momento clave de la carrera de Maradona.

Maradona entrenando al ritmo de "Live Is Life". Foto: Captura de YouTube.
Maradona entrenando al ritmo de "Live Is Life". Foto: Captura de YouTube.

"Live Is Life” es uno de esos clásicos que inyectan energía de inmediato. El efecto se produce apenas suenan los primeros golpes de la batería de Günter Grasmuck, crece cuando entra la guitarra electroacústica con ritmo entrecortado de Ewald Pfleger y se completa con los aplausos y el canto mántrico del “Na-na-na-na-na”. Basta con escuchar 24 segundos para que uno se levante de la silla. Para cuando el cantante Herwig Rüdisser grita “¡Todos juntos!”, uno ya se introdujo en el viaje eufórico del mayor éxito de los austríacos Opus.

Y así esa canción de 1985 es inoxidable. Mantiene su presencia en la radio, suena cada vez que alguien quiere animar una fiesta y si llega a aparecer durante algún viaje en taxi, es probable que uno termine haciendo un tímido dueto con el conductor. La experiencia de “Live Is Life” se completa con ese videoclip ochentero que muestra al cantante de bigotes y pelo enrulado lanzando varias piruetas antes de cantar. Mientras tanto, unas 4000 personas corean esa frase tan pegadiza como memorable. Es una fiel imagen de todo lo que solía acompañar a un recital de la vieja normalidad.

“Nadie pensó que la canción iba a perdurar tanto tiempo”, admitió el guitarrista Ewald Pfleger el año pasado en una entrevista para el medio argentino Infobae. Pero sucedió. Y como viene la cosa, “Live Is Life” va a durar unos cuantos años más.

Es que ese mensaje tan optimista se transmite muy bien entre generaciones y logra contagiar al oyente más reticente. Y eso es justamente lo que muestra el videoclip: mientras los austríacos se ganan al público desde el escenario, un grupo de rockeros con camperas de cuero y cara de pocos amigos contemplan la escena con desprecio y hasta se camuflan entre los asistentes para lanzarle una bola de clavos al cantante. Sin embargo, se contagian de la energía del público y se suman a la euforia colectiva. Es una idea bastante simple, pero representa muy bien el efecto que desata “Live Is Life”.

Y para los miembros del grupo formado en 1973 en la ciudad de Graz el efecto fue aún mayor: les cambió la vida. Para cuando grabaron su éxito mundial, ya llevaban 11 años de carrera. 

Opus comenzó con Pfleger como cantante principal, pero consolidó su sonido recién en 1978, cuando Rüdisser entró a la formación luego de haberse topado con un aviso en el diario que decía que el grupo buscaban a un cantante principal. Para 1984 ya habían lanzado cuatro discos en inglés donde fusionaban elementos del rock progresivo con explosivos estribillos al estilo de Queen y eran bastante populares en Austria y Alemania, pero les faltaba algo. Necesitaban un hit que les permitiera conquistar Europa.

Por eso, se les ocurrió grabar un disco en vivo con nuevas versiones de sus canciones más populares y, de paso, celebrar sus 11 años. Era una buena carta de presentación para el público del exterior y, para completar la apuesta, se propusieron acompañarla con un nuevo sencillo. 

“Necesitábamos una canción para este álbum en vivo”, le comentó Pfleger a Infobae. “Compuse ‘Live Is Life’ en una playa de Ibiza y quería una canción para que la audiencia cantara con nosotros. Muchos artistas se paraban frente a su audiencia y buscaban que cantaran también, así que decidí convertir eso en una canción y que la gente nos acompañara. Eso es lo que la hace tan especial y tan particular para cantarla en vivo”.

El quinteto grabó el álbum, titulado Live Is Life, el 2 de setiembre de 1984 en un estadio de Oberwart para un público de cinco mil fanáticos. “Cuando tocamos la canción el público cantó con nosotros, pero hubo un problema: nos quedamos sin cinta para la grabación”, recordó Pfleger. “Subió el productor al escenario y nos dijo: ‘Si la quieren tener en el álbum, van a tener que tocarla de vuelta’. Así que la volvimos a hacer y la segunda vez fue mucho mejor porque la gente cantó y aplaudió más”.

La publicaron a comienzos de 1985 como sencillo principal del disco y fue un éxito inmediato; incluso se mantuvo ocho semanas en el número uno de Austria. Además logró su objetivo: se convirtió en el hit de aquel verano europeo y lideró las listas de Alemania, Francia y Suecia. Pero hay más. Apenas se volvió un hit en Estados Unidos, bastó con unas semanas para que se extendiera al resto del mundo.

Pero la canción no solo sonó en las radios, sino que se volvió un clásico de las previas de los partidos de fútbol. “Quizás sea por el groove de los tambores al comienzo, que te hace aplaudir. No hay muchas canciones así, como ‘We are the champions’, de Queen, que encaja muy bien en los estadios”, comentó Pfleger en la entrevista ya citada.

Cuatro años más tarde, “Live Is Life” se encargaría de musicalizar uno de los momentos más memorables de la carrera de Diego Armando Maradona. Era 19 de abril de 1989 y el astro del fútbol estaba entrando en calor en los minutos previos al partido entre el Napoli y el Bayern Munich para las semifinales de la copa UEFA. Mientras el estribillo se colaba por los parlantes del estadio, el argentino cautivó al público mientras bailaba con la pelota, la dominaba, la cabeceaba y hasta aplaudía al ritmo de la canción. Es una fiel postal de la calidad y el carisma del jugador.

Pasaron los años y “Live Is Life” mantiene el efecto que produjo por allá en 1985. “La canción convirtió en realidad todos nuestros sueños”, relató Pfleger. Y si bien Opus no logró tener otro éxito como ese, se ganó un lugar en la memoria colectiva gracias a ese mensaje tan enérgico que celebra la vida. Justo lo que se necesita en estos momentos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados