GRAN HISTORIA DE AMOR

La historia detrás de las últimas fotos tomadas a Freddie Mercury antes de morir

Fueron sacadas por Jim Hutton, su pareja durante los últimos años de vida del líder de Queen, en la primavera de 1991. El músico, cuyo aniversario de nacimiento es hoy, aparece relajado, muy delgado, sin bigote, y junto a Oscar, uno de sus seis gatos

Freddie Mercury
Freddie Marcury, el ocaso de un rey.

El 28 de agosto de 1991, Jim Hutton hizo fotos de su pareja Freddie Mercury en su jardín. Fueron las últimas instantáneas conocidas del líder de Queen. Tres meses después, el 24 de noviembre de 1991, el ídolo fallecía a los 45 años por una bronconeumonía complicada por el VIH. Como siempre, Freddie Mercury no para de ser noticia.

Con una camisa hawaiana que le queda holgada y unos pantalones de tiro alto, la leyenda del rock sonríe, sin su bigote que era tan característico de su imagen. Está en el hermoso jardín de su casa en un día soleado, rodeado de flores. Cuando posó para Hutton, su pareja durante sus últimos seis años de vida, tenía 44 años de edad.

"Ese verano, Freddie posó para una cámara por última vez, la mía. Sucedió así. Estaba en el jardín fotografiando algunas de las flores, y Freddie caminó hacia mí", afirmó Hutton, hoy fallecido, en un texto publicado en la cuenta de Instagram del club de fans del cantante, quien hoy cumpliría 73.

"Quería que retrocediera, para que no fuera un primer plano. Luego posó mientras yo tomaba cuatro fotos, y sacó una sonrisa para cada una. Estaba tan pálido que él sabía que no se veía de la mejor manera, pero no me importó. De todas las fotos que tengo de Freddie, esas son las que más amo", recordó tiempo atrás Hutton.

Ver esta publicación en Instagram

On August 28th 1991, exactly 28 years ago today, Jim Hutton took these photos of Freddie at Garden Lodge 📷...his last ever known photographs 😞 . "That summer Freddie posed for a camera for the very last time - mine. It happened like this. I was out in the garden photographing some of the flowers in full bloom and Freddie walked towards me. I trained the lens on - he wanted to move back a bit so it wasn't a close-up. Then he posed while I took four pictures, and he managed a smile for each. He was so pale and drawn that he knew he didn't look his best, but it didn't matter a bit; of all the pictures I have of Freddie, those are the ones I love most." -Jim Hutton . 👉P.S. Seeing these photos and reading those words by Jim always pains me beyond words... but I share them not to focus on his illness (please don't do that) but to show how he always saw the beauty in every moment and his smile and bravery never waverd.... I love the fact that a cat (who looks like Oscar) is standing next to Freddie and I'd like to think he was having a good time amidst the bloom of the flowers of his beautiful garden...🌸 But most importantly, despite the sadness, I'm still in awe and admiration for Freddie and his superhuman courage to face life head on and muster a smile even through his hardest moments. His smile always stayed on and in that way he even mocked his illness. My hero...💪 This man is a source of inspiration on so many levels and I love him for that... ❤ . #FreddieMercury #lastphoto

Una publicación compartida de Freddie Mercury (@freddiemercuryclub) el

Tras el lanzamiento del álbum Kind of Magic, en junio de 1986, Mercury empezó a sentirse mal y a temer que tuviera que ver con esa extraña enfermedad que nadie sabía de dónde venía, pero que no paraba de propagarse: el VIH. Unos meses después, en la primavera de 1987, acudió al médico para hacerse las pruebas. El resultado: era portador del VIH, enfermedad contra la que luchó durante dos años en privado. Lo hizo público recién 24 horas antes de morir.

Cuando el cantante descubrió su enfermedad, quiso terminar la relación con Hutton, pero este no se alejó de él. "La reacción de Freddie ante su enfermedad fue de total incredulidad. No se hundió hasta las últimas semanas, cuando realmente se estaba muriendo", recordó Hutton.

En una de estas dos últimas fotografías a Freddie Mercury lo acompaña Oscar, uno de los seis gatos que adoptó. Pocos meses después, tanto el animal como el artífice de esta improvisada sesión fotográfica permanecieron al lado del músico durante sus últimas horas de vida.

Sin muchas opciones, Hutton decidió regresar a su Irlanda natal, donde vivió hasta que falleció de cáncer en 2010, a los 61 años. Eso sí, publicó el libro Mercury y yo. "Lo escribí para aliviar todo el dolor que sentía", explicó en una entrevista en la que promocionaba el libro.

"Una vez le pregunte por qué, de todas las personas del mundo que podía haber tenido, me había elegido a mí para pasar los últimos momentos de su vida. Me miró y me dijo: 'Luchaste por mí, me ganaste'. Freddie fue el mayor amor de mi vida, y sé que nunca volveré a amar así", reveló Jim Hutton en la publicación.

En su testamento, Mercury dejó la mansión Garden Lodge que aparece en las imágenes y la mitad de su fortuna (y futuras ganancias por derechos de autor) a Mary Austin, la mujer con la que convivió durante seis años, hasta que Mercury le reveló que era gay, en 1976.

A su novio, Jim Hutton, que lo acompañó hasta que exhaló su último aliento, Freddie le dejó medio millón de dólares. Tras la muerte del cantante, Hutton tuvo que abandonar la casa donde había convivido con el cantante por pedido de Austin.

el final

Cómo fue el adiós al líder de Queen

El 22 de noviembre de 1991, Mercury llamó al mánager de Queen, Jim Beach, para discutir un asunto del que todo el mundo estaba hablando. Al día siguiente, se realizó el siguiente anuncio en nombre del cantante. "Siguiendo la enorme conjetura de la prensa de las últimas dos semanas, es mi deseo confirmar que padezco sida. Sentí que era correcto mantener esta información en privado hasta el día de la fecha para proteger la privacidad de los que me rodean. Sin embargo, ha llegado la hora de que mis amigos y seguidores conozcan la verdad y espero que todos se unan a mí y a mis médicos para combatir esta terrible enfermedad. Mi privacidad ha sido siempre muy importante para mí y soy famoso porque prácticamente no doy entrevistas. Esta política continuará".

Al siguiente día de haber redactado este informe, el 24 de noviembre de 1991, Mercury murió. La causa oficial de su muerte fue bronconeumonía complicada por el sida.55​ Pese a que no era una persona religiosa, su funeral fue dirigido por un sacerdote zoroástrico. Elton John, David Bowie y los miembros de Queen estuvieron presentes. Mercury fue incinerado y sus cenizas reposan en algún lugar aún desconocido. Se rumorea que fueron esparcidas por Mary Austin a lo largo del Lago Lemán de Suiza, donde Mercury vivió sus últimos años y donde se halla su monumento conmemorativo, concretamente en la ciudad de Montreux. También se dice que reposan a los pies del enorme roble que corona el jardín de su residencia Garden Lodge, en Kensington, y que quedó repartida también entre varios teatros londinenses; ninguna de estas afirmaciones ha podido confirmarse hasta ahora

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)