Música

La historia de la banda sonora de nuestras vidas

Con Bob Stanley, autor de una definitiva historia del pop.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bob Stanley y una envidiable colección de vinilos. Foto: Difusión

Todo empezó con alguna melodía pegadiza a lo que siguió un grito primal de algo llamado rock and roll que fue mutando hasta esa banda sonora omnipresente en la vida actual. Es el pop, un invento musical y comercial que derivó en revolución, contrarrevolución y mero esparcimiento (su fin último) de generaciones de jóvenes y adultos.

De Frank Sinatra a Beyonce hay un largo trecho y es el recorrido que hace Bob Stanley en su fundamental Yeah Yeah Yeah. La historia del pop moderno que en español edita el sello Turner Noema y en Uruguay distribuye Océano (sale 1.200 pesos).

Stanley sabe algo del tema porque ha estado de los dos lados del mostrador. Es respetado crítico musical que suele publicar en The Guardian y estrella de la música británica con Saint Etienne, una banda con grandes canciones y muy buenos discos. No son muy conocidos en Uruguay pero en Inglaterra son importantes.

"El libro me hizo ver la música desde otro lado", dijo Stanley a El País. "Porque cuando uno escribe canciones que tienen la suerte de ser exitosas, al resto lo ve como competencia".

Sin duda que debe haber escuchado música. El libro repasa, desde un punto de vista erudito pero sencillo, las canciones de las listas de éxitos y los fenómenos que generaron desde 1952 (el año que oficialmente nació el pop) hasta las consecuencias de los cambios tecnológicos que marcan la experiencia de grabar, distribuir y escuchar canciones. Es una historia anglosajona.

El concepto de pop que maneja Stanley es muy vasto y abarca a casi todos los géneros que tienen una intención de lista de éxito. Allí se repasa la historia del heavy metal, el sonido Madchester de la década de 1990 o el skiffle, por citar ejemplos variados.

En una profesión asediada como es la del crítico, Stanley consigue una evidencia irrefutable sobre esa combinación de conocimiento, frescura y buena prosa que supo siempre ser el método de la crítica musical.

La pieza sobre los Beatles es uno de los mejores ejemplos de periodismo musical en mucho tiempo. Y todo el libro está lleno de apuntes interesantes que permiten una mirada nueva sobre fenómenos conocidos. Pero también aporta datos mpas oscuros sobre productores, subgéneros y estrellas fugaces. Sirve para descubrir mucha música: si se arma una playlist con todo lo que menciona se entenderá aún más de lo que se habla.

Saint Ettiene, su banda, sincretiza todo el conocimiento del género que por lo esmerado del libro, seguro tiene Stanley. La banda se formó en 1990 como un proyecto de Stanley y Pete Wiggs, con la vocalista Sarah Cracknell. Lo suyo es un pop bailable en donde se mezclan influencias variadas que van del folk a la electrónica. Su sonido es tranquilo y la principal virtud está en las canciones. Con frecuencia aciertan: son una de las grandes bandas pop británicas surgidas en la década de 1990. La banda sigue en activo y se presentan en guiras propias o grandes festivales. Según dijo Stanley a El País está la posibilidad de grabar nuevo disco este año o el próximo. Una buena manera de conocerlos es con el compilado Travel Edition 1990-2005 editado por SubPop.

"Yeah Yeah Yeah era algo que realmente quería hacer", dijo a El País. Una de sus inspiraciones fue el libro de Nick Cohn Awopbopaloobop Alopbamboom y la influencia de aquel legendario crítico está muy presente en la manera que Stanley analiza y opina.

"Como ese libro termina en 1969 me pareció que era necesario actualizarlo, algo que él mismo me aseguró no pensaba hacer". Cohn dio el pop muerto después de la separación de los Beatles Le tocaba a Stanley mostrar en qué había mutado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)