La propia discoteca

Los que nos hicieron bailar

Un repaso a algunos discos fundamentales de la música popular. Hoy: The Raw & the Cooked de Fine Young Cannibals

Fine Young Cannibals
Fine Young Cannibals. Foto: Archivo

Hay bandas que son así, fugaces. Fine Young Cannibals consiguió uno de los grandes discos del pop de la década de 1980. Y después desapareció. A veces el pop tiene eso.

The Raw & the Cooked es ese disco para Fine Young Cannibals. Surgida de los restos de The Beat, la banda combinó a dos exmiembros (David Steele y Dave Cox) de aquel grupo de ska con Roland Gift, un muchacho con estrafalaria voz de soulman. Formada en 1985, consiguió un éxito con “Johnny Come Home”.

Pero nada hacia pensar en algo como The Raw & the Cooked. Con invitados como Jools Holland de Squeeze y Jerry Harrison de Talking Heads, consiguieron lo más parecido a un grandes éxitos de canciones inéditas. Aquí están “She Drives Me Crazy”, “Good Thing”, “I’m Not the Man I Used to Be”, “I’m Not Satisfied”, “Tell Me What” o incluso un cover de los Buzzcocks, “Ever Fallen in Love”.

El sonido es una combinación original de northern soul con algunas formas del pop de fines de la década de 1980. Y además es una sucesión de fórmulas bien resueltas, que los convirtieron en las figuras mundiales de la música de su momento. Y después desaparecieron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)